Teatro del Duque

Seguimos con la Plaza del Duque pero esta vez hablaremos del Teatro, el Teatro del Duque, edificio que también fue pasto de la piqueta en los 60 y que no pudo resistir la especulación de un terreno valiosisimo para según que menesteres menos para el de la cultura.

 presionar sobre la imagen para ampliarla

El edificio en cuestión estaba escoltado en su izquierda por el Palacio de los Cavalieri y en su derecha por el de Palomares y Cuartel de San Hermenegildo como veremos en la siguiente instantánea.
Si se fijan, lo que vemos seria la Plaza del Duque al fondo, en el centro de la imagen el Palacio de Sanchez Dalp y el de Palomares, y justo a la derecha de la imagen , junto a la pareja de guardias que caminan con capa larga y negra, el Teatro del Duque, con esa peculiar cornisa a modo de tejado.



Como vemos en la nueva instantánea, su fachada no era muy elevada, dos plantas, pero este que vemos era tan solo uno de los dos edificios que lo conformaban, en este primero estaban las oficinas, taquillas, el hall de entrada y camerinos, ademas de un restaurante, Restaurante la Vinicola,  y en el segundo, situado justo detrás de este, era el que contenía el patio de butacas y el escenario.


Como vemos en la imagen, en la parte izquierda vemos parte de la hermosa fachada del desaparecido Cuartel del Duque.
Sin duda alguna este teatro, tanto por su situación, como por sus dimensiones, fue encuentro de lo mas guisado de la burguesía de la época y punto elegido para representar gran parte de las obras que se estrenaban en la ciudad.


Como ya hemos mencionado al principio, los 60 fue su fecha de defunción, y aunque hoy en día La Imperdible ha tomado su relevo, no cabe duda de que la esencia de lo pasado siempre fue mejor, y por desgracia en este caso, irrecuperable...



ABC
Miguel Lopez Anaya

2 comentarios:

Francisco Espada dijo...

Me encanta esta página; me encanta porque reconstruye para mí lo imposible: el caserío que se llevó la piqueta y los oscuros intereses.

el pasado de sevilla dijo...

estoy seguro que echaríamos buenos ratos de tertulia francisco por que al menos en esto, en el pasado de Sevilla, compartimos opiniones y gustos muy parecidos.

un saludo y una alegría saber que te gusta el blog.