La Cruz Roja de Triana

Queridos amig@s este amargo 2013 se acaba y vamos a cerrarlo como dios manda, con una entrada dedicada a los abuelos del blog que a través de Facebook me han pedido que le dedicara una entrada a la desaparecida Cruz Roja de Triana y así lo haré con todo el cariño del mundo...


El dispensario de la Cruz Roja nace a principios del siglo XX, cobijado por un hermoso edificio de reducida planta...


Situado en plena arteria trianera, San Jacinto, fue lugar de socorro para todo los trianeros durante años y por lo tanto siempre ha guardado y guardara un lugar muy importante en el corazón de muchos trianeros...


Algunos de los que nos leen en estos instantes recordaran aun esas habitaciones espartanas donde con respeto y buen hacer había que convivir cuando  debíamos estar por algún ingreso de un familiar...


Bueno, como comentábamos al comienzo, cuando hablamos de este edificio lo hacemos en pasado, pues por desgracia y como es costumbre en esta ciudad, ya nada queda de él, pues a finales de los 70 fue demolido por completo siendo adquirido por una empresa privada, Clínica Esperanza de Triana, la cual opto por levantar un nuevo edificio mas acordes con sus necesidades pero sin nada del gusto y encanto de su antecesor...


Aquí no acaba la cosa pues rizando el rizo llega la puntilla. En 2006 el Hospital cambia de manos, entra en juego un grupo de clínicas, en fin algo muy largo de explicar en estos momentos, por lo que se acomete una gran y profunda remodelacion sobre este ultimo edificio y sobre lo poquito que nos quedaba del primitivo edificio que se levanto a principios del siglo pasado, su Capilla...


Esta gran remodelación consiste en una reforma profunda del edificio y su fachada y en echar abajo la capilla para una ampliación del mismo, si amig@s, demoler por completo lo único decente que quedaba. En su lugar acondicionaron una nueva sala interior como capilla...


Estas son las cosas que hay que aguantar en esta bendita ciudad, en la que le vamos robando poco a poco el alma a un barrio y nos vamos quedando tan solo con los recuerdos...


Triana siempre será Triana, de eso no le puede caber duda a nadie, pero debemos luchar por el patrimonio que nos queda, debemos ser coherente con lo nuevo que se levanta, por que a costa de ser moernos estamos borrando nuestra propia identidad...


En Sevilla hay sito para todo, pero en su justa medida y en el lugar correcto, por que cuando ya no nos quede nada, cuando todo lo que tengamos sea vidrio y metal ¿que es lo que va a ver el que nos visite?¿que va a buscar el turista que nos da de comer?...


Cambiemos de mentalidad de una vez, restauremos, conservemos y dejemos de llamar pastiche a lo recuperado por que se trata de volver al camino correcto, no caigamos en lo fácil que es llamar rancio a lo que no lo es, es simplemente Sevilla y si no nos gusta somos libres de vivir en la ciudad que mas nos guste del mundo y que mejor se adapte a nuestro carácter, pero por favor no cambiemos nuestra ciudad y sigamos creando burdas copias de un nuevo Bilbao o una extraña Valencia.

Siento este último tocho discurso del año, pero no quería cerrar este 2013 sin dejar de expresar un sentimiento, el mio, y por supuesto sin dejaros de desear un mejor y feliz 2014.

Infanta Luisa
Martines Oriuela, Jose

Una historia desconocida...

En estos días en los que vivimos el cierre temporal del Templo de San Roque, vemos surgir la ayuda y el ofrecimiento desinteresado de hermandades por tender la mano a la Cofradía que en el radica. Recordemos como ya anteriormente tras la guerra, esta hermandad se vio exiliada al Templo de Santiago por el incendio de su Parroquia, pero, ¿y San Roque, también tuvo oportunidad de tender su ayuda a alguna hermandad en algún otro momento?...


Esta claro que si, y a la fotografía que les muestro me remito.
Terminada la guerra, entre otra de las muchas hermandades que sufrieron la perdidas de sus imágenes por el incendio provocado por parte del bando republicano, tenemos la de la Hermandad de Los Gitanos. A la perdida de su titular, El Señor de la Salud obra de Montes de Oca, le vino a sustituir esta otra que ven, una replica realizada por Fernández Andes.
Pero observen el detalle mas importante y curioso que muestra esta magnifica fotografía...


El Señor va sobre el canasto del Cristo de las Penas, de la Hermandad de San Roque y curiosamente alumbrado por faroles. Piensen que la Hermandad de los Gitanos lo había perdido completamente todo en aquellos incendios, la situación de la Hermandad era mas que delicada y si no fuera por el ofrecimiento de la Hermandad de San Roque, no hubieran tenido ni siquiera un paso para portar la imagen.
Otros detalles a considerar son las del cuerpo en si del Cristo...


Es el cuerpo originalmente creado tras la guerra, ya que observamos la antigua zancada que poseía la imagen, mucho mas corta y con el tronco mas erguido. También llama la atención la cruz que porta, no siendo arbórea, sino una humilde cruz de madera lisa, muy similar a la que durante años portara el Cristo de las Tres Caídas de la Hermandad de la Esperanza de Triana.
Dejamos en ultimo lugar la ubicación de donde fue tomada la imagen, a priori fácil de localizar pues observamos perfectamente tras el paso la torre de la Iglesia de San Pedro, pero que nos descoloca un poco por ese pequeño tejado que vemos en cerámicas azules y blancas...


Pues bien, aclaremos esa pequeña incógnita, y para eso acompáñenme a la Plaza de la Encarnación y retrocedamos en el tiempo hasta finales de los 60 del siglo pasado...


Ya estamos, ¿verdad?, pues bien, si miramos al fondo, vemos asomar la torre de la Iglesia de San Pedro, ante nosotros vemos como se va prolongando el derribo de la Calle Imagen hasta dicha Iglesia, pero vemos como casi al fondo aun quedan un pequeño grupo de casas en el lateral derecho sin derribar, y como la casa mas cercana a la Iglesia esta coronada por un hermoso torreón de tejado con hermosas tejas cerámicas blancas y azules, las mismas que veíamos anteriormente en la fotografía protagonista de nuestro reportaje...


Con este detalle ya aclarado y volviendo a la anterior ubicación, hayamos por tanto la localización exacta del fotógrafo cuando tomo esta hermosa e importantisima imagen...


Efectivamente estamos en plena Plaza de San Pedro, y lo que nos muestra la imagen era la jovencisima talla de Fernández Andes de vuelta por San Pedro una emocionante mañana de Viernes Santo.

Antonio Monte Lopez
Josefa Sanpere Moril

El Fontanal

Todavía hay algún abuelo que nos lee que recuerdan con emoción esa huerta conocida como la Huerta del Fontanal, la cual dio paso y vida a uno de los barrios mas entrañables de Sevilla conocido con igual nombre, el Barrio del Fontanal...


Este barrio nació al abrigo de un hermosísimo Convento Trinitario, hoy Basílica y Santuario de Maria Auxiliadora...


Toda esta zona fue sometida una profunda reurbanización a mediados de los 60 donde la orden Salesiana rehabilitó y reconstruyó gran parte de sus edificios, todos ellos adosados al Convento.
A su vez un gran eje industrial cruza todo este sector, el que conformara la Carretera Carmona, allí encontrábamos la fabrica de vidrios, la fabrica de sedas, la fabrica de sombreros, y otras tantas industrias hoy por desgracia desaparecidas...


Es una verdadera lastima que no luchemos por los pocos iconos que nos quedan de aquellos hermosos años, como por ejemplo la Fabrica de Vidrios de la Trinidad, y que con ello conservemos una importantísima parte de la memoria de esta ciudad.

Lucas Mejisas Lucer
Molina Grocha Lopez

La huella de un Convento

Continuamente te vas encontrando con fotografías que son por desgracia el ultimo resquicio gráfico de cualquiera de los monumentos, templos o edificios que han sido derribados en la ciudad, como por ejemplo la siguiente imagen...


¿Que es lo que vemos?, pues bien, estamos en plena Plaza Nueva, en el corazón de Sevilla vemos como se empieza a encofrar lo que seria la primera planta del edificio de Telefónica, pero lo que de verdad nos importa es el edificio que vemos aledaño a las obras...


Amig@s lo que les enmarco en azul es nada mas ni nada menos lo único que quedaba y queda en pie del desaparecido Convento Casa Grande de San Francisco, el Convento mas grande y rico que tuviera la ciudad....


En concreto, esa parte que vemos en la fotografía es la parte que contiene la Capilla de San Onofre, parte del ala derecha de las naves del convento...


Como decimos, es la parte estructural mas importante que queda en pie del desaparecido Convento, pues como todos sabemos, el mismo fue derribado para dotar a la ciudad de nuevos ensanches y plazas.
Si alguna vez tienen la oportunidad de pasear por la Plaza Nueva, colóquense en el centro de la misma, miren todo el espacio que les rodea e imaginen que están dentro del mismísimo Convento, solo así se harán una idea certera de las dimensiones monumentales del templo...


Por lo que aseguramos que la Capilla de San Onofre no era ni una décima parte del conjunto arquitectónico. Esta Capilla, que es una de las grandes desconocidas de Sevilla, guarda en su interior algunos de los tesoros mas importantes de la ciudad, obras de Martines Montañés, Roldan o Simón de Pineda y podemos pensar que es normal que pase tan desapercibida sino vemos ningún reflejo en su fachada de lo que hay en su interior.
Al derribo del Convento, surgió el debido proyecto de reurbanización del entorno, proyecto en el cual se incluía una nueva fachada para la única capilla que se había conservado, la de San Onofre. Para el proyecto de la fachada, el ayuntamiento se ve obligado a organizar un concurso donde se presentan tres proyectos...


Casualidades de la vida, ese ayuntamiento que estaba conformado por concejales y consejeros republicanos, crearon un tortuoso debate el cual llevo a que por desgracia no se realizara ninguno de los tres proyectos y si una fachada continua que se prolongaba con edificio de vecinos, la cual hacia pasar desapercibida por completo la existencia de una capilla en plena Plaza Nueva, tal y como sigue ocurriendo hoy en día...


Espero que con esta entrada se haya contribuido algo desde este humilde blog para que con ello se difunda un poquito mas la existencia de este pequeño pedazo del pasado del que fuera el Convento mas grande y hermoso que tuviera Sevilla.

Jesus Lomar Prin
Eduardo Loren Matiné

La Macarena por las murallas

De siempre hemos estado acostumbrados a la típica estampa del procesionar macareno bajo su arco en busca de esa Resolana hoy en día desaparecida, pero son poco aquellos que recuerden haber visto, gráficamente hablando claro esta, a la Macarena realizando su estación de penitencia intramuros, llevando su gracia junto a las murallas...


¡Que estampa amig@s!, ante nosotros la Macarena con ese hermoso primer palio que le diseñara Rodríguez Ojeda y que hoy en día conserva la hermandad de la Estrella...


Detalles como los corbatines en TODOS los varales, los señores tocados con ese elegante sombrero de la ala ancha y esa muralla junto al palio, pero claro, ¿donde esta tomada la imagen?...


Pues bien, si comparamos estas dos imágenes, verán que en la de la izquierda aparece la vieja Calle Andueza y al fondo ven la el edificio hoy en día desaparecido y que se repite en ambas imágenes, de lo que se deduce que el lienzo de muralla que vemos en la foto principal, es el que proseguía a partir de la Puerta de la Macarena hacia la izquierda o Resolana...


Todo esto puede ser algo complejo de entender pues la comparativa que nos dará la concreción certera del encuadre exacto donde fuera tomada la fotografía es la siguiente...


Una pena que perdiéramos esa estampa para siempre, encierra sin duda una belleza y romanticismo propios de una Sevilla ya desaparecida,  pues hasta los 80 la posibilidad de perder el resto de muralla que aun nos quedaba en pie era muy real.

Jose Luis Morales
 

La imagen que vale mas que mil palabras

Que cierto es aquello de que una imagen vale mas que mil palabras cuando ante nuestros ojos se nos presentan fotografías como esta...


En ella vemos lo que ya no está y lo que aun no estaba, no se preocupen, a continuación les explicare lo que quiero decir con este pequeño trabalenguas.
Esta imagen nos muestra parte de aquellos "tapones de Sevilla", que tanto molestaban a algunos, y como era antes de esa gran transformación del 29. Pero no perdamos ni un minuto mas y empecemos a despiezar esta interesante imagen, guiando nuestra vista a la parte izquierda de la fotografía...


Lo primero que vemos es la antigua Aduana y sus grandes naves de arcadas medievales, recordemos que ese perímetro fue derribado para posteriormente levantar en su solar el actual edificio de Hacienda, un verdadero atentado contra el patrimonio yo diría que mundial.
Mas abajo tenemos otra imagen insólita...


Esa amplia manzana que vemos junto al Cuartel fue derribada por completo, dando lugar al esperpentico edificio de Moneo en el 92, ensanchadondose y abriéndose la Calle Almirante Lobo y levantándose el Hotel Cristina a finales del 29, vamos lo que se dice "un me lo llevo to pa lante".
Casi en la parte central de la imagen tenemos lo que yo llamaría la guinda del pastel...


Es el desaparecido Convento de Santo Tomas y la hermosa plaza que lo rodeaba, conocida con el mismo nombre, la de Santo Tomas. Este derribo fue muy doloroso para la ciudad, y era conocido como uno de los tapones de la Avenida, la cual se quería ensanchar hasta la Puerta de Jerez.
Y si fijamos la mirada en esa misma zona, La Puerta de Jerez, descubrimos el ultimo de los tapones derribados...


Como ven, ni rastro de la Fuente de los Meones, y vemos ese extraño callejero que se formaba junto al Palacio de Yanduri. Ese último derribo libró de la tan temida congestión a la Avenida y creando con ello un nuevo eje de conexión que conectaría esta parte de la ciudad con los Remedios, bueno, antes habría que construir el Puente de San Telmo...


Puente del cual no vemos ni los cimientos, por no decir que ni rastro aún de lo que seria Los Remedios, ya que todo este nuevo núcleo residencial no llegaría hasta finales de los años 40.
En menos de los que dura un siglo, 100 años, todo este núcleo de la ciudad fue reurbanizado, con sus aciertos y sus desastres, con sus pros y sus contras, pero que duda cabe que en la balanza del valor histórico siempre se puede decir que hubo un pasado mejor...


Lourdes Mercibar Castaño
Abc Sevilla

Y el regionalismo llegó a Triana

El llamado "regionalismo andaluz" ha sido siempre el tema de discusión entre mi hermano y yo a la hora de evaluar el daño sufrido en el patrimonio arquitectónico de la ciudad, y ustedes se preguntaran porque. Yo he sido mas partidario y defensor de esta tendencia en la ciudad, en cambio mi hermano Francisco ha sido mas critico, ya que el opina que con el regionalismo se derribaron multitud de palacios del XVIII y alguna que otra joya de finales del XIX, razón no le falta pero me gusta escucharlo.

A su favor rescatamos unos de los desastres mas incompresibles cometidos por la llegada de esta tendencia en nuestra ciudad, concretamente en el señero barrio de Triana...


Estamos a finales del XIX, y el fotógrafo capta con su cámara el trasiego del barrio Trianero, concretamente la imagen nos muestra la Plaza del Altozano esquina con San Jorge. Pero lo que llama poderosamente la atención es el edificio que ocupa la parte central de la imagen ya que junto a el se adosa la Torre del Reloj y la Capilla del Carmen...


Si amigos si, la Capilla del Carmen, por que para el que no lo sepa, antaño la Capilla se levantaba en un emplazamiento muy distinto al actual, sino miren...


Nacía el siglo XX y un señor llamado Anibal Gonzales acaba de recibir su titulo de arquitecto, la ciudad se encontraba sumida en un profundo cambio urbanístico, ensanches y la Exposición del 29 eran las principales razones de esta gran revolución y al frente de todo ello como jefe de obras este señor, uno de los principales artífices del Regionalismo Andaluz.
Triana entro en el punto de mira de esta revolución, y ya venían por su arteria principal un ensanche que se estaba llevando por delante aquellos hermoso soportales con lo que los días de este viejo reloj y la señera capilla estaban mas que contados...


Se derriba toda esa esquina, se acomete un nuevo relleno y nivelado de todo el Altozano y por ultimo se realizan nuevos accesos a la Plaza de Abastos...


Nos plantamos en 1925 y Anibal González erige la nueva capilla pero esta vez en un emplazamiento totalmente diferente, cimentado la misma en parte del tablero del Puente de Triana...


¿Alguien le encuentra sentido a todo este derribo?, por que yo no, y menos viendo el resultado actual, donde nos encontramos el viejo solar ocupado por tres naranjos y bombo de basura, por lo que si Francisco, si, el regionalismo también hizo de las suyas en esta bendita ciudad.

Fco. José Román Martínez
Asociación vecinos de Triana

Cuando las cosas no se hacen bien

Tenemos por costumbre estigmatizar y encasillar a las instituciones de nuestra ciudad según tratan el patrimonio, y no se por que se generaliza la opinión de que las Hermandades son las abanderadas en lo que a conservación del patrimonio arquitectónico se refiere pero sintiéndolo mucho, no estoy para nada de acuerdo, y en muchos casos puedo sostener mi opinión, como la mala restauración llevada a cabo en la iglesia del Valle por la Hermandad de los Gitanos o la que se realizó en la Iglesia de San Vicente.
Pero la que se lleva la palma es un de las capillas  con mas solera en la ciudad, la Capilla del Rosario...


Y se estarán preguntado, ¿que para que les enseño esta fotografía de la Hermandad de las Aguas? si de lo que estamos hablando es de la Capilla del Rosario, ¿verdad?, pues miren la siguiente ampliación...


Eso que ven es la parte superior de dicha capilla, La del Rosario de la Calle Dos de Mayo, y lo que nos cuenta la fotografía es la salida procesional de la Hermandad de las Aguas desde dicha Capilla...


Bien, hagamos un descanso en esta historia para conocer como se llegó a este momento, recordemos que la Hermandad venia de Triana, de la Iglesia de San Jacinto, de donde salieron escopeteados como todas las que entraron allí, ya sabemos como va la historia de los dominicos de San Jacinto. Pues bien, de allí empezaron un largo periplo de iglesia en iglesia, pasando por los Terceros, San Bartolome y acabando en la Capilla del Rosario. Fue entonces cuando se fusionaron con la hermandad de Gloria del Rosario y empezaron hacer con la capilla lo que les salio del pairo...


Como ven en las fotografías, la puerta de salida estaba antes en el lateral de la capilla, y como era de rigor, el altar de la Virgen del Rosario quedaba como altar mayor, pues bien, llegó la Junta de hermandad de turno y se puso a cambiar las cosas de lugar, la puerta al lado contrario, un campanario penoso donde estaba la antigua puerta y un largo etc, de atrocidades en una capilla del 1800.
Lo que se hizo con esta capilla y con el entorno fue un autentico atentado al patrimonio de la ciudad, y ahora para mas inri, la hermandad ha solicitado la ampliación de la capilla hacia al pequeño patio que hay frente a la puerta de salida, a lo que ha contestado patrimonio que todo el conjunto esta protegido y que no se puede, manda narices o no manda narices la cosa, y es que esta ciudad no hay por donde cogerla.

Manuel Jesus Cordero Lopez
Maria Loreto Martin

El antes y el después de Imagen

Intentando complacer a un gran amigo y seguidor del blog, hoy dedicaremos esta entrada la comparativa del antes y el después de la Calle Imagen, donde vivió y trabajo durante 36 años en una de las hermosas casas que por desgracia fue derribada en ese polémico ensanche de los 60...


Recordemos que ese ensanche pretendía crear una arteria desde la Campana hasta la Puerta Osario. Para que nos hagamos una idea de como era el caminar por esa vieja Imagen, vayan ustedes hasta la Heladería Raya y caminen hasta Santa Catalina, esa estrechez que hay justo entre la Posada del Lucero y los antiguos Juzgados era exacta a la que antaño recorría toda la Calle Imagen...


Claro esta que no hacemos una critica directa al ensanche en si, sino a los mamotretos que se levantaron tras los derribos y a esa perdida entrañable de aquellos comercios y casas que poblaban toda la calle...


Pensemos que aquí comenzó el enriquecimiento de los amigos del ladrillo y la especulación, ojo, ya venían desde la Plaza de la Gavidia echando abajo todo lo que oliera a Palacio o siglo XVIII y XIX...


No caemos en la cuenta de que todavía quedan sevillanos de aquella década que se lamentan hoy y antes de que esta Sevilla tan rancia para algunas cosas y tan modernas para otras, no supiera o quisiera defender lo que a tanto nos trendrian que haber dejado en herencia...


Don Antonio García Guerrero,
vecino por siempre de la vieja Imagen.