sábado, 6 de octubre de 2012

El ultimo en caer

Esta nueva entrada va dedicada a mi hermano Fco. Jose Roman, que se que tenia ganas de que en algún momento se le hiciera justicia a uno de los edificios mas bellos y peor remplazados de la Plaza de la Campana, pero primero empezaremos haciendo un pequeño viaje en el tiempo hacia el pasado de esta hermosa y maltratada plaza...


Estamos en el centro de la plaza y aun vemos su belleza en toda su magnitud, de izquierda a derecha vemos la HERMOSA con mayúsculas, esquina del Cafe París todavía me resulta incomprensible su demolición. En el centro vemos la maravillosa Farmacia Central, dueña de uno de los interiores y artesonados mas bellos de la ciudad, seguramente expoliado tras su penoso derribo, y por ultimo y no menos importante tenemos el edificio que nos da motivo a la realización de esta entrada...


Impresionante, ¿verdad?, este edificio fue el ultimo en caer en la Plaza de La Campana, pues como todos sabemos la Farmacia Central permaneció semiderruida por unos cuantos años hasta su total demolición. El solar de este imponente edificio fue ocupado por el mamotreto mas horroroso que preside esta plaza, ojo y si feo es por delante, peor es por detrás...


Viendo las dimensiones del edificio demolido, que son bastante grandes, la belleza de su gran balcón central y de toda su fachada, me pregunto, ¿es que al menos no se podía haber conservado su fachada y estructura?, mas viendo el resultado final que nos dejaron. Una pena por que de nuevo y una vez mas, la especulación y lo absurdo de la voluntad de unos pocos señores nos privaron por siempre de otro bello inmueble y del conjunto de toda una plaza...


Tristemente incluso ya ni Plaza de la Campana aparece como tal en google sino por Calle de La Campana, hasta ahí la hemos degradado.

Manuel Conde Graniro
ABC

7 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Con tanto que hemos padecido y lamentado, los sevillanos y residentes que amamos a Sevilla, y la defendemos de los insensibles, especuladores e impresentables, os voy a trasladar mi idea-moraleja:
Al igual que yo, mi familia y allegados tenemos el criterio de no entrar a comprar o consumir en los destrosos aberrantes cometidos desde hace décadas en nuestra preciosa y monumental ciudad...no es mucho, ya lo sé, pero si cro obrar con conciencia y ética...¿Y si gracias a éste magnifico blog esto cunde por Sevilla? Así enseñaremos a estos a no vulnerar nuestros tesoros y a pagar las consecuencias por ello.
¡Ojalá lo pueda ir viendo antes de que me vaya al "Barrio de los Callaos"
¡¡¡VIVA LA MARE QUE TE PARIÓ!!!

Francisco Espada dijo...

Parece una competición de "Lo peor posible". ¡Cuánta tristeza!

el pasado de sevilla dijo...

Muchas gracias por sus palabras Maria, pero le aseguro que no me las merezco.

Yo si que le tengo que dar las gracias a ustedes por seguir con paciencia cada nueva entrega del Pasado de sevilla.

un saludo.

mari carmen garcia franconetti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mari carmen garcia franconetti dijo...

Disculpen ustedes, he cometido dos faltas de ortografías, en estos temas tan sensibles y queridos por mí, una se "impulsa" y sale el habla más sevillana, nací en el sevillanísimo Barrio de La Macarena:

"destrosos"-lo correcto es destrozos.

...pero sí "cro"- lo correcto es: pero sí creo...

Disimulen un poquito, porfi..
Bueno, ya lo tenemos rectificado.

Grcias a tí por esta labor tan útil y magnifica, insisto:

¡¡¡VIVA LA MARE QUE TE PARIÓ!!!

Cornelio dijo...

Lamentable.

Vaya parejita de plazas, La Campana y el Duque.

Igualito que antes.

Quique Piñero dijo...

Estas cosas no se pueden permitir...