La vieja Calle Alhóndiga

Los derribos como todos sabemos son una constante en nuestra ciudad, están los derribo que nos trajeron los Franceses , o aquella República llamada la Gloriosa, los de los ensanches de los años 20, también los que trajo el franquismo tardío en los 60 y los 70 por no hablar de los cometidos desde los 90 hasta el día de hoy.
En este caso vamos a tratar un terrible derribo cometido en los años 20 del siglo pasado en pos de ese dichoso ensanche que debía elevarnos al erróneo nivel de ciudad europea de la época, digo lo de erróneo por que Sevilla ya era única y tal cual debió haberse quedado, ese derribo fue el de la Calle Alhóndiga...


Bonita imagen ¿verdad?, estamos viendo el Cristo de la Fundación de la Hermandad de los Negritos que acaba de dar la vuelta por la Plaza de la Paja o Ponce de León y que acaba de salir de la estrechez de la Calle Alhóndiga en busca de la Calle Imagen, pero claro me dirán ustedes, ¿esa es la Calle Alhóndiga?, ojo si se fijan a la derecha tenemos el edificio del antiguo Juzgado, y de fondo asoma una torre inconfundible...


Efectivamente es la torre de la Iglesia de Santa Catalina, tapada por completo por las viejas casas que comprendían el principio de la Calle Alhóndiga...


Casas que fueron derribadas para prolongar el ensanche que se quería hacer con la idea de unir la Encarnación con la Ronda, observen la siguiente superposición que les ayudara mejor a entender todo esto que les estoy explicando...


En ese derribo se perdieron edificios de una valor arquitectónico incalculable, como por ejemplo "La Casa de la Alhóndiga", donde podíamos encontrar restos de arquitectura nazarí de un calidad e importancia enorme. Al producirse dicho derribo, la fachada frontal de la Iglesia de Santa Catalina quedo por completo al descubierto siendo entonces cubierta con la puerta que procedía de la antigua Iglesia de Santa Lucia.
Como testimonio de la antigua morfología de esta calle nos queda aun la estrechez que va desde la Iglesia de Santa Catalina hasta la esquina con Gerona, tramo de calle que aun sigue rotulada como Calle Alhóndiga...


Maria López Canilla
ABC

5 comentarios:

mari carmen garcia franconetti dijo...

Gente como tú, comprometida, ética y constante para defender y denunciar tantas atrocidades cometidas con nuestra querida Sevilla nos hacen mucha falta. Que se "mojen" diciendo claramente lo sucedido...para ver si los políticos de turno alguna vez están a la altura de la ciudad que gobiernan. Desde luego, nosotros desde nuestra memoria nos ocuparemos que su falta de ética y sensiblilidad sea recordada por los que vivimos aquellos abusos impresentables y conocidos por los más jóvenes.
Una vez más, todo mi apoyo y admiración para tu inmensa y rigurosa labor.

¡Gracias!

Jose Luis dijo...

Esas casas no tenian un gran valor arquitectónico, por lo que creo apreciar en la foto. Me gusta más ahora, que podemos apreciar la fachada de Santa Catalina, y además, la funcionalidad de esa nueva anchura. Enhorabuena por la entrada y por el blog. Un saludo.

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Esa obsesión de ser una Ciudad europea...porque no serían las Ciudades Europeas como Sevilla...Bueno, nunca podrían estar a esa altura.
Abrazos.

maniguetero del volante dijo...

Cuanto sevillano acomplejado haciendo qe Sevilla este siempre mirandose en el espejo de otras ciudades más "modernas", sin darse cuenta de que Sevilla es el mejor espejo donde se tendrían que mirar las demás ciudades.

Anónimo dijo...

Un triste derribo más, en este caso en una calle cuyo nombre ya enlaza directamente con parte de la historia de la ciudad. Curioso el destino de la portada de la denostada Sta. Lucía hacia la olvidada Sta. Catalina.