Entremos en el Britz

La ciudad evoluciona al igual que su gente y sus rincones mas conocidos, por ejemplo que típico es después de un largo día de compras en el centro decir, "entremos en el Patio de San Eloy" a tomar algo, cuando antaño la frase hubiese sido, "entremos en el París o en el Britz" a tomar algo, y eso es lo que vamos hacer hoy, vamos a darnos una vueltecita hacia el Pasado de Sevilla y entraremos  al Gran Britz a tomar un cafelito...


Impresionante, ¿no creen?. A primera vista me llama la atención dos detalles, el primero sin duda la maravillosa lampara de araña que cuelga en la zona central del Café, y en segundo lugar monumental escalera que nos recibe, ¿escalera?, esperen, vemos el Café desde la calle...


Efectivamente el local tenia una increíble entreplanta la cual daba mayor tranquilidad e intimidad a la hora de tomar un café y mantener un pequeña reunión...


Una lastima que hoy en día poco o nada quede de lo que vemos en la fotografia, ya que incluso esa maravillosa entreplanta ha desaparecido de su interior.


Pero lo mejor estaba aún por vez, pues tras esa maravillosa escalera se ocultaba la hermosa y elegante barra del Britz...


Observen los acabados de la barra y su forma, como ademas se ha aprovechado el espacio bajo la gran escalera y lo elegante de las sillas que invitaban a tener una entretenida conversación acompañado de un exquisito café.
Siempre quedará en la memoria de los sevillanos y en el cariño de los recuerdos de la ciudad el querido y tristemente maltratado Café Britz...



Pablo Bonilla Ruiz
Ana Maria López Garrido

5 comentarios:

Cornelio dijo...

Encantadoras las fotos.

Enhorabuena por el montaje de fachadas transparentes que nos enseña el local desde fuera. Muy bien trabajado y un resultado espectacular.

el pasado de sevilla dijo...

muchas gracias cornelio, se hace lo que se puede pero con muchas ganas.

un saludo

Francisco Espada dijo...

¡Cómo se ha degradado todo! Ya no hay un lugar de empaque donde tomar un café. Comprendo que los tiempos evolucionan y el viejo ritmo del café es hoy anticomercial, pero ¿no se podría haber conservado el edifico con otro fin?

Ignacio P.D. dijo...

Enhorabuena por el Blog.
Solo una pequeña apostilla: no se debe confundir el Britz con el Gran Britz. El primero, propiedad de mi abuelo Pedro Dueñas Rendón, estuvo situado frente al antigüo Ateneo de Sevilla, donde, como cita Nicolás Salas en su novela "Morir en Sevilla", cuando cerraban,los tertulianos continuaban sus charlas y reuniones.
Unos años después, se inauguró el Gran Britz, del que se habla en su magnífico artículo, y en el que mi difunto abuelo formó parte como encargado.
Un cordial saludo.

Paco Leal dijo...

Enhorabuena , este establecimiento era , sin ninguna duda , el Café Bar de más calidad arquitectónica del centro de Sevilla , era una auténtica referencia para tertulianos que gustaban de tomar café y puedo añadir que también dulces , y dulces de tanta calidad como el rico café que allí se servía ,porque al fondo , a la derecha de la planta baja del establecimiento , había un pequeño mostrador de la confitería " La Española " , que también tenía su sede central en la misma calle de Tetuan , esquina a Jovellanos .