Los Caños y la Puerta de Carmona

Que hay que decir que no hayamos dicho ya sobre estos dos elementos tan importantes como fueron los Caños y la Puerta de Carmona, yo creo que poco, pero si podemos seguir ampliando nuestra imaginación con nuevas e interesante imágenes que son el único testigo gráfico que nos quedan de estos dos elementos arquitectónicos tan importantes.
Gracias a un negativo en cristal, se pudo sacar una hermosa postal, la cual nos servirá para satisfacer nuestra curiosidad sobre el pasado de estos dos hermosos monumentos...


A primera vista es difícil distinguir o adivinar lo que estamos viendo y es que ya nada queda de lo que refleja la imagen pero a poco que ojeemos algunos grabados y pinturas vamos sacando conclusiones. Yo os muestro las que logre distinguir...


Emocionante ¿verdad?, daros cuenta que esta imagen es fiel retrato de lo que allí hubo pues no es ni pintura ni grabado, sino un negativo sacado en cristal por lo que adivinamos perfectamente las proporciones de la calle, el tamaño de la ultima hilera de los caños o parte de la antigua fachada del convento.
Si lo comparamos con una pintura, vemos que las diferencias son mínimas en detalles, pero si enormes en proporciones y topografía...


En este grabado el Convento de San Agustín parece hallarse en lo alto de un cerro, o vemos como el Tagarete, que pasa bajo los caños, parece mas un rio que un arroyo. Para que lo comparen mejor, juntaremos las dos imágenes...


Aunque como si hemos dicho, los detalles en el grabado si son exactos, sino comparen lo que a continuación les muestro...


Una verdadera lastima que ya no quede nada de aquello, ojo que perfectamente podríamos estar disfrutando ahora de ello pero los equívocos y alucinaciones de nuestros gobernantes en la I República dieron al traste con todo este maravilloso patrimonio hoy solo recordado y añorado por algunos melancólicos de nuestra Sevilla...


Julio Valero Del Pando
Miguel Garrido Dalp

Convento de Santa Maria de las Dueñas

Explicarles la historia de este Convento se me antoja imposible, mas que nada por que no se darles un motivo por el cual hoy por hoy la ciudad ya no lo tenga entre una de sus maravillas, tan solo decir que su derribo fue calificado como "Borrón indeleble de la historia de las bella artes con mengua del nombre español", considerando la inmensa riqueza artística que se encontraban dentro de sus muros...


Pero antes de nada, como solemos hacer con los edificios que ya no existen, vamos a localizarlo en el plano de nuestro conocimiento sevillano...


Como vemos en la imagen, se encontraba en el entorno de la calle Dueñas con Gerona, aunque anteriormente el Convento se extendía también por la calle San Felipe y la Calle Feijoo, perdiendo toda esa zona tras la destruccion sufrida con el ataque de los franceses a nuestra ciudad, aun así siguió poseyendo hasta el ultimo de sus días todo su compás y gran parte de los edificios anexos que sirvieran como dependencias para las monjas...


Esos edificios y viviendas propios del Convento fueron expropiados poco a poco con la desamortización, volviendo a ser reutilizados como viviendas vecinales...


Como ya hemos comentado, el Convento poseía un inventario de pinturas, alteres, herrajes, artesonados y un larguísimo etcétera de una calidad inigualable en cualquier otra iglesia o convento de la ciudad, siendo hoy en día totalmente incomprensible e imposible adivinar donde fueron a parar en su inmensa mayoría, pues lo acelerado de su derribo hizo que el expolio del mismo fuera brutal, siendo muchas de esas piezas sacadas del Convento en mulas en plena oscuridad de la noche y sin un registro de trabajadores que llevara un mínimo control de lo que de allí se iba extrayendo. Prueba de tal riqueza la da este altar...


Era un retablo dedicado a San Francisco, de lo poquito que se salvó del expolio ya que fue trasladado a Santa Marina, pero tristemente desapareció bajo las llamas en los lamentables sucesos del 36.
Lo mas triste del derribo de este convento fue el motivo, "un desconchon", si amigos, un triste desconchon en un tapia del Convento que por mal del demonio colindaba con la casa de un aferrado Republicano Concejal del Ayuntamiento que en aquel entonces gobernaba la ciudad....


Pues bien, después de varilos litigios a causa del arreglo de dicho chapú, no se le ocurrió otra a este señor que aprovechar su poder en el Ayuntamiento y los ideales republicanos que en aquel entonces nos gobernaban para con ello llevar a cabo el derribo de tan insigne edificio, de tal modo que si fue aprobado en pleno su derribo un viernes, el mismo lunes se comenzó con el el mismo...


Lamentablemente, a finales de 1870 el Convento había pasado a mejor vida, desde luego mejor que la que le dimos nosotros.

Marisa Valle Torina
Indalo Martín Villa

Calle Betis

Seguimos nuestro paseo por Triana y no nos vamos muy lejos de San Jacinto, compraremos un cartuchito de pescaito frito en el Kiosco Las Flores y nos vamos a sentar en el viejo malecón trianero de la Calle Betis, allí vamos a dejar volar nuestra imaginación para trasladarnos en el tiempo y conocer un poco mas de esa Betis desaparecida...


Una de las joyas de Triana es la Casa de las Columnas, que para mas inri tiene el arte de dar a dos calles, Pureza y Betis, pero como hemos dicho, vamos a conocer lo que ya no existe y es exactamente lo que vemos en la fotografía anterior, la casa que colindaba a la de las Columnas...


Esa casa hacia esquina en la Calle Duarte con Betis, y hablamos en pasado por que aunque su estructura fue conservada, su fachada fue destruida por completa...


Aquí si que seria interesante poder entrevistarnos con el señor encargado de patrimonio en aquella época y preguntarle que sentido tenia el conservar la estructura si la fachada que era lo mas significativo iba a ser destruida por completa...


Y es que observen la jugada por que la cosa tiene narices, en el proyecto de restauración se han eliminado todas las cornisas y apliques, se han eliminado los balcones cerrados que son verdaderas obras de arte y se han cogido los balcones originales de la fachada que daba a la Calle Duarte y se han colocado en la calle Betis para suplir la falta de los que eran cerrados, increíble, y para rematar el proyecto, dejamos la fachada de la Calle Duarte con estos balcones de mecano...


Todo ello rematado con un deplorable monocapa rugoso de color blanco, si esto no es una atentado al patrimonio que venga Dios y lo vea.

Marco Loreto Levia

Triana

Triana, marinera, cofrade y rociera, ese es Triana y es que pasan los siglos pero no las tradiciones de un barrio que antes fue pueblo...


¿Que estampa señoras y señores!, por San Jacinto baja la Hermandad en busca de esa arteria llamada Castilla la cual la despedirá camino de Almonte.
Como ya hemos comentado, estamos en la Calle San Jacinto, esquina con Rodrigo de Triana y vemos una calle que nos suena a cuentos y leyendas, con adoquines y vías del tranvía por no hablar de esos soportales que aun se mantienen en pie y que se van perdiendo hasta la inmensidad de San Jacinto.
Pero tristemente, si nos trasladamos hasta el presente, vemos que todo eso ha desaparecido con la llegada del alquitrán y los ensanches, todos menos una cosa, ¿saben de que les hablo?...


Efectivamente, si nos fijamos en la esquina con Rodrigo de Triana, vemos que esa es la una casa muy peculiar, tan peculiar que nos sigue sonando hoy en día...


Y es que ha sido la única, si amig@s la única, que se ha mantenido en pie hasta nuestros días. Ya lo hemos comentado varias veces, que no solo el centro de la ciudad focalizaba la admiración de la piqueta, pues Triana fué sometida cruelmente a ella durante décadas pues de esa vieja Triana nos queda tan solo un tercio de lo que era...


Siempre estamos a tiempo de echar el freno y saber conservar no para nosotros, sino para los que vendrán después, que también tienen derecho a conocer algo de lo que fue esa Triana que de seguir así tan solo contara en los libros por que de ella nada quedará.

Miguel Murube Lorente

Erase una vez

Erase una vez que se era había una pequeña villa romana donde el tiempo y los siglos hicieron de ella escombros sepultados esperando otro destino. De ella nació un convento, El de la Encarnación de que tampoco quedara ni rastro. De nuevo, sobre todo ello nació el Mercado, el de la Encarnación, donde los placeros hicieron del el es mas recoleto y bello de la ciudad...


Que tiempos aquellos, esa era otra Sevilla, otro centro donde había mas vida, una vida especial, la de aquellas personas que crecían y vivían en el mismo centro de la ciudad.
Recordemos que la imagen que vemos del mercado fue la de su segunda etapa de vida, pues el mercado ocupaba antaño toda la plaza llegando frente a la mismísima desembocadura de Puente y Pellón.
Pero claro, después llego el cierre del mercado por el mal estado del mismo, ¿arreglarlo? pues no, los dueños de El Corte Ingles habían realizado una gran inversión en la ciudad y una de las condiciones era que el solar del mercado fuera utilizado como aparcamientos para los clientes de este centro comercial, pero ni por esas. El solar fue ocupado como cocheras de Tussan y luego llegó lo que llamaríamos como Las Setas...


¿un proyecto increíble?, si, ¿el lugar indicado?, pues no, y si hablamos de lo que ha costado pues apaga y vamonos, ojo todo esto de manos de un Ayuntamiento socialista cosa que manda narices si pensamos en los principios de este socialismo hoy en día puesto tan en boca...


El caso es que siempre pierden los mismo, Sevilla y los sevillanos.

Elena Martinez Anaya

Las misiones

Allá por el 1965 ocurrió un echo en la ciudad de Sevilla tan hermoso, entrañable e inimaginable como fuere el de las misiones, ¿y se preguntaran que, en que consistían?, pues fue el gesto de que las hermandades llevaran sus titulares hasta el extrarradio de la ciudad, a los barrios mas necesitados de fe y esperanza dándonos ilusiones y motivos por los que seguir adelante, que falta nos hacia en aquellos años. Una prueba de ello es la siguiente imagen...


Impresionante, ¿no creen?, estamos en pleno centro de corazón de Nervión concretamente en el Hospital de San Juan de Dios y frente a sus ventanas tenemos a los titulares de la Hermandad del Gran Poder. Hasta allí fueron en busca de los impedidos y necesitados, aquellos niños que incrédulos miraban por las ventanas viendo ante ellos al mismísimo Señor de Sevilla.
De esta fotografía extraemos ademas dos detalles interesantisimos...


El primero es el Estadio del Ramón Sánchez Pizjuan, aun en su primera fase de construcción, y el segundo es esa hermosa casa regionalista, que por desgracia fue derribada hace unos tres años para construir un horrendo edificio de oficinas, que paradojas de la crisis no ha sido construido aun y por lo tanto nos alumbra en su lugar un hermoso solar...


Increíble como estamos destrozando barrios como el de Nervion o el Porvenir derribando esos edificios del regionalismo Sevillano que dieron carácter y belleza a un extrarradio hoy en día en total desprecio y abandono...


Y como ultima reflexión quiero aprovechar este tema para dejar un pregunta en el aire: ¿no hubiera sido mas digno, caritativo, humano y cristiano haber vuelto a realizar este año de crisis y necesidades unas misiones como las del 65, que la mamarrachada de Vía Crucis que pretendió nuestro estimado Arzobispo?. Sin pasos, sin vayas ni alardes, que las imágenes vayan a los barrios, que el arzobispo se desplace a las parroquias, en fin, esperemos que hayan tomado nota para un futuro los que tenían que tomarla.

Enrique Miran Tovar

Hispano de Aviación

Cuando hablamos de Hispano de Aviación hablamos de mucho, pues situó a la ciudad que Sevilla
en un lugar de referente tecnológico para la aviación durante muchos años, pero antes de nada, ¿de que estamos hablando, que era Hispano de Aviación?...


Hispano de Aviación fué la primera factoría de aviones de combate de Sevilla, situada en la señera Calle de San Jacinto, en pleno corazón de Triana, y tenia por bandera el ser la primera factoría en España que había montado un avión a reacción con nombres tan singulares como el "Saeta" o el "Triana", ¡que arte mas grande!. Pero ojo, esa factoría se dedicaba antes de todo a otro oficio muy diferente...


Como vemos en la imagen, en primer lugar fué una fabrica de maderas, Maderas Miguel Palacios, el cual tuvo su producción en dicho edificio hasta principios de la Guerra Civil...


Ya en plena Guerra Civil, es Hispano Suiza la que se hace con el edificio y empieza a fabricar los primeros aviones de combate...


Pero la Factoría cae en manos de los sublevados, y la cosa se pone fea, ya me entienden, esto crea una guerra propia dentro de la mismísima ciudad...


Como vemos en la anterior imagen, los aviones eran transportados parcialmente desensamblados para posteriormente montarlos en las pistas de Tablada...


Observen con detalle la imagen, verán un "cartelito" en todo el centro de la Torre del Oro...


Demos aun gracias que lo colgaron ahí y no en lo alto de la Giralda, que de seguro ganas no les faltaron. De nuevo vemos en la imagen esos nostálgicos adoquines que un dia dieron ese carácter tan particular al pavimento sevillano...


Una vez acabada la Guerra, la fabrica es nacionalizada y pasa a denominarse Hispano de Aviación. Aun le quedarían unos 25 años por delante de vida antes de su cierre...


A principios de los 70 cesa su actividad y los trabajos son trasladados a la nueva factoría de CASA en Tablada, desapareciendo tristemente todo vestigio de su fachada de lo que un día fue...


En 2003, los vecinos de Triana colocaron en fachada un azulejo recordando brevemente la historia de intensa vida, y es que fueron muchos los trianeros que trabajaron en sus naves y que ofrecieron lo mejor de ellos mismos para crear un importante hito en la historia de la aviación española.
Hoy en día es triste ver el estado de su fachada y la poca proyección y utilización que ha ofrecido Triana y el Ayuntamiento sobre uno de los edificios mas importantes de la industria sevillana y es que no todo es Astilleros en Sevilla.

Lorenzo Lopez Escorial
 

El Muro de Torneo y algo mas...

Seguimos completando la memoria histórica de Torneo con una nueva entrada sobre su ya desaparecido Muro...


¡Que recuerdos verdad!, esa larga y estrecha Torneo, esos maravillos adoquines que provocaban un añejo traqueteo hoy tristemente desaparecido de nuestras calles.
Si nos fijamos en la imagen, ademas del entrañable motocarro, nos llama la atención de hasta donde llegaba el muro. Comparemos con la actualidad...


Como pueden comprobar, el muro se hallaba donde hoy tenemos la mediana de Torneo, es decir, que la antigua anchura de la calle era exactamente lo que hoy son los dos primeros carriles de la Avenida, por lo que la anchura ganada con el derribo del muro es cuantiosa.
Pero ademas del antiguo Muro, vemos otro detalle que nos llama la atención, lo tenemos en el lateral izquierdo de la imagen...


Lo que ustedes están viendo son los antiguos almacenes de suministros Rocalla, donde encontrábamos todo el material necesario de obras y las famosas Uralitas, para techar nuestros patios y corrales. El derribo de este almacén trajo el ensanche de la Calle Lumbreras con Torneo...


Que recuerdos tan maravillosos de un pasado que ya nos va quedando algo lejos, y es que Sevilla da para mucho.

Laura López Linares