Mateos Gago IV

Que comentar de la calle Mateos Gago que no hayamos contado ya. Yo personalmente me siento mas amante de su pasado que de su presente, dejando claro que su presente no esta tan desvirtuado como el de algún que otro rincón de nuestra vieja Sevilla.
Siento nostalgia de aquello que no conocí, de esa hermosa y serpenteante estrechez que nos descubría los dos mundos de nuestra ciudad, por un lado la Giralda y por el otro la Judería.


¿Que podemos comentar de esta hermosisima foto?, pues empezando por la zona central, el burro cargado con las alforjas, seguramente con cisco para la copa, que el frió en Sevilla también llega hasta los huesos. También llama la atención la señora que sale de espaldas a la izquierda de la foto, cubierta con ese hermoso mantón...........¡y los adoquines!, ¡ayyyyyyy esos adoquines! que el señor Monteseirin se ha empeñado en borrar de los suelos de nuestra ciudad sustituyéndolos con anodinas losas grises de granito que se han ido extendiendo por el centro de nuestra ciudad cual plaga de absurda y falsa modernidad.

Jose Antonio Lopez Marin

3 comentarios:

Francisco Espada dijo...

Lo más interesante de esta fotografía no es tanto la transformación del paisaje, poco transformado, como la evolución de las personas: los medios de vida, el vestido, las costumbres...

el pasado de sevilla dijo...

¿puede ser francisco que antes con menos dinero iban mas elegantes?, a mi al menos me lo parece.

un saludo.

Antonio Tercios dijo...

posiblemente, esto es como cuando mi padre me enseña sus polos fred perry de los años 80 que costaban no mucho, y ahora es una barbaridad... Nos hemos vuelto loco y más con e euro.
Ahora, anda tu con una bici con los adoquines esos y dile a una mujer que ande en tacones por ahí... prefiero el adoquinado de ahora lo pusiera quién lo pusiera(aunque se quién fue)lo anterior eran piedras cuadradas que cuando yo era chico las veía en el suelo en la plaza del duque (hablo del 96 97) y me parecían muy brutas,por llamarlas de alguna manera