Mateos Gago I

Sin duda alguna una de las calles con mas solera de Sevilla es la de Mateos Gago, ojo, una solera bastante relativa, pues también fue una de las señaladas a la hora de aplicar ensanches y derribos.
Como iremos viendo Mateos Gago no era antaño calls de naranjos ni de bares, por no tener carecía hasta de acerado, de ahí su estrechez natural de barrio morisco y judío.




Calle de enclave y vista privilegiada, era de transito obligado para carreteros y comerciantes ya que hacia de unión al amplio ramal de la judería.




De su importancia extraemos en esta instantánea el ser de las primeras provistas de alumbrado publico en la ciudad, ademas de ser calle de comercio constante y duradero como podemos observar en nuestros días.




Pero como ya hemos comentado, fue una de las primeras en entrar en las listas de derribos y ensanches, y a finales del 19 los derribos en su lateral derecho fueron brutales, ¿valió la pena?, pues no se, pienso que con ese ensanche enterramos su pasado ya que su fisonomía nos hablaba mucho de él, pero podemos afirmar que dentro de los males, fueron una de la ejecuciones que menos afectaron visual y urbanísticamente  a la ciudad de todas las que se acometieron en esas fechas sobre Sevilla.



Jose Lopez Cid

La Pagoda II

Volvemos de nuevo a retomar una antigua entrada que fue muy comentada en su momento, La Pagoda, ya sabéis ese exótico pabellón de la exposición del 29 que representaba a Macao, en aquel entonces colonia Portuguesa.
Para retomar este hilo vamos a contar en esta nueva entrada con dos instantáneas, a cual de ellas mas curiosa y bella.





La primera nos muestra con toda claridad la entrada principal de pabellón, obviamente impresionante tanto por su riqueza artística como por su monumentalidad. Hoy en día me reafirmo cuando digo que la Plaza de España es solo un leve recuerdo de la grandisima riqueza que la exposición del 29 pudo dejar en nuestra ciudad, una autentica pena.




En esta segunda instantánea podemos ver una hermosa panorámica de la exposición, con la imponente Pagoda en el margen izquierdo de la misma.
Llama la atención la impresionante reurbanizacion realizada en la zona para tal exposición, y la amplitud de las avenidas, por lo que hoy en día no entiendo eso de "ampliación de las avenidas y calles" como motivo de justificación para el derribo de la Pagoda y otros muchos mas pabellones.

abc
Antonio Lopez Uriña

Cucaña

Ya hace algunas semanas que dejamos el verano atrás y con el una de las celebraciones mas importantes y con mas solera de la ciudad, la velá de Santa Ana. En ella se realizan varios actos lúdicos pero el mas importante y representativo es la cucaña, el cual consiste en un palo engrasado con una banderita en su punta la cual los jóvenes de Triana tienen que atajar para conseguirla.

Debemos dar gracias que este "concurso" popular haya llegado hasta nuestros tiempos, el cual era de un interés y una concurrencia bastante importante tiempo atrás.




En esta hermosisima instantánea damos fé le lo antes hablado, la gran concurrencia de barcazas y barcas en el río para presenciar el concurso.En el margen derecho de la foto, vemos con claridad la cucaña, y como acertadamente el fotógrafo capta a un joven el cual va a medio camino de conseguir el premio, sin duda toda una hazaña que hace que el publico asistente tanto antes como ahora pasen un rato bastante agradable y divertido al frescor del río.

También apreciamos detalles curiosos como por ejemplo parte de los antiguos muelles, los antiguos barracones de descarga y almacenaje o como las barcazas que reflejan la instantánea todavía iban a vela.


Antonio Perez Manchon

Sevilla ayer y hoy

Continuamos con la publicación de vídeos en el blog y es que también este formato ofrece una forma bastante cómoda de observar los cambios sufridos por nuestra ciudad, unos acertados, otros, los que mas, desafortunados y muy dolorosos para los sevillanos.





Madrid2703

Puente de triana

De todos es sabido el pasado alfarero de Triana, digo el pasado por que el presente muy a mi pesar, deja mucho que desear. De ese pasado hemos recogido bastante legado fotográfico, del cual como no, se suele desprender anécdotas curiosas y cuanto menos graciosas.

Sabemos que lo que hoy en día es Paseo de la O, era antiguamente orilla donde los maestros alfareros colocaban sus piezas y ladrillos a modo de secadero, dando lugar a estampas bastante curiosas que en otro hilo trataremos. Tal era la producción que junto con los pueblos vecinos de Santiponce o Camas, abastecían prácticamente a toda la ciudad y sus pedanias, por tanto no es raro que de esa producción desbordante y de esa demanda incesante no obtuviéramos una instantánea bastante curiosa como la que ahora vamos a tratar.




Tenemos detalles muy curiosos pero el primero y el que yo destacaría es la soberbia instantánea ejecutada por el fotógrafo, tomando los pomos de la barandilla en primer plano para lograr con ello el desenfoque y el efecto de perspectiva.

Después tenemos multitud de detalles, desde los antiguos formatos de ladrillo que porta el camión , sin cámara y de barro, hasta como con unos pocos de ellos procuran un curioso calzo el cual parece que evita temporalmente lo inevitable, pero con el detalle que sin duda alguna me quedo es con el de la fina cuerda que pende de la parta trasera del vehículo. Intuyo el porque puede estar ahí, pero me deja con la enorme duda de saber a que es lo que esta atado el otro extremo de la cuerda y que por desgracia la instantánea no nos muestra, no quiero ni pensarlo por que como no sea un camión tres veces mas grande el que este sujetando ese cabo , creo que camión y cuerda acabaron definitivamente en el fondo del río.


Antonio Lopez Cid

Postigo del Aceite

Creo que son muchos los sevillanos los que desconocen el pasado tanto cercano como lejano del Postigo del Aceite y es que siguiendo el hilo que empezamos con la Calle Feria y recientemente con la Plaza de la Alfalfa, ahora tomamos entre nuestras manos y nuestra imaginación lo que en antaño fue el mercado del Postigo del Aceite, antes fortaleza y barricada que defendiera dicha zona de Sevilla del ataque e invasión de los franceses.
Ya en 1903 los puestos y kioscos afloraban por sus alrededores, siendo los comercios mas importantes de la zona la tienda de ultramarinos y el despacho de aceite que daban cobertura alimentaria a toda la zona.




Como vemos en esta nueva instantánea de 1909 el mercado seguía aumentando y la afluencia del publico daba importante relevancia del comercio en el se movía, proviniendo al mismo de un juzgado propio.




En esta maravillosa instantánea damos cuenta de la  relevancia de este mercado ya que como podemos observar era primorosamente entoldado tanto en a lo largo del mismo,  como en la calle Arfe.




Los diferentes kioskos se hacían ya fijos en la calle, formando su estructura parte fija e inamovible de los edificios de la zona.
Llama la atención el entramado de mástiles, lonas y cuerdas los cuales sin duda alguna proporcionaban un frescor muy cómodo a todo el entorno.







Antonio Lopez Prin
Juan Martinez Saenz

Alfalfa

Sevilla, una ciudad con una historia forjada por sus conquistadores, creada piedra a piedra, calle a calle, guarda en ella o mejor dicho, guardaba en ella vestigios de su pasado. ¿donde encontrábamos pistas de esos vestigios que la formaron?, tal vez en sus gentes.


Sus costumbres, al sevillano le gustaba hacer la vida en la calle, comprar , pasear, comer de ahí sus mercados de animales, antigüedades, alimentos , enseres e utensilios. Todo esto se perdió con la llegada a nuestras vidas de los centros comerciales ya que lo que hoy nos queda son mercadillos que nada tienen que ver con los que desde luego hoy tratamos.
Uno de los centros neuralgicos de estos mercados era la  Alfalfa, en el que podíamos encontrar una gran variedad de animales, en su mayoría pájaros.




Esta hermosa plaza, hoy remodelada con un cierto mal gusto y con un desacertado mobiliario urbano, hizo de la historia de los mercados en Sevilla, un referente a la hora de buscar lo mejor en cuanto a canarios se refería.




También recordar que la plaza de la alfalfa hacia honor al segundo nombre de Sevilla, al menos como popularmente se la conocía, "la ciudad de los soportales" y de ellos estaba llena toda la plaza.




Plaza que junto a su vecina, "Plaza de la Pescaderia", conformaban uno de los conjuntos arquitectónicos mas bonitos y singulares de la ciudad.







Antonio Lopez Serín
Jose Lopez Sousa
Universidad de Sevilla

San Julian

San Julian, para mi  mas que un barrio, son recuerdos, recuerdos de infancia y de mi madurez, recuerdos de largas caminatas hasta el centro de Sevilla, junto a mi compadre y hermano en busca de calles estrechas, iglesias oscuras y leyendas que hacían de nuestro caminar uno de los recuerdos mas hermosos que conservo.



Y llegamos con esta entrada allí, a la plaza de San Julian, a simple vista un pequeño vestigio de pequeñas casas que nos dan fe de lo que antaño pudiera ser una pequeña plaza de pueblo, hoy en día desfigurada toda ella y su entorno por bloques de viviendas.




Esta hermosa foto de los años cincuenta nos muestra miles de detalles como por ejemplo a la izquierda de la imagen un grupo de mujeres hacen cola frente a la antigua tienda calentitos y como donde hoy se encuentra el grupo San Eloy había un pequeña tienda de ultramarinos, vida propia que daba a cada barrio creando en ellos miles de historias entrañables.



Antonio Melado Prado

Reyes Católicos I

Cuanto a lo largo del tiempo ha cambiado tanto la fisonomía como la esencia de una arteria de Sevilla como es la de Reyes Católicos, la primera y la fundamental para mi entender la del derribo de su puerta, una de las mas bellas que conformaban el cinturón que protegía la ciudad de Sevilla.


Otros cambios no tan significativos pero si para mi muy importantes, son por ejemplo como podemos observar en esta impresionante instantánea tomada en 1907, el de el adoquinamiento de la calle, tristemente hoy en día sepultado por el negro alquitrán en gran parte y el resto arrancando y vendido a países como Dinamarca o Holanda, penoso.
También podemos observar el desaparecido tranvía que unía las dos orillas, el tranvía de Triana que atravesaba Reyes Católicos apeando hasta la Magdalena y con el tiempo la Campana.
Los edificios que en la instantánea podemos observar son de un origen relativamente cercano a nuestros tiempos, ya que antes esta calle que no avenida , era conformada en su gran totalidad por casas bajas y de dos plantas, siendo todas ellas derribadas junto con la puerta para el ensanche de la misma hacia 1869, fruto de esa extraña revolución mal interpretada y desvirtuada para el enriquecimiento de unos pocos y el empobrecimiento de nuestra ciudad y de las personas que en ella habitaban.


Antonio Liguer Valverde