domingo, 10 de marzo de 2019

...Yo me bajo en el Prado

"Yo me bajo en el Prado", estoy seguro de que esta frase la ha comentado al menos una vez en su vida el 80% de los sevillanos. Hoy en día es una frase natural para el sevillano que viaja en autobús, metro centro o metro, pero antaño era la respuesta del que lo hacía en tranvía...


Uff, que recuerdos, ¿verdad?...hoy en día sigue resultando icónica la imagen de aquellos tranvías sevillanos que dieron vida al transporte público y que fueron lugares de anécdotas e historias que han marcado el pasado de nuestros familiares.
Estamos en 1940, y podemos observar al tranvía 131 en ruta frente al hermoso Hotel American Palace, construido para la Exposición Iberoamericana del 29...


El Hotel fue todo un alarde del mejor regionalismo sevillano, hoy en día dividido internamente en diferentes departamentos, podemos decir que conserva el 90% de la estructura interna original, algo muy raro hoy en día en un edificio regionalista de aquella época, pues como sabemos, esta ciudad tiene una inquina muy especial con todo lo relacionado con el regionalismo sevillano, y lo que no acaba por completo bajo la piqueta, es al menos totalmente derribado en su interior...


En la actualidad esta vista que nos muestra la fotografía es totalmente imposible, pues además de los grandes plataneros, los Juzgados que se construyeron en el solar aledaño nos tapan por completo esta hermosa vista...


Terminamos este articulo con una reflexión un tanto apocalíptica de lo que es el razonamiento sevillano. Hoy en día nos encontramos en la tesitura de no saber de donde se van a obtener fondos para extender la línea de metro centro y metro, cuando hace menos de 60 años desmantelamos una red de tranvías eléctricos que cubrían el 90 % de la ciudad, tranvías que dicho sea de paso fueron malvendidos a los ayuntamientos de la ciudad de Vigo y Lisboa, y que siguen funcionando tal cual y en perfectas condiciones en la actualidad, siendo por ende un reclamo turístico excelente para estas dos grandes ciudades, y paro aquí porque me he puesto a llorar y las lágrimas no me dejan escribir más...

Archivos Tussan
Marisa Carballo Lorente

Otros artículos interesantes relacionados: