domingo, 10 de marzo de 2013

Triana

Triana, marinera, cofrade y rociera, ese es Triana y es que pasan los siglos pero no las tradiciones de un barrio que antes fue pueblo...


¿Que estampa señoras y señores!, por San Jacinto baja la Hermandad en busca de esa arteria llamada Castilla la cual la despedirá camino de Almonte.
Como ya hemos comentado, estamos en la Calle San Jacinto, esquina con Rodrigo de Triana y vemos una calle que nos suena a cuentos y leyendas, con adoquines y vías del tranvía por no hablar de esos soportales que aun se mantienen en pie y que se van perdiendo hasta la inmensidad de San Jacinto.
Pero tristemente, si nos trasladamos hasta el presente, vemos que todo eso ha desaparecido con la llegada del alquitrán y los ensanches, todos menos una cosa, ¿saben de que les hablo?...


Efectivamente, si nos fijamos en la esquina con Rodrigo de Triana, vemos que esa es la una casa muy peculiar, tan peculiar que nos sigue sonando hoy en día...


Y es que ha sido la única, si amig@s la única, que se ha mantenido en pie hasta nuestros días. Ya lo hemos comentado varias veces, que no solo el centro de la ciudad focalizaba la admiración de la piqueta, pues Triana fué sometida cruelmente a ella durante décadas pues de esa vieja Triana nos queda tan solo un tercio de lo que era...


Siempre estamos a tiempo de echar el freno y saber conservar no para nosotros, sino para los que vendrán después, que también tienen derecho a conocer algo de lo que fue esa Triana que de seguir así tan solo contara en los libros por que de ella nada quedará.

Miguel Murube Lorente

3 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

¡Qué de requebuenos recuerdos vividos en mi infancia, juventud...y lo que sigue, claro!

Mira, Triana es tan entrañable como especial. Ciertamente. Mantiene sus tradiciones, las quiere, las defiende, las protege, las promociona, las mima...y mientras el trianero/a se mantenga fieles a esos nobles y arraigados sentimientos te resumo: Triana será eterna y Sevilla no se concibe sin ella.
Así que al contar con personas como tú, nuestras raíces y costumbres están salvadas.

Yo te respaldaré en todas las denuncias que hagas sobre las atrocidades de la piqueta y de las falta de sensibilidad y protección de los munícipes irresponsables y nefastos que hemos tenido, tenemos y podamos tener.

He dicho.

Gracias a tí siempre.

Un abrazo.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Como siempre una delicia pasar por tu Espacio y recordar lo que fue, denunciando lo que es ahora.
Abrazos.

Ramon Galindez dijo...

Mágnifico el articulo.

Enhorabuena