viernes, 22 de abril de 2011

Farmacia Central IV

Nuestra querida Farmacia Central, y digo nuestra querida por que aquí la hemos ido conociendo poco a poco, hemos conocido su pasado y su final, su grandeza y sus miserias, centro científico pionero en la ciudad de Sevilla que tanto aportó al conocimiento medico de la época.


Para entender un poco mas su importancia y relevancia tanto en la ciudad como en la comunidad farmacéutica y científica del momento, vamos a recuperar parte de una bonita crónica que 1904 la cual nos define perfectamente lo que significaba para la ciudad su existencia...


Todo el que visita la ciudad de Sevilla y pasa por la Campana y Plaza del Duque nº1 , se fija en la gran farmacia y laboratorio del doctor J.G Espinar cuya hermosa botica ocupa un rectángulo de catorce metros de largo por ocho de ancho cuyas paredes son de mármol , con tres puertas y columnas de mármol rojo y una instalación general y de alumbrado que la hacen extraordinaria.


Hace tan solo nueve años que doctor Espinar comenzó su trabajo en la Plaza de la Encarnación nº10, y hoy en día ha logrado en su laboratorio y farmacia construir un centro científico de primer orden.
Su laboratorio consta de diferentes secciones, un almacén de frascos vacíos y etiquetaje, almacén de frascos concluidos para la exportación, sección de jarabes, sección de fabrica de capsulas y gelatinas, salón de maquinaria y cuanto necesita un establecimiento científico de esta importancia.


La visita de este establecimiento constituye un verdadero estudio por ser de los mas elegantemente instalados de España y que ha adquirido rápidamente la confianza de los principales médicos de Sevilla y la provincia. 
El señor Espinar tiene mas de ochenta especialidades que han echo con razón de esta casa, una de las primeras de España.

Creo que esta crónica nos da una visión perfecta de la importancia de esta farmacia y de su relevancia tanto la ciudad como en la provincia y todo el país, siendo una de las mas importantes de España. 


 Miguel Lopez Cubero

7 comentarios:

Belle dijo...

Hace tiempo que no venía por aquí, me ha tocado visitar demasiado la farmacia cercana a mi casa...

Como siempre, un buen post. Las farmacias de ahora no tienen nada que ver con las de antes.

Un saludo.

Francisco Espada dijo...

Llegué a Sevilla después de que la Farmacia Central hubiera desaparecido; había escuchado de su belleza y grandiosidad, pero esta crónica ilustra los rincones oscuros de mis desconocimientos.

el pasado de sevilla dijo...

me alegra verte de nuevo por aqui belle. Espero que tus visitas se reduzcan a cero y que nunca te falte la salud que pienso que al fin de al cabo es lo mas importante.

un saludo

el pasado de sevilla dijo...

La verdad que era francamente bella Francisco, y sobre todo lo que mas me llama la atención son los mostradores, que aun los encuentro en alguna que otra farmacia de algunos pueblos de la provincia.

un saludo

Anónimo dijo...

Por mi edad conoci todo lo que aqui expone de la Plaza del Duque y de la Farmacia Central, que por cierto el techo que tenia esta Farmacia o Botica como se solia decir, era una verdadera joya todo era de madera labrada, me acuerdo perfectamente de la caja registradora, en fin de todos los comercios que habia en la Campana, refiriendome a los años 40 del pasado siglo

Anónimo dijo...

Soy el Anónimo. Te comento los comercios que existian en La Campana.
La Farmacia Central. El Bar Flor (hoy Zapateria), en la esquina con la calle San Eloy. La Jugueteria La Importadora, después Banco Hispano Americano o dia Hamburgueseria, que antes de Jugueteria fué Bar cuyo nombre no recuerdo. Al lado La Joyeria Dalmás, hoy Agencia de Viajes. A continuación la Pañeria La Campana, después El Corte Español. hoy dia Mac Donnall. Le seguia un pequeño Bar esquina con la calle Sierpes denominado La Perlita, hoy dia es una zapateria. En la otra esquina la Confiteria de La Campana que sigue en la actualidad. donde trabajaban dos sevillanos muy conocidos fundadores de la Caseta de Feria Los Duendes de Sevilla, y eran conocidos por "El Marqués de las Natillas" y el "Conde de Las Cabriolas". A continuación venia una gran Cafeteria denominada Bar Plata, despues fué Banco y hoy dia son Los Cien Montaditos. La Casa que hay esquina con Santa Maria de Gracia, cuyo arquitecto fué don Anibal Gonzalez, era una Zapateria llamada la Imperial, en la otra esquina un Bar denominado El Tropical, al lado una Pescaderia La Coruñesa, en lo alto de esta Pescaderia una Peluqueria de Señoras, denominada Antoñito y después cambiaron el nombre por Rulet, y en la misma planta de ese edificio una compañia de Seguros, y en lo alto de esto que hoy dia es una Peña Bética, estaba la casa de Peliculas 20 Twenty Century Fox, en la otra esquina que entonces era la calle Carpio, hoy dia Capataz Rafael Franco habia otra Jugueteria llamada Bazar La Campana, después fué Restaurante Riviera cuyo propietario era del del Hotel Colón, hoy dia es una entidad bancaria. Continuamos al lado estaba el Bar de Pepe Pinto (el famoso cantaor), y le seguia la sombreria de Padilla Crespo, y por último haciendo ya esquina con la Plaza del Duque una casa de fotografia, cuyo nombre no recuerdo con exactitud.

el pasado de sevilla dijo...

ANONIMO, es usted un libro abierto y sin duda ya quisiera yo para mi, la me moría que usted conserva.

Sin duda alguna usted vivió todo el esplendor de Sevilla en esa, su segunda etapa, los años 40 en la que la piqueta permanecería adormecida después de los derribos de puertas y murallas en el siglo anterior.

Sin duda la Campana que usted relata es la Campana que recuerda mi madre, la de un centro llenos de Comercios sin afranquiciar como hoy en dia, donde ademas los buenas cafeterías o restaurantes abundaban.

Es una verdadera pena lo que nos cuenta sobre el techo de la desaparecida farmacia y sin duda una verdadera lastima la desaparición de tanto comercio "de toda la vida" para dar paso a oficinas bancarias y comidas rápidas.

Espero leerle mucho mas por que sin duda ha sido toda una lección y una muestra de aprendizaje impagable.

gracias y un saludo.