Y el regionalismo llegó a Triana

El llamado "regionalismo andaluz" ha sido siempre el tema de discusión entre mi hermano y yo a la hora de evaluar el daño sufrido en el patrimonio arquitectónico de la ciudad, y ustedes se preguntaran porque. Yo he sido mas partidario y defensor de esta tendencia en la ciudad, en cambio mi hermano Francisco ha sido mas critico, ya que el opina que con el regionalismo se derribaron multitud de palacios del XVIII y alguna que otra joya de finales del XIX, razón no le falta pero me gusta escucharlo.

A su favor rescatamos unos de los desastres mas incompresibles cometidos por la llegada de esta tendencia en nuestra ciudad, concretamente en el señero barrio de Triana...


Estamos a finales del XIX, y el fotógrafo capta con su cámara el trasiego del barrio Trianero, concretamente la imagen nos muestra la Plaza del Altozano esquina con San Jorge. Pero lo que llama poderosamente la atención es el edificio que ocupa la parte central de la imagen ya que junto a el se adosa la Torre del Reloj y la Capilla del Carmen...


Si amigos si, la Capilla del Carmen, por que para el que no lo sepa, antaño la Capilla se levantaba en un emplazamiento muy distinto al actual, sino miren...


Nacía el siglo XX y un señor llamado Anibal Gonzales acaba de recibir su titulo de arquitecto, la ciudad se encontraba sumida en un profundo cambio urbanístico, ensanches y la Exposición del 29 eran las principales razones de esta gran revolución y al frente de todo ello como jefe de obras este señor, uno de los principales artífices del Regionalismo Andaluz.
Triana entro en el punto de mira de esta revolución, y ya venían por su arteria principal un ensanche que se estaba llevando por delante aquellos hermoso soportales con lo que los días de este viejo reloj y la señera capilla estaban mas que contados...


Se derriba toda esa esquina, se acomete un nuevo relleno y nivelado de todo el Altozano y por ultimo se realizan nuevos accesos a la Plaza de Abastos...


Nos plantamos en 1925 y Anibal González erige la nueva capilla pero esta vez en un emplazamiento totalmente diferente, cimentado la misma en parte del tablero del Puente de Triana...


¿Alguien le encuentra sentido a todo este derribo?, por que yo no, y menos viendo el resultado actual, donde nos encontramos el viejo solar ocupado por tres naranjos y bombo de basura, por lo que si Francisco, si, el regionalismo también hizo de las suyas en esta bendita ciudad.

Fco. José Román Martínez
Asociación vecinos de Triana