Aquella vieja Cartuja...

Los mayores y aquellos no tan mayores no tienen que echar la vista muy atrás para recordar aquella Cartuja de Sevilla de extramuros, en mitad del campo y al otro lado de la vía o del aquel rio taponado...


Sus chimeneas fueron durante décadas unas extrañas para muchos sevillanos, y eran mas los vecinos del aljarafe los que caminaban por aquellos "parajes" que los propios sevillanos en sí.
Llegada la Expo del 92 la revolución urbanística cambió por completo el entorno del viejo monasterio, puentes, hormigón y asfalto hacen hoy por hoy el lugar casi irreconocible sino fuera por las eternas chimeneas Cartujas...



ABC
Jose Luis Garcia Mora

1 comentario:

Francisco Espada dijo...

Para mí no existe ese antes, pues llegué en el 91. Antes había sido turista, pero a los turistas no se les enseñaba esa zona.