domingo, 24 de junio de 2012

Una esquina con mucha historia

Anoche cuando me disponía a apagar el ordenador y  dormir me pregunte, ¿por que no hago una entrada sobre mi salvapantallas?, y dicho y  hecho, dispuesto a la tarea y con ello revelaros parte de mi intimidad, me dispuse a realizar una pequeña entrada sobre el salvapantallas que tengo en mi ordenador y que me acompaña desde hace muchísimo tiempo, el Pacífico...


Si, estamos viendo la Plaza del Pacífico, hoy de la Magdalena, rodeados de multitud de detalles y contemplando el transitar de la Hermandad de la Soledad de San Buenaventura.
En la fotografía vemos un sin fin de exquisitos detalles, unos pintorescos y otros curiosos. Empecemos por los rotulos principales que nos sitúan en la Plaza...


De izquierda a derecha el primero de los rótulos que vemos es que nos da el nombre de la plaza, "Plaza del Pacífico", el segundo el que cuelga de la esquina de una de las casas y pienso que el mas bello en el que podemos leer "Pasaje de la Magdalena" y el tercero es el que le da nombre a la calle por donde viene procesionando la cofradía, "Calle Méndez Núñez".
En la esquina derecha vemos algunas letras "TEL D". que nos desvelan el establecimiento que se aloja en dicho edificio, fíjense bien en el detalle...


Esas siglas corresponden al rotulo del Hotel que allí se albergaba, el impresionante "Hotel Madrid", hotel que poseía el mejor interior que jamas tubo la ciudad y que tristemente fue derribado por los intereses y desmanes de quien gobernaron Sevilla.
Una imagen bastante simpática la tenemos justo en la misma esquina...


Sin duda una señal bastante añeja y que nos indica "dirección prohibida". Otro detalle bastante interesante esta junto al paso de la Virgen de la Soledad...


¿Han visto ustedes con que devoción mira este guardia civil de escolta a la Virgen?, sin duda una imagen bastante curiosa tanto para la época como por lo que estaba aun por venir con la guerra a pocos años vista.
Justo a la izquierda vemos uno de esos comercios "de toda la vida" que siempre acompaño a la memoria de los sevillanos y que resistió como gato panza arriba hasta el fin de sus días...


Exacto, hablábamos de la "Tintorería Larios", un negocio centenario que por desgracia a finales de los 70 tuvo que claudicar bajo el yugo urbanístico desapareciendo con ella también el edificio que la acogía.
Llama también la atención el negocio que ejercía en el local contiguo que hacia de esquina con la Calle Méndez Núñez...


Era una hermosa Tasca en la que su marquesina anunciaba "vinos y licores",  y que colgaba en su fachada un hermosisimo cartel del "Manzanilla la Gitana".
Pero los años fueron pasado y como es natura en Sevilla, todo el entorno centro se iba degradando a pasos agigantados...


La Tasca de "vinos y licores" ha desaparecido y en su lugar un "Bar-Restaurante" ya cerrado ha ocupado su lugar, ya no vemos esa hermosa marquesina que adornaba la fachada ni el bellisimo rotulo de "Pasaje de la Magdalena" que colgaba de su esquina...


También ha cambiado el nombre de la Plaza, ya no es del Pacífico, ahora su nueva rotulacion dice "Plaza del General Franco"...


También la Tintorería "Larios" ha eliminado su hermosa marquesina de madera y son unos azulejos los que ahora anuncia el nombre de su comercio...


A finales de los 80 todo esto que vemos ha desaparecido por completo y para nuestra desgracia, la vista del entorno es mas que deprimente, siendo esta su situación actual...


En el lado derecho el "Hotel Madrid" ha sido sustituido por los almacenes Corte Ingles, antes Galerías Preciados, y en la acera de la izquierda horrorosos edificios de hormigón sustituyeron a esas hermosas casas bajas que un día dieron una imagen muy diferente de la hoy Plaza de la Magdalena...


En menos de 80 años Sevilla perdió lo que tardó siglos en conseguir, uno de los mejores patrimonios urbanísticos de toda Europa...



David Porras López
Universidad de Sevilla

9 comentarios:

Maniguetero del Volante dijo...

Tambien resaltar la perdida del paso, que se vendio a Jerez y ahora esta, si no me equivoco, en Aguilar de la Frontera en Cordoba, especialmente los candelabros y respiraderos que procesionó el Señor del Gran Poder originalmente. Respecto a la plaza no me han quedado muchas de comentar nada, por que me ha invadido la pena y el desanimo...
No me queda mas que felicitarte por la entrada.

Mari-Pi-R dijo...

Me quedo con la foto antigua, con el paso del tiempo se va perdiendo lo autentico y lo vivido.
Un abrazo

el pasado de sevilla dijo...

hola hermano, decirte que lo que apuntas del paso de la Soledad es un dato de lo mas acertado, es mas, decir que la foto corresponde a los primeros años en que se estrenó el canasto.

Un abrazo muy fuerte y espero que nos vemos pronto.

Cornelio dijo...

Preciosa entrada que nos recuerda como fue Sevilla.

Apunto otros detalles.

La ilimunción de bombillas con platos (vista ya otras veces en otras entradas, un clásico).

El aguaó con el cántaro.

La señal de tráficao debajo del rótulo de Méndez Nüñez.

El "Se prohibe fijar carteles" que tanto se veía hace unos años.

Dinopas dijo...

Es el devenir de las ciudades, esta mal entendida modernidad.
Felicidades.

Francisco Espada dijo...

¡Cuántos detalles curiosos sacados de una vieja fotografía, de un salvapantallas que habla de tu firme afición por el pasado de tu ciudad!
Un abrazo y mi admiración.

peishar dijo...

A mi también me apena lo sucedido, me hubiera encantado disfrutar de la plaza con sus edificios originales.

Quiero compartir un blog que estoy haciendo sobre la investigación genealógica de Sevilla.

http://genealogiasevilla.wordpress.com

Saludos

Angerona dijo...

Qué interesante todo lo que describes. Me ha encantado, aunque con cierto saber agridulce nos dejas y pensando en cómo estará, qué imagen dará la Sevilla de dentro de 80 años,con tantas obras esperpentos que proliferan como "setas"...?

ciriovirgen dijo...

Algo más de historia siobre esa esquina.
El 25 de Septiembre de 1595, la ciudad de Sevilla cede a la Hermandad de las niñas perdidas un solar de la Casa Hospital de Jerusalem para morada de las niñas huérfanas en la antigua calle del Naranjo, lo que hoy día es el edificio que nos ocupa. Se convirtió entonces en horfanato con capilla propia, en la que se encontraba la Hermandad del Dulce Nombre. Actualmente, en los bajos del edificio se encuentra la zapatería "Zabol". Según José Bermejo y Carballo, en 1882 tras muchas obras de rehabilitación, aún existía este edificio, donde tras el traslado de la Hermandad del Dulce Nombre al Beaterio de la Stma. Trinidad en 1809, se instaló una escribanía primero, y otros negocios posteriormente, después de haber eliminando la pequeña portada por donde salían los pasos y convirtiéndola en una puerta