miércoles, 16 de enero de 2013

Cuando Sevilla enterró a su hermana

Se que este blog puede dar una sensación de critica continua hacia nosotros mismos, Sevilla y los sevillanos, por todo lo que hemos hecho con nuestro patrimonio siglo tras siglo, pero es que pocas veces suelo encontrar la parte meritoria hacia el cuidado de nuestra ciudad, hoy os lo aseguro que tampoco la he encontrado.

La fotografía que hoy veremos tristemente nos sigue guiando por el camino de la critica y es que hubo un tiempo en que el Guadalquivir veía dos torres...


Hace poco mas de 30 años, el paseo por la ribera del Guadalquivir era muy diferente al actual, era un paseo en el que cuando llegabas a la altura de la Torre del Oro, girabas la cabeza y te encontrabas de bruces con su hermana pequeña, la Torre de la Plata.
Antaño frente a la Torre encontrábamos un grupo de naves que fueron antiguamente lugar de almacén de las empresas de puerto, naves que siendo de mayor o menor valor artístico, si nos dejaban contemplar una de las torres mas desconocidas de Sevilla y creaba un encanto inmejorable dando su mirada a su hermana mayor, la Torre del Oro. Llegaron los años 80 y entonces nos entraron las prisas por hacernos los "moernos", fue entonces cuando una empresa aseguradora compro esas naves para realizar en su solar su nueva sede...


Efectivamente, esa empresa era Prevención Española, quien contrato al afamado arquitecto Moneo para que diseñara ese mamotreto, si ustedes buscan en google cualquier casco histórico de cualquier ciudad, verán que junto al edificio de mayor antigüedad y valor artístico de la ciudad hay plantado un edificio mamotretico de Moneo, triste pero es así y en esto Sevilla no iba a ser menos...


En el caso de nuestra ciudad el "crimen" fue doble, ya que ademas de enterrar en paredes la Torre de La Plata y borrarla de la vista de la Torre del Oro, también sepultamos entre las paredes del edificio de Moneo uno de los lienzos mas valiosos de la desaparecida muralla de Sevilla, solo visible en estos momentos si te dejan acceder al edificio para verla.
¿No se podía haber realizado un proyecto que no borrara de la vista la Torre de la Plata, ademas de dejar al exterior ese lienzo de muralla para disfrute de todo el que paseara por la calle?, hubiera sido algo perfecto.

Jose Luis Morilla Lucio

8 comentarios:

Francisco José Granado Humanes dijo...

Enhorabuena por la entrada. Como siempre se dice... "no te acostarás sin saber algo nuevo". Un abrazo
http://franciscogranadopatero35.blogspot.com.es/

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Tantas veces he pasado por el paseo del Guadalquivir, que nunca llegué a pensar que la Torre de Oro tuviera una gemela, y esta acabara tan mal con ese demoledor edificio sin estilo alguno.
Un abrazo.

Angerona dijo...

Moneo es en edificios lo que Calatrava a puentes. Lo más de lo más en lo moderno y progre.

La Torre de la Plata, es la gran desconocida tanto para forasteros como para autóctonos, pues sin ánimo de exagerar,una buena parte de sevillanos serían incapaces de localizarla sobre un mapa de Sevilla.

Figuereo dijo...

He tenido la suerte de visitar la Torre de la Plata en su interior, cuando eran unas dependencias olímpicas o algo por el estilo. La mejor forma de verla hoy es desde la calle Temprado y el solar adjunto de la calle Santander.

Cornelio dijo...

Mucho quisieron hacer por "recuperar" la Casa de la Moneda, y luego las auténticas joyas las dejaron escondidas-

Manuel dijo...

Sevilla ha tenido la desgracia de no tener jamás un alcalde en condiciones, de ahí el estado lamentable de la ciudad, con nuevos edificios grotescos que nos han privado de nuestro pasado. Los sevillanos, en parte, también tenemos nuestra culpa, sentando en el sillón de la plaza de San Francisco a gobernantes tan ineficaces.
Un saludo.

mari carmen garcia franconetti dijo...

Hola a todos. Estimo que sólo hay una cosa peor que esto:-Los que lo permiten o callan ante estas agresiones tan espantosas-.

Como no es nuestro caso, y tú haces todos los esfuerzos encomiables y que muchos te valoramos te digo desde el fondo de mi alma:
Olé la mare que te parió y que sigas tan decidido, valiente y sensible, por el resto de tus días. Cuenta con mi apoyo y ánimos.

¡¡¡¡ENHORABUENÍSIMAAAAAA!!!!

Francisco Espada dijo...

La crítica es constructiva hacia el futuro. Ya que lo pasado es imposible de rescatar, al menos que tomemos conciencia de cómo proceder en adelante.
Saludos