Puerta de San Fernando

Numerosas son la veces que hemos tratado en este humilde blog el tema de las desaparecidas Puertas de Sevilla y es que he de reconocer que son una de mis debilidades en cuanto al pasado de nuestra ciudad se refiere, por eso y por lo impresionante de la instantánea que vamos a tratar hoy, volvemos con una de las puertas mas bellas que tuviera la ciudad de Sevilla, La Puerta de San Fernando...


De entrada lo primero que llama la atención es la monumentalidad de la puerta, escoltada a su vez por las dos torres almenadas que hacían de fiel escuderas en sus pasadas labores defensivas. Vemos en un segundo plano, tras la torre almenada a la imponente Giralda que da el toque perfecto al encuadre de esta hermosísima y valiosa foto.
Podemos observar como de la torre almenada nace la muralla de doble foso que tanto maltrato en Sevilla y de la que tan solo nos queda apenas dos kilómetros y medio en el barrio de la Macarena. Junto a la muralla un puesto o kiosco seguramente de agua.

Como ya sabemos esta puerta fue derribada con el pretexto de dar mejor accesibilidad a pueblo que pretendían acceder de la calle San Fernando a la Feria del Prado de San Sebastian, un pena.


Jose Antonio Perez Muñiz

2 comentarios:

Francisco Espada dijo...

¡Oh, las puertas de Sevilla!
Salvo honrosas excepciones, sólo están en la memoria nominativa del pueblo, como oposición a la inquisidora piqueta.

el pasado de sevilla dijo...

cuanta razón tienes francisco, pero para comprender lo extraño de los sevillanos, cuando hablaron de reconstruir alguna, lo tacharon de pastiche, jajaja, esta camada nueva de arquitectos han comido demasiado aluminio y cristal en las aulas.


un saludo