domingo, 21 de octubre de 2012

Los frescos de la Giralda

Que duda cabe que Sevilla es una ciudad e la que se pasea mirando al cielo, a sus balcones y sus casas,  a La Giralda, pero como solemos ir con prisas pues a veces no reparamos en detalles que esconden tras de si una historia, como la que vamos a tratar esta fría noche, la historia de los frescos de La Giralda.


Ustedes me comentaran que están hartos de ver La Giralda y que de frescos poco, y que hoy en dia tan solo nos quedan los esconchones...


Y es que los frescos "haberlos, los hubo" pero como diría mi madre, hace muuuuchoooo, tantos que casi ni existe memoria gráfica de ello, y decimos casi por que siempre algo se encuentra...


Impresionante, ¿verdad?, esta imagen esta tomada a finales del 1800, tanto es así que es un negativo en cristal pero sin duda nos guarda un testigo de los que hoy tratamos, y son esos frescos que medio vislumbramos...


Son una autentica maravilla pintadas por Luis Vargas a finales de 1565...


Los frescos ocupaban las dos caras de La Giralda, abarcando ademas el interior de los balcones y toda la parte inferior del mismo, una autentica maravilla que reflejaban a los Apóstoles, los Doctores de la Iglesia, San Isidoro, Santa Justa y Rufina, San Leandro y el Martirio de San Hermenegildo.
Una verdadera obra de arte que se perdió en el paso de los tiempos por el desinterés y la nula conservación del patrimonio que ha tenido esta ciudad y por que no decirlo la misma Iglesia.
Tal vez esa restauración intensa e intensiva que se le esta practicando a la Catedral en estos años, valdría como excusa y acicate para la verdadera recuperación y reposición de estos frescos que nunca tuvieron que desaparecer de la fachada de La Giralda...


Mariano Mateos de Pablo-Blanco
ABC

sábado, 20 de octubre de 2012

Pasión, muerte y desaparición

Estas tres palabras explicarían gran parte de la historia de nuestra Sevilla, pero hoy han sido escogidas para darnos la realidad sobre uno de los Palacios, de los muchos que tuvo nuestra ciudad  y que por desgracia perdimos para siempre, el ya recordado Palacio del Marques de Aracena...


Este Hermoso edificio era uno de los pilares artísticos que sustentaba una Plaza tan maltratada como la de la Plaza de la Magdalena, recordemos que ademas estaba conformada por otros Palacios y hoteles, ademas del irrepetible e inigualable Hotel Madrid.
Triste fue el destino de este gran Palacio, que con el tiempo y con el desinterés de los herederos no fue mas que una ruina tapiada en el centro de la ciudad...


Pasando a formar parte del grueso derribado en las ultimas décadas del pasado siglo, ojo y con la ciudad punto en boca, que Joaquín Romero Murube era mucho Murube pero ni con los que manda pudo...


Yo achacaría todo esto al gran desconocimiento por parte de los sevillanos de lo que su patrimonio era en realidad, pues si bien hubieran colgado en esa tapia de derribo un pequeño cartel mostrando el interior del Palacio, de seguro que muchas conciencias hubieran saltado con otro grito bastante diferente al de "dame mas dinero"...


Impresionante, ¿verdad?, esto que vemos era el patio interior del Palacio, expoliado hasta el ultimo azulejo antes de su incompresible derribo. Observen los trabajos de artesonado en las galerías o los de yeseria en el exterior del patio, no lo entiendo.
De ahí este triste titulo para una de las entradas mas entrañables del blog, pasión, muerte y desaparición...


Por desaparecer han desaparecido hasta los comercios que habían en los bajos del nuevo edificio, ole la vista del que mando derribarte para ganar dinero, que vista tubo dios mio...



Eduardo Mariles Gracia

domingo, 14 de octubre de 2012

Palacio de Sanchez Dalp, un tesoro nazarí

Como tal se llegó a conocer, el tesoro nazarí, así es como se denominaba al Desaparecido Palacio de Sanchez Dalp, que poco a poco hemos ido conociendo y descubriendo en este blog.
Valga como embajador de su hermoso apodo las siguientes imágenes...


Como vemos en la fotografía, las columnas y arcos de herradura eran la arquitectura dominante en el interior del palacio, tomando en yeserías y alicatados ese encanto que recordamos y encontramos en otros entornos como la Alhambra o los Reales Alcázares de Sevilla...


Las grandes cristaleras transmitían un juego de luces al interior que junto con el color de alicatados y techos formaban una atmósfera irrepetible.
Como irrepetible era el despacho principal del Palacio...


El trabajo realizado en las yeserías, los suelos y paredes, junto con el exquisito trabajo de marquetería empleado en el mobiliario lograban de esta estancia una de las mejores embajadoras del Palacio en lo que a belleza del conjunto se refería. Nada que tuviese que envidiar de la riqueza de sus patios...


Como sacado de los Reales Alcázares, este patio, uno de ellos, reflejaba la armonía y el gusto de los materiales utilizados en su ejecución, dando como resultado un conjunto perfecto ...


En el que la vegetación acompañaba al total del conjunto del edificio. Una verdadera lástima y un daño irreparable el que se produjo con su derribo, siendo incomprensible a día de hoy que como tal se llevara a cabo con total impunidad. Para él aquel que quiera conocer algo más de este Palacio, puede visitar el Real Alcázar de Sevilla, allí podrán ver el Via-Crucis cerámico que estaba colocado en los pasillos de los patios del Palacio de Sanchez Dalp, y que ahora tienen tirados por las esquinas del Alcázar dejándolos en total abandono y sin que nadie impida su paulatino deterioro...




Raimundo López Mencía


sábado, 6 de octubre de 2012

El ultimo en caer

Esta nueva entrada va dedicada a mi hermano Fco. Jose Roman, que se que tenia ganas de que en algún momento se le hiciera justicia a uno de los edificios mas bellos y peor remplazados de la Plaza de la Campana, pero primero empezaremos haciendo un pequeño viaje en el tiempo hacia el pasado de esta hermosa y maltratada plaza...


Estamos en el centro de la plaza y aun vemos su belleza en toda su magnitud, de izquierda a derecha vemos la HERMOSA con mayúsculas, esquina del Cafe París todavía me resulta incomprensible su demolición. En el centro vemos la maravillosa Farmacia Central, dueña de uno de los interiores y artesonados mas bellos de la ciudad, seguramente expoliado tras su penoso derribo, y por ultimo y no menos importante tenemos el edificio que nos da motivo a la realización de esta entrada...


Impresionante, ¿verdad?, este edificio fue el ultimo en caer en la Plaza de La Campana, pues como todos sabemos la Farmacia Central permaneció semiderruida por unos cuantos años hasta su total demolición. El solar de este imponente edificio fue ocupado por el mamotreto mas horroroso que preside esta plaza, ojo y si feo es por delante, peor es por detrás...


Viendo las dimensiones del edificio demolido, que son bastante grandes, la belleza de su gran balcón central y de toda su fachada, me pregunto, ¿es que al menos no se podía haber conservado su fachada y estructura?, mas viendo el resultado final que nos dejaron. Una pena por que de nuevo y una vez mas, la especulación y lo absurdo de la voluntad de unos pocos señores nos privaron por siempre de otro bello inmueble y del conjunto de toda una plaza...


Tristemente incluso ya ni Plaza de la Campana aparece como tal en google sino por Calle de La Campana, hasta ahí la hemos degradado.

Manuel Conde Graniro
ABC

miércoles, 3 de octubre de 2012

El solar de la Judería

Largo y tendido hemos hablado mediante la memoria gráfica en este blog del ensanche de la Calle Mateos Gago, una actuación un tanto discutible desde el punto de vista que se trataba de la destrucción de parte de la Judería y su fisonomía como tal de calle estrecha, de echo el solar resultante de ese derribo supuso para los sevillanos un verdadero shock, aunque ya era demasiado tarde para reaccionar...


Otro tema seria si el resultado de esa actuación fue un mal menor dentro del desaguisado que se infringió al patrimonio de un casco histórico como el de Sevilla...


Fuera como fuere esta es la realidad de lo sucedió y de ello solo podemos aprender.



Miguel Madroño López

martes, 2 de octubre de 2012

Una Arrebolera un tanto diferente

De nuevo no es otra que la Hermandad de la Trinidad la que nos devuelve a la antigua y yo diría desaparecida Calle Arrebolera...


Lo de desaparecida no es tanto por el nombre como por los edificio que la conformaban, casi todos derribados claro esta.
Y en primer lugar deberíamos preguntarnos que a que altura de la calle estamos,  pues bien, tomemos la clave que nos da la respuesta...


Efectivamente eso que ven ampliado es el antiguo y desaparecido Colegio del Valle, por lo que podríamos decir que el fotógrafo se situó mas o menos a la altura de la esquina del ambulatorio Maria Auxiliadora...
 

De la escena llaman la atención muchos detalles, como los señores que nos dan la espalda tocados con el típico sombrero cordobés, o la señora que tenemos en primer plano que se tapa la cara por el resplandor del sol, peinada con el típico recogido sevillano y las ondas echas en el pelo, pero lo que a mi mas me atrae son los edificios que ya no existen...


Son esos dos, del estilo que dominaba casi toda la avenida y de una belleza singular como podemos comprobar, y que de nuevo tristemente fueron derribados para dar paso a dos gigantescos mamotretos de cemento...


Que pena y cuanto mal han echo algunos profesores de arquitectura, todo vale en Sevilla para disfrazarnos de modernos.

Lucrecia Manrrique Sol


lunes, 1 de octubre de 2012

La Florida

La Florida, aquella desconocida sevillana que nace y muere entre la Puerta de la Carne y la Puerta de Carmona, quizás sea esa desconocida por que de toda su belleza casi nada llego hasta nuestros tiempos...


Localizar el encuadre desde donde se realizo esta fotografía me ha llevado bastante tiempo por que poco o nada queda en pie, e incluso la fisonomía de la calle ha cambiado pero al final dimos con la calve, y esa clave la tenemos en la parte derecha de la imagen...


Efectivamente es la primera de las casas que comienza esa acera, de una belleza excepcional y con un cerramiento delantero muy original, esa es la única casa que lamentablemente sigue hoy en día en pie...


Como comprobamos en la captura, el resto de los edificios de esa acera han desaparecido, siendo una grandisima perdida ya que el conjunto de casas que precedía a la que aun sigue en pie eran de igual o mayor belleza si cabe, la pena se agrava viendo los dos mamotretos que nos plantaron en su lugar...


Que duda cabe que el pasear por esta calle seria hoy en día muy diferente a los sentidos de la vista si se hubieran mantenido en pie...


Hasta aquí el ayer y hoy de una de las grandes desconocidas calles sevillanas, La Florida...


Nuria Marín Moreno