domingo, 18 de noviembre de 2012

El desaparecido Hospital de San Hermenegildo

Para conocer el hermoso Hospital de San Hermenegildo lo primero que tenemos que saber es donde se encontraba...


Se encontraba en pleno corazón de la ciudad, en plena Plaza de San Leandro. El hospital fue fundado en 1455, pasando con el transcurrir de los siglos a ser un asilo provincial.

Como vemos en la primera imagen editada, ocupaba una extensión considerable de terreno y como curiosidad cerraba la Calle Carrión Mejias, valga como prueba la siguiente fotografía...


Se ve que al menos optaron por no destrozar las columnas del patio central, y con ello poder venderlas para cualquier chalet del Aljarafe, que lastima.
Pero la siguiente imagen da una perspectiva mas realista de lo que supuso el derribo...


A nuestra espalda tendríamos la Iglesia de Santa Catalina, frente a nosotros estamos contemplando la Calle Carrión Mejias, cortada a media altura por los restos del derribo del Hospital...


Este fue otro de los derribos del la fallida ordenación de los años 50, dado que el motivo de dicho derribo fue para dar continuidad a la calle, ademas de que con sus solares vendrían el actual instituto y esas viviendas mamotreticas de los 60...


Una verdadera lástima, por que de haberse conservado el edificio, sin duda alguna nos hubiera regalado una de las plazas mas bellas de Sevilla, por no dudar de su patrimonio arquitectonico interior que hubiera sido maravilloso mantenerlo...


Pero como hemos dicho, llegaron los temibles 50 y 60, llevandose por delante el Colegio de San Miguel, este hermoso Hospital de San Hermenegildo, la Plaza del Duque, y largo etc,

Domingo Lora Morilla
Fernando Vazquez Lima

4 comentarios:

Pedro Luis López Pérez dijo...

¡Que lástima de especulación llena de ignorancia y poco gusto!
Un abrazo.

Francisco Espada dijo...

No es fácil llegar a entender por qué no conservar lo existente y extender la ciudad, según sus necesidades, sin tanta especulación. ¿Podríamos imaginar la desaparición del convento de Santa Clara, por muy deteriorado que lo dejaran las últimas monjitas?

Angerona dijo...

Es fácil entender porqué tanta especulación. La seguimos viendo hoy en día.
La respuesta es simple: dinero.
Y si al poderoso caballero le aliñas con un poquito(o un mucho) de corrupción, qué tenemos? Efectivamente: más dinero.
Detrás: Poder, mucho, y muy pocos, ningún escrúpulo.

Como siempre, mi enhorabuena al autor de tantos y tantos post que nos descubre cachito a cachito la ciudad de nuestra vida. Gracias.

Cornelio dijo...

Pues paso todos los días y no hubiera ubicado ahí el asilo.


Cada vez que entramos en este blog salimos conociendo algo más.

PD. He dejado algo en el correo.

Otros artículos interesantes relacionados: