La calle mas bonita que tuvo Sevilla

Así la bautizo mi hermano, Francisco, recientemente cuando encontramos la ultima fotografía que a nuestro parecer completa el pasado de su vida, de aquella que fue Compás antes que Calle y que se perdió por siempre en la memoria de los sevillanos, el Compás del Convento de San Pablo después llamada Calle Magdalena.

Como ya  hemos explicado alguna vez en este blog, la Calle nació del derribo del viejo Compás de la Magdalena, el cual tenia como magnifico pórtico de entrada el siguiente...


Pórtico que para lo situemos mejor, cerraba lo que hoy serian las Calles San Pablo, Magdalena (que ya no existe) y Bailen...


Sin duda alguna su conservación hubiera supuesto un valor patrimonial para la ciudad incalculable y nos hubiera ofrecido estampas que se hubieran grabado en la memoria de cualquier personal con un mínimo de sensibilidad...


Pues bien, la ultima fotografía que hemos encontrado o mejor dicho que nos han facilitado, es la que nos muestra la parte posterior de este Pórtico, es decir, si estuviéramos dentro del Compás y miráramos hacia fuera, hacia la Calle San Pablo...


Creo que cuanto menos la imagen es conmovedora y da la sensación de estar contemplando la calle de otro pueblo que no perteneciera ni a la misma Sevilla.
Sin duda, de haberse conservado seria una joya de nuestro patrimonio y un reclamo turístico importantisimo para la ciudad.


Con la desamortización el Convento tuvo que deshacerse de muchos terrenos colindantes, entre ellos su propio claustro y el compás, de ahí que del derribo de este pórtico se abriera la una nueva calle, la que después pasaríamos a conocer como Calle Magdalena, la cual también desapareció en los derribos del ensanche de la Calle San Pablo.

presionar sobre la imagen para ampliarla


Fco. José R. M.
Rafael Pérez Lafon

13 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Derribar estas joyas únicas y tan emblemáticas de nuestra querida Sevilla, deberia estar tan prohíbido como penalizado.
Te agradezco infinito tu meritoria labor, voy conociendo mucho de lo interesante y bonito de modo rigugoso del pasado de la ciudad.
¡Ole, ole oleeeeee!!!!
Recibes un cordial saludo.
mari Carmen.

esasevilla dijo...

Grandísimo hallazgo! Me ha encantado la entrada. Un abrazo

Francisco Espada dijo...

Muy interesante esta entrada, como suele ser costumbre en esta casa.
Un abrazo.

Carlos dijo...

Si nuestra muy querida Sevilla en la actualidad nos parece, bueno nos parece no, es muy bonita si tuviéramos solo el 10% de lo que nos das a conocer en tu magnífico blog sería hermosa en el mayor de los grados que existiera. Gracias por enseñarnos tanto.

Maniguetero del Volante dijo...

¡Que maravilla compadre! ¿te imaginas el misterio de la Quinta Angustia o el palio de Monserrat por esa calle? Que pena que no se pueda viajar en el tiempo para pasear por ahi, menos mal que gracias al mejor blog de Sevilla, que es este, podemos almenos imaginarlo.

Cornelio dijo...

Emocionante el montaje fotográfico que has hecho.

Desde luego que que sería la calle más bonita.

El compás con su arco por un lado, y unos metros hacia el río, la puerta de Triana.

Jujo dijo...

¡Qué pena más grande! ¡que maravilla de calle de la Magdalena! por donde se accedía a través de la antigua portada del convento... que lástima que se perdiera. Si Sevilla aun hoy es bonita, no me quiero imaginar lo que tendría que ser caminar por la Sevilla de siglos pasados.

ciriovirgen dijo...

Supongo que en esta vista desde dentro del compás la espadaña que se ve en la parte superior pertenece a la, entonces existente, Parroquia de la Magdalena, que ocupaba la plaza que actualmente lleva su nombre.

Manuel Hidalgo Ortega dijo...

Me gustaria salir de la duda que tengo con respecto a la desaparición del compas. Según he leido la valiosa portada del mismo, se empezó a demoler en 1889 y sin embargo el compás no desaperició hasta 1950. ¿Duró tantos años sin portada?.

Mª del Pilar Garrido dijo...

Por casualidades de la vida y buscando inútilmente una fotografía de lo que era mi antigua casa, la mía y la de mi familia, me topé con tu blog. Yo antes vivía en esa casa que hay en la esquina de la actual calle San Pablo, mi madre y tías eran las propietarias y trabajadoras que se encontraban detrás del mostrador de la confitería Los Estepeños. Yo vivía arriba, una casa que tiene mucha historia, espero encontrar fotografías del interior ya que su diseño fue hecho por un arquitecto muy conocido en esta nuestra ciudad. Tenía un arco árabe y unos tallados del mismo origen. También hay una historia preciosa por la que mi abuela decidió comprar esa casa y la que hay en Bailén y por la cual a su vez, todas somos hermanas de la virgen del Amparo. Has hecho un gran trabajo y espero que sigas recordando historia y pasión, porque así es como sigue viviendo los recuerdos. Un saludo.

Anónimo dijo...

Espero mi comentario llegue. Estoy llorando de emoción al saber esta historia y ver este Compás del que queria saber, donde estaba exactamente. Ese entorno seria único y maravilloso. También opino que es la calle más bonita.

Carmen Cardoso, enamorada de Sevilla dijo...

Me temo no haya salido mi comentario, pero si les diré que he llorado de emoción al conocer la historia de éste Compás, de la que estaba muy interesada. Gracias.

Directorio de empresas de Sevilla dijo...

Enhorabuena por el artículo y gracias por las fotografías. Sevilla es espectácular.