Una madrugá irrepetible

Hay imágenes o estampas irrepetibles e inolvidables que hacen que nos traslademos a épocas que parecieran sacadas de la mente imaginaria de un bohemio rancio como pueda ser yo je,je,je...


El ejemplo lo tenemos en esta fotografía, en la que vemos al Cristo del Calvario por una calle estrechita al estilo de las que encontramos por su cercano barrio del Molviedro.
Los seguidores y amigos mas fieles del blog ya habrán dado buena cuenta de que calle se trata en realidad, pues to que mucho y no todo hemos hablado ya de ella, si el paso acaba tomar la revirá de la Calle Bailen con la desaparecida Calle Magdalena,


Adentrándose por ella en busca de la Calle Calvario para con ello realizar la entrada en su templo.

F.J.R. Martínez
 

3 comentarios:

antonio jota. dijo...

Esta calle Magdalena desapareció cuando se hizo el ensanche de San Pablo en los últimos 30 y primeros 40, dando lugar a la bella plaza existente en San Pablo frente a la iglesia de la Magdalena.

Fue una de las mas importantes actuaciones urbanísticas en el centro de la ciudad en el siglo XX, en unión con el nuevo trazado y ensanche de calle Imagen y con la reubanización general del sector de la Gavidia en los años 60.

Cornelio dijo...

Preciosa la estampa.

Interesante también el costumbrismo de la imagen:

- Las señoras de detrás de la bocina.
- Los jóvenes viendo el paso.
- Poquísimo público en la mañana.
- El nazareno de la bocina mirando hacia atrás.

Francisco Espada dijo...

Admiro cada vez más tu capacidad para extractar la historia a partir de una fotografía. ¡Fantástico!