Vámonos pa la Feria en coche, pero en ¡coche, coche!

Ir a la Real de la Feria a caballo o en coche de caballos ha sido de toda la vida lo más normal del mundo, ¿o no?...


Estas dos jóvenes nos demuestran que pasear por el Real de la Feria puede resultar muy divertido y que hay maneras muy diferentes de hacerlo, y porque no, a lomos de un cochazo, pero no un descapotable ni dentro de un rolls royce, en lo alto del paragolpe, sí señor.
Viendo los detalles de la fotografía, vemos rápidamente que estamos en el antiguo emplazamiento del Prado de San Sebastián, y sino, fijense en el edificio que se ve al fondo...


Efectivamente es la Plaza de España, y las casetas que vemos a la izquierda están en lo que hoy conocemos como Parque del Prado de San Sebastián, concretamente donde se quiso levantar hace unos años una biblioteca que después se declaró ilegal, ordenando su derribo, la Calle Diego de Riaño...


Hoy en dia alli no queda ni rastro de aquella mítica feria, e incluso se baraja el volver a ubicarla en otro nuevo entorno pues algunos aluden que los Remedios ya se ha quedado pequeño...


Fuera como fuere, hemos disfrutado y reído con esta simpática fotografía, y qué duda cabe, que imágenes como esta son meras anécdotas que solo saben ofrecer la idiosincrasia del pueblo como es el sevillano.

Correo Andalucía
Antonio Romera Garcia

Edificio El Coliseo, un insulto a la inteligencia

Hoy vamos a tocar un tema muy delicado, bastante, pues hablaremos de uno de los edificios monumentales más importantes de la ciudad, el Coliseo de Sevilla...


Este increíble edificio de corte regionalista y antiguo teatro, fue proyectado en 1924 como cine, el Cine Reina Mercedes, y fue levantado sobre el solar que dejó el trágicamente derribado Convento de Santo Tomás. En 1929 pasaría a ser Teatro Reina Victoria...


En 1931 el gobierno de la República le volvió a bautizar como Teatro Coliseo España...


El edificio se fue manteniendo tanto estructural como funcionalmente, en perfecto estado de forma hasta finales de los 60, que por cierto es una década desastrosa para gran parte de la arquitectura urbanística de esta ciudad... 


A principio de los años 70, el edificio carece de toda vida, ya que el teatro es clausurado y se hace económicamente insostenible para los propietarios del inmueble el mantenimiento del mismo. Una parte de él lo adquiere el Banco Bilbao Vizcaya, hoy BBVA, y otra es comprada adquirida por la Junta de Andalucía. La parte que toma el banco es reformada completamente por lo que se pierde todo el interior de edificio, aunque esa obra no afecta a la parte del teatro en sí, patio de butacas y palcos, pues todo lo demás era era parte de la Junta de Andalucía años después.
Ahora viene lo doloroso, "advertencia, si eres sensible al maltrato histórico-patrimonial de Sevilla, no sigas leyendo", 1987 la Junta comienza con las obras de reformas del edificio, pues ha planeado ampliar las oficinas de la Hacienda Pública de la Calle Santo Tomás en este edificio, y es cuando entra de lleno la piqueta, pero....en plan "aquí no va a quedar nada". Por lo pronto, la impresionante lámpara de araña que cuelga en el centro del teatro, es desmontada y trasladada al Teatro Lope de Vega, donde se encuentra aun...


El patio de butacas y los palcos, desaparecen de un piquetazo, y en el enorme hueco se levanta estructuralmente un edificio que será dividido y transformados en las actuales oficinas de Hacienda...


Imaginen que el edificio es un huevo gigante, y que estos arquitectos tan "moernos" nos han dejado tan solo la cáscara. Pues bien, ¿cuántos de ustedes no han ido tranquilamente paseando por la Avenida de la Constitución, y fijándose en esa hermosa fachada regionalista del Coliseo, preguntandose,  cómo de impresionante será el interior, si ya de por si el exterior es exquisito?, aquí la respuesta...


Como buen edificio regionalista sevillano, todo su interior, vestíbulos, salones, patios, cafeterías, estaban ricamente decorados de ese exquisito azulejo trianero que aun vemos en su fachada, y que según las crónicas, eran dignas del mejor museo de arte. Esos azulejos fueron arrancados, y gracias a dios o a un ojo vigilante, no fueron expoliados, pero eso si, yacen tirados en cajas en los sótanos de patrimonio de la Universidad de Sevilla, esperando no se sabe bien a que, si a que se desintegren con el paso del tiempo o aque se coloquen en un chalet en Simon Verde...


He decidido terminar aquí esta publicación y no seguir editando fotografías del desastre que se ha cometido, porque creo que ha terminado la parte "denuncia" y todo lo demás quiero que sea un respeto por el pasado de uno de los edificios monumentales más bellos que tuvo sevilla, ya que como bien he titulado, lo que queda ahora es simplemente fachada, un insulto al cuidado de nuestro patrimonio, a la inteligencia de todos los sevillanos que siempre hemos admirado ese edificio y del que tan solo nos queda la cáscara. No se que mosca le ha picado a esta bendita ciudad, pero todo lo que huele a regionalismo fué, és y será pasto de la piqueta...y lo más grave es, que lo que va detrás nunca aporta valor artístico o arquitectónico a Sevilla. en fin, que alguien reflexione sobre esto por que nos queda muy poco de sevilla y no veo mucho interés por conservarla.

ABC
Universidad de Sevilla
Juan Mari Lopez Gutierrez

Sevilla y su desamor con Cervantes

Hoy dia del libro, queríamos aprovechar para lanzar una reflexión sobre cuanto invierte sevilla en cultura y si sabe rentabilizar su historia literaria, pues quien piense que Sevilla siempre le dio la espalda a la cultura y la historia está muy equivocado, es más, hubo un tiempo en el que esta bendita ciudad fue adalid de un movimiento cultural, después repetido en otras capitales de España, y que se conoció en aquel entonces como "la ruta cervantina". Todo comenzó en 1915, José Gestoso y Luis Montoto crearon una junta, la cual entre muchos proyectos ideó el de la creación de 25 azulejos de Mensaque, los cuales estaban repartidos por diferentes puntos de la ciudad y difundiendo la relación literaria entre la ciudad y la obra de Cervantes, siendo colocado en 1916 el primero de todos en la Puerta de Jerez, concretamente en la fachada de la Capilla de Santa Maria de Jesus...


Como podemos observar en la fotografía, fue un acto de lo más concurrido, llamándonos poderosamente la atención la cantidad de sombreros que aparecen en la imagen y como en un pequeño plano de la izquierda tenemos al vendedor de almendras mirando hacia la cámara...


Del azulejo poco podemos destacar en la fotografía, aunque sí sabemos por las crónicas de aquel día, que era diferente en cuanto a fisonomía y composición, pues además de explicar brevemente que consiste en el primero de otros 24 que serán inaugurados posteriormente, también traía una leyenda de un pasaje de una de las obras de Cervantes que lo relacionaba con el entorno...


Como todos podemos comprobar en la actualidad, el azulejo ya no se encuentra en la fachada, pues este con otros seis, han desaparecido de sus respectivas ubicaciones sin que sepamos nada de su paradero...


Es por esto, que la ciudad o al menos la parte de los sevillanos que la queremos, amamos y cuidamos, debemos estar enormemente agradecidos a la Asociación Ben Baso, la cual desde 2016 se está esforzando, preocupando y luchando para que la totalidad de los azulejos sean repuestos, restaurados y recolocados en su emplazamiento original...


Esperemos que el fin de esta causa llegue a buen puerto, y desde aquí, el pasado de sevilla, les brindamos todo el apoyo, ayuda y ánimo que necesiten.

ABC
Asociación Ben Baso
Manuel Estrada Benitez