La antesala de un mamotreto

Como se pueden imaginar la antesala de un mamotreto, es su solar, el cual será ocupado por un edificio de dudoso gusto y que por supuesto contribuye mas si cabe a la destrucción de conjunto histórico de la ciudad. Por supuesto este es el patrón a seguir de nuestra querida ciudad y su Casco Histórico.
Damos ejemplo de lo explicado con esta ilustrativa fotografía...


Para situarnos, estamos en plena Plaza de la Alfalfa y frente a nosotros tenemos la Calle Jesús de las Tres Caídas, bueno la calle y el inmenso solar que dejó el derribo de una hermosisima casa de vecinos regionalista que allí se levantaba...


Impresiona el ver como quedó totalmente a la vista la hermosa fachada de la Iglesia de San Isidoro desde la Plaza de la Alfalfa, esto da una idea del tremendo solar que nació de ese derribo, pero claro, como ya hemos dicho, de ese agujero nació un tremendo mamotreto, como era normal en aquellas décadas de de los 60 y los 70...


Y es que viendo lo visto es imposible que hoy en día se puede hacer peor, pero se hace que es lo mas triste, por lo que es mejor pensar que cualquier tiempo pasado siempre fue mejor...


Julia Romero Pastrana
Jorge Merino Lopez

La Plaza Mayor

Increíble, pero estamos en el siglo XXI y tiene que venir un señor con barbita a rotularnos la parte superior de las Setas con el nombre de Plaza Mayor, ¿Plaza Mayor?, ¿y este era Alcalde de Sevilla?, asi nos lucio el pelo en su años de mandato que no conocía ni la historia de nuestra ciudad, véase de muestra el mobiliario urbano que nos lego en pleno corazón de Sevilla o sus terribles reuranizaciones en pleno corazón de San Luis.
Pues bien refrescando la memoria o cultivando la cultura, sepamos que Sevilla ya tenia su Plaza Mayor en el siglo XVI, plaza que aun mantenemos aunque con distinto caserío pero si con la misma distribución...


Efectivamente, es la actual Plaza de San Francisco, ¡y que imagen tenemos ante nuestros ojos!. En ella todavia descubrimos parte de las viejas casas con balconadas de madera que antaño la poblaron, y si afinan la vista, en la parte derecha de la fotografía tenemos el viejo edificio de soportales sustituido por el actual Banco de España.
Observen con detalle la disposición de las sillas de enea, es la composición de la carrera oficial de aquellos años, sin palcos ni vallas...


Sombreros de ala ancha, boinas, mujeres de riguroso negro, que cantidad de detalles.
Pues bien, como íbamos comentando, esta fue la originaria Plaza Mayor de Sevilla, la de los autos de fe de la Santa Inquisición, la de las corridas de toros y fiestas de caña.
Todo lo demás son simples "catetadas" y egos de un hombre que le dice a Sevilla "si te he visto, no me acuerdo"...


Volviendo a lo que nos interesa, al pasado y su patrimonio, recordemos como ha cambiado esa vieja Plaza, pues no cambio tan solo de nombre sino que también sus edificios. Si comparamos dos imágenes, la que ya hemos visto con una mas o menos actual, veremos en ambas un denominador común...


Tan solo esa casa que señalamos en rojo se mantiene en pie. Por la "Avenida" bajaba una corriente regionalista de edificios que dio de lleno con la Plaza de San Francisco, produciendo una renovación casi completa de todo su caserío a comienzos del siglo XX.
Sevilla seguirá por siempre en una evolución constante aunque de nuestras manos esta el que se siga el respeto por nuestro patrimonio urbano y que aprendamos a seguir conservando antes que derribando...


Elena Morin Traz
Julia Lorina Corza

De la Campana a Martín Villa

Volvemos con los ensanches, hoy vamos a dar un corto y rápido paseo por los derribos de la Campana y la Calle Martín Villa...


Valla imagen, ¿verdad?, Ante nosotros tenemos el impresionante palio de la Virgen de las Lagrimas, Hermandad de los Caballos, y tras ella un lienzo de edificios con las horas contadas. Empecemos por el que vemos al fondo de la imagen...


Ese ultimo edificio que aun vemos en pie es el bellisimo y maltratado Colegio de Villasis, del que ya hemos hablado en mas de una ocasión, una verdadera lastima su derribo ya que con el también perdimos su hermosa capilla.
En el centro de la fotografía vemos que ya esta en pie el imponente edificio Noriega, obra de nuestro admirado Anibal González, una pena que no se conservara también el Café París, obra del mismo arquitecto.
Frente a el edificio Noriega tenemos el solar donde hoy se levanta el edificio para Rafael Lora...


Este magnifico edificio fue ejecutado por Talavera y Heredia y fue el ultimo paso de transición hasta lo que hoy conocemos como andalucismo talaveriano, no siendo terminado hasta 1936.
Pero aun vemos en la fotografía otro edificio sentenciado a muerte, es el que esta mas pegado a la parte izquierda de la imagen...


De este también hablamos hace ya un tiempo en el blog, por que el destinado a reemplazar su solar se las traía, pues es uno de los mayores mamotretos que presenta La Campana.
Hasta aquí el breve pero interesante paseo que nos ha traído de regreso a nuestra memoria edificios muy importantes de una arteria muy significativa con era la que conformaba La Campana y la Calle Martín Villa...


Manuel Grande Lafón
Sonia Lima Santori

Eduardo Dato y muchos detalles

Fotografía e historia siempre fueron cogidos de la mano y es que sin saberlo, lo que hoy captamos con nuestro objetivo puede ser el único testigo de un lugar, un objeto o una personal cien años después. Ejemplo de esto son todas las imágenes que tratamos en este humilde blog y que poco a poco nos van enseñando el pasado de nuestra ciudad.

Seguimos pues descubriendo y aprendiendo mediante este entretenido método, hoy con esta bella estampa de nuestra Semana Santa...


Que bonita, estas fotografías nos dan tantos detalles, tantos testigos mudos que sin saberlo iban a ser protagonistas un siglo después. Estamos al final de Eduardo Dato, apunto de tomar la subida del Puente de San Bernardo, observen el largo del antifaz de los nazarenos, o esas viejas catenarias que tan habituales eran en el paisaje de nuestras calles y esos hermosas farolas que flanqueaban la entrada a la subida del puente, por cierto, ¿y las farolas?...


Las farolas, ornamento único de la arquitectura de los años 20 de siglo pasado, desaparecieron misteriosamente en la terrorífica restauración que sufrió el mismo en 1992, quedando tan solo las farolas que se levantan sobre el tablero del puente.
Pero hay un detalle, el mas importante creo, que se nos puede pasar por alto, fíjense en el edificio que aparece tras el misterio de la Presentación...


Efectivamente ese detalle, el mas importante, es el monumental edificio que vemos en ultimo plano, la desaparecida plaza de toros La Monumental de San Bernardo. Este detalle me asombra enormemente por dos razones, la primer a por que me ayuda a comprender y conocer esa Sevilla ya inalcanzable pues ya esta borrada por la piqueta, y segundo por que me da una cierta realidad de las tremendas y extraordinarias dimensiones de esta magnifica plaza de toros, observen...


Obviando la distorsión real de la distancia producida por la lente de la cámara utilizada en aquellos años,  si alcanzamos a tener una pequeña referencia del tamaño de esta mole y cuanto abarcaban su solar, teniendo en cuenta que empezaba donde hasta hace poco estaba la farmacia militar, artillería y que acababa donde hoy en día se conservan sus últimos restos, restos que pertenecen al muro de cerramiento del solar de la plaza que no a la plaza mismamente...


Cierren los ojos e imaginen por un momento el entorno "a nuestras espaldas el maravilloso puente de San Bernardo, seguimos caminando y a nuestra izquierda el maravilloso barrido de San bernardo, a nuestra derecha las hermosisimas casas de los ingenieros de las fabricas de artillería, mas adelante La Monumental y frente a ella los restos de los jardines de la Buahira, y de fondo ese nuevo barrio regionalista llamado Nervion, que maravilla aquella Sevilla...


Elena Castro Lopez
Miguel Duren Tovar

La Punta del Diamante y Gran Capitán

Hoy vamos hacer un dos por uno, y es que vamos a tratar dos puntos de Sevilla que se encontraban en una misma calle, La Punta del Diamante y Gran Capitán, y ustedes se estarán preguntando que de que es lo que les estoy hablando, pues miren, miren...


Lo que ven es una impresionante panorámica del centro de Sevilla con un montón de edificios y calles ya desaparecidas, pues bien, céntrense por favor en lo que les he rodeado con un circulo rojo, eso que ven es la Avenida de la Constitución, antes Gran Capitán, y lo que esta dentro del circulo era esa vieja estrechez que conectaba antaño la Avenida con el sector del Ayuntamiento, en esa estrechez estaba la Punta del Diamante...


Si se fijan en la fotografía, el apodo del lugar viene tomado del comercio que hacia esquina en la Calle Alemanes con Gran Capitán, "El Diamante",  al estar en dicha esquina era la la punta de la calle, de ahí La Punta del Diamante. Para que ubiquen bien el lugar y entiendan a lo que me refiero con la vieja estrechez de la Avenida observen esta comparativa...


Piensen que esa estrechez no se producía solo ahí, sino que antiguamente lo que hoy conocemos como "La Avenida" no tenía mucho mas de ocho metros de ancho, pero los sucesivos derribos y ensanches dieron como fruto que tan solo este ultimo tramo de Alemanes hasta el Ayuntamiento mantuviera esa angostura tan inusual...


Imaginen lo que tenia que ser el entrar por esa calle tan estrecha y toparse de pronto con la impresionante fachada plateresca del Ayuntamiento y la imponente mole del desaparecido Convento de San Francisco...


Y ni les cuento la impresión que tenia que producir cuando contemplabas las cofradías atravesando esa callecita en busca de la Santa Iglesia Catedral, cuanto menos la estampa tenia que ser impresionante...


Pero como ya sabemos tres y solo tres fueron los verdugos de esa Sevilla romántica perdida en el recuerdo de los soñadores, una la I República, la segunda el regionalismo y por ultimo esa detestable arquitectura del franquismo tardío...


La que se encargo de borrar esta hermosa y recoleta estrechez fue el regionalismo, ese que ahora estamos maltratando y que en su día hecho abajo media Sevilla para levantarla mediante ladrillo visto y azulejo...


Piensen que a raíz de este derribo vino ese pequeño ensanche hasta el Ayuntamiento y con el la Adriática de Espiau y esas casas palacio  de Talavera o Anibal Gonzalez..


Espero que con este breve repaso hayan conocido, comprendido y entendido lo que fue para la ciudad el Gran Capitán y la Punta del Diamante, nombres que antaño fueron referencia para muchos sevillanos y que hoy por hoy han caído en ese gran saco del olvido que por desgracia tenemos...


Julio Morillo Lorite
Miranda Priego Lorente