El desconocido ensanche de la Campana

Bueno pues después de comprobar el interés que se ha creado en torno a este tema, (lo digo por los correos recibidos), hemos decidido realizar una entrada bastante breve en la que explicaremos el "desconocido ensanche de la Campana".
Y porque hablamos de "ensanche", pues bien, observen esta imagen y juzguen ustedes mismos...


Vamos ha explicar brevemente lo que estamos viendo. Tenemos ante nosotros el maravilloso Café Paris, una delicia que nos regaló el increíble arquitecto Anibal Gonzalez y que decidimos derribar para crear el mamotretico edificio del Burguer King. Pues bien, ¿no observan nada extraño?...


Efectivamente, lo que vemos ahí es uno de los escasos documentos gráficos que existen y que nos dan fe de la primitiva morfología de la Campana, siendo calle antes que plaza, increíble ¿verdad?.
Bueno pues todo iba a cambiar de repente, como suele suceder en esta ciudad, se nos encendió la chispa y empezamos a derribar, por que lo moderno empezaba a ser en aquella época la anchas avenidas al estilo parisino, absurdo el querer crear eso en pleno centro histórico de nuestra ciudad pero cierto, y empezamos por su corazón, La Campana...


Observen los maravillosos detalles de esta imagen, tenemos el toldo a nuestra izquierda que nos dice "ultramarinos finos", y justo a nuestra derecha tenemos dos detalles impresionantes...


Esos dos detalles son, en un primer plano la bellisima balconada del Café París, y al fondo parte de la fachada del Teatro Novedades, ¡que estampa señores!. Pero como venimos anunciando, todo esto iría desapareciendo en menos de lo que dura una década...


El ensanche y daño era ya irreversible, los derribos tomaron un ritmo frenético como es acostumbrado en esta ciudad y  en menos de dos años la acera izquierda de la Campana es demolida por completa, una verdadera lastima ya que con ello se destruía gran parte de la fisonomía de la primitiva ciudad. Eso si, se reciclaba por que si nos fijamos, los ladrillos los iban apilando en montones para después ser vendidos en otra obra, que guasa.
Pues bien, el paso inexorable de los años iban destrozando el entorno y poco después le toco el turno al Teatro Novedades, un crisol de la sociedad sevillana que hubiera sido digno museo de nuestra cultura en aquellos años...


Vemos como tan solo medio teatro sigue en pie, y de testigo tenemos aun al fondo el viejo Colegio de Villasis...


Viendo todas estas imágenes pienso que inmensa suerte hubiera sido conservar todo esto y que empuje turístico tan atractivo e inigualable hubiera sido existir todo lo que se derribó.

Manuel Lima Tovar
Josefina Marín Fernandez

1 comentario:

Angerona dijo...

"Ultramarinos Finos". Hasta emociona el toldo...Y qué maravilla de edificio el Café de París en aquella calle, entonces, de La Campana.
Pobre Sevilla...
Un saludo y de nuevo enhorabuena por acercarnos una Sevilla que ya no vemos pero que sabemos que sí estuvo.