El Baturrones

Hay cosas en Sevilla que siempre son sagradas, como calles, monumentos, equipos de fútbol, hermandades, y así un largo etcétera. De todo ello siempre hubo un denominador común entre los sevillanos, un lugar que siempre permanecerá en el recuerdo de padres y abuelos, El Bar Baturrones, ese era su nombre popular, por que como nos recuerda nuestro amigo del blog Jose Luis el nombre original era El Baturones...


Me pueden decir que la bodega del Barrio de Santa Cruz, que si la freidurìa del Arenal, pero lo cierto y verdad es que el bar por antonomasia, el lugar donde reunirte con tu familia y comer un buen pescaito frito fue por siempre el Bar Baturrones. Este Bar, para el que no lo sepa pues ya no existe, se encontraba a comienzos de la Ronda de Capuchinos, frente a la vieja fabrica de harinas...


Al entrar lo primero que te encontrabas era una larga barra con unos grandes espejos sobre ella, y unas cuantas mesas con esas sillas espartanas que aguantaban perfectamente el trajín diario de aquella Sevilla obrera que disfrutaba como buenamente podía esos ratillos entrañables de una buena caña de cerveza y un puñado de avellanas...


Recordemos que estaba enclavado en pleno centro  del corazón obrero de la Sevilla de los años 40, 50 y 60...


Su humildad o sencillez no eran para nada reflejo de la calidad tan excepcional en el ambiente y tapeo que allí se disfrutaba, ademas de haber sabido adaptarse a los tiempos convirtiéndose en lugar de guateques aquellos viernes por la tarde...


El Baturrones era un Bar de todo el año, pero sin duda cuando llegaba el verano, se señalaba como lugar de encuentro indiscutible para las familias, ¿y por que les digo esto?, por que el plato fuerte del Baturrones estaba en la trastienda, mas bien en el patio trasero que era donde se montaban esas largas hileras de mesas bien "plantás" de papelones de pescaito frito y platos con pimientos fritos, como decía mi abuelo, "aquí que me las den todas"...


Pero como todo lo bueno en esta bendita ciudad, siempre tiene un final y desde luego no es que me gustaría contarles. El Baturrones estaba situado en un barrio llamado "de zona caliente" durante la guerra civil, recordad que aquello era conocido como el "Moscú sevillano", y estaba sentenciado una vez acaba la guerra, pues fue de los primeros sectores de Sevilla incluidos en el nuevo plan de reurbanización, o para que ustedes me entiendan, tirar todas las casas de aquellos obreros de la CNT y republicanos para mandarlos a tomar por saco...


Debemos reseñar y con mayúsculas que el Baturrones aguanto en pie hasta el ultimo momento, siendo ya irreversible su orden de derribo, pero dando fe de que no fue por ganas de seguir viviendo lo que llevo a cabo su cierre...


Su derribo aun perdura en la memoria y el corazón de muchos sevillanos, y todavía sobrevive en el recuerdo de alguna que otra conversación cuando se sucede una reunión familiar...


Como ultimo dato a reseñar, y para que nos hagamos una pequeña idea de la destrucción urbanística que se llevo acabo en aquella zona, fue tan grande la cantidad de casitas bajas y de dos plantas derribadas, que si nos colocábamos a la altura de la Cruz Roja, podíamos desde allí ver con toda comodidad las torres de la Iglesia de San Luis...


Nicolás Martín Pastrana
Maria Isabel López Morgat

22 comentarios:

Jose Luis dijo...

Pues ahí fue donde me tomé mi primera cerveza. Creo recordar que entrando a la izquierda había una señora con un hábito -creo que del carmen- y un inmaculado delantal blanco, y sobre no sé si un canasto o sobre un mostrador o mesa, vendía patatas fritas en cartucho y roscos de tres ochos, que a la vez se encargaba de los servicios del Bar. El nombre del bar era BATURONE, es así como se escribe, y era el apellido del dueño o los dueños, creo que eran una familia. En la foto que pones de la familia, la cerveza que se están tomando es un “sevillano”, luego estaba la “maceta”, más grande, y lo más pequeño era el “tanque”, un cuarto de litro. Me ha emocionado ver fotos del sitio, era algo que intentaba recordar pero hace tantos años quwedespareció qaue no podía, a pesar de haber entrado muchas veces. Cuando la explanada de alrededor, también ponían un parque de atracciones, con coches locos, tiovivo y látigo, ¡qu´ pena de barrio de San Julian, la calle Aceituno, los patios de artesanos! Enhorabuena por traernos todos estos recuerdos que me han ayudado, personalmente a revivir un tiempo que me gustaría repetir. Un saludo.

Carlos dijo...

Bueno ya lo ha dicho José Luis, efectivamente el nombre era ese BATURONE, si bien todos le decíamos Baturrones, era un sitio ideal donde la cerveza parecía que manaba, era una cátedra en tirar cerveza donde entraban familias completas, en las noches de verano era el centro de reunión de todo el barrio y de Sevilla, su fama era muy extendida y refiriéndome de nuevo al comentario de José Luis, en el quiosquillo que había dentro además de los cartuchos/cucuruchos de patatas fritas y los roscos de tres ojos también había unos picos largos de aceite y los caballitos de la masa de roscos. El barrio quedó desolado, como se aprecia en las fotos publicadas, desaparecieron muchos establecimientos de gran solera en el barrio, otro bar de gran popularidad que cayó de los primeros en el derribo fue el Bar El Punto, conocido como El Gallo, tenían fabrica de anisado, creo recordar que tenía otro bar en la Puerta de Carmona, cayeron dos calenterías, entonces eran calenterías no churrerías, una fábrica y despacho de helados, en fin, todo desde Ronda de Capuchinos hasta la iglesia de San Julián y desde Morera a la Trinidad un solar, todo mi barrio reducido a escombros.
Saludos

mari carmen garcia franconetti dijo...

Yo era un comino, pero recuerdo muy bien el entrañable Baturone. Con mi familia íbamos frecuentemente. Cerca de la calle Feria, donde viviamos. Por aquel entonces, se podía jugar en la calle, cerca de donde estaban los mayores. Era muy popular y tardaron mucho en derribarlo, yo diría que fue de los grandes edificios, el último. Como nos dice, José Luis, estaba la señora de los servicios, y sí, era un hábito de la Virgen del Carmen, que por aquellas calendas, eran frecuentes verlos y en hombres, pero menos.

Lo bueno que tienen los recuerdos es que te hacen revivir y saborear de nuevo los gratos momentos pasados. A la vez a los por su edad no lo conocieron, se le aporta conocimientos nuevos.
¡Enhorabuena otra vez!

Mari Carmen.

el pasado de sevilla dijo...

gracias, muchas gracias a todos, jose luis, carlos, maria, gracias por aportar vuestra sabiduría y vuestros recuerdos a la memoria de esta bendita ciudad. Detalles como este demuestran que yo no aporto nada y que los que hacen grande este blog son ustedes y vuestros recuerdos.

De todo corazón, muchas gracias.

el pasado de sevilla dijo...

Jose luis, en el primer párrafo de la entrada corrijo lo que usted buenamente me ha advertido, muchas gracias y un saludo.

Francisco Espada dijo...

Había oído hablar de este bar, pero no conocía los muchos detalles que aquí se aportan; como siempre es una dicha llegar a esta casa.
Un abrazo.

el pasado de sevilla dijo...

muchas gracias francisco, un fuerte abrazo.

Angerona dijo...

Cuándo fue derribado o cuándo cerró al público Baturones ,o "Barturrone", como bien era conocido?
Recuerdo haber estado en el solar aquel de San Julián siendo yo apenas una pre-adolescente pero en los coches locos. Donde con un par amigas de escuela pasábamos algunas mañanas domingueras.

el pasado de sevilla dijo...

a mediados de los 60 angerona,

un saludo

elena rodriguez dijo...

hola soy hija de manuel rodriguez rios un señor que trabajo toda su vida en " baturones" de capuchinos , luego estuvo en el de gran plaza y termino de encargado en el de villasis, mi padre hoy en dia tiene 87 años pues lo cumplio el pasado dia 21, bueno yo me llamo elena rodriguez. valdes y en facebook me encontrareis por el mismo nombre y sera un placer recibir en mi perfil a quien quiera ponerse en contacto conmigo , un saludo

CarlosD dijo...

Me llamo Carlos y desearía poder ver más fotos de aquella zona.
Yo vivía en la calle corinto, edificio entre dos almacenes de maderas, Herrasti y Garcia Miña en calle enladrillada.
Mi casa se encontraba cercana al cine trinidad que estaba junto a baturones.
Si alguien tiene fotos de esa zona por favor publicarlas. Gracias

ENERGÍAS RENOVABLES-FINANCIADAS-J. DE ANDALUCÍA dijo...

Hola, mi abuelo materno se llamaba Fernando Librero Baturone, vivía en la c/Duque Cornejo, trabajaba la piel y viajaba mucho a Ubrique desde Cádiz, en donde dejaba a su familia, mientras él hacía sus negocios. Murió, por insuficiencia renal a la edad de 56 años, el 31 de Mayo de 1951,en Plaza de Zurbarán, es posible que su madre fuera Baturone Colombo de Cádiz, quizá nacida en 1880, entonces aún no existía Registro Civil, es muy difícil aseverar. La verdad es que no me importan muchos los apellidos, pero sí los méritos y valores humanos. Se caso con María Esteve Doblado, el apellido Esteve-Estévez era el apellido prototipo del pequeño propietario catalán...según la obra literaria de Girondela???. El apellido Librero es el que más interés me produce, no sé nada sobre él, quizá alguien lo conociera. Cuando se cita el apellido Baturone Colombo, casi siempre se apareja con el Almirante Adolfo Baturone Colombo, Ministro de Marina hasta 1973 y pasado a la reserva en 1974 hasta su muerte 1999, no pretendo ir de leguleyo ni injuriante, pero por un comentario que escuché en unos Carnavales de Cádiz, cesado por el Almirante Carrero Blanco que lo tachaba de muy moderno ¿se estaría adaptando a los tiempos que vendrían? y que él le replicó ¡qué bien así podré dedicarme a lo que me gusta, la mar! de esto sabrá mucho más su familia, porque Colombo es uno de los apellidos más comunes en Italia y Baturone es muy probable que provenga de el baturro, el aragonés considerando la Corona de Aragón, el Reino de Nápoles, Neopatria, el Ducado de Atenas... NO LE DOI IMPORTANCIA A LO APELLIDOS... yo suelo autollamarme 3RP2, fui algo de grumete por el RIU, el Mediterráneo, y "ojo de buen cubero" no lo tiene mucha gente aunque se sepa toda la trigonometría esférica... hay parte de lo que escribo en Wikipedia y emplazo al YOUTUBE-COLÓN unos estudios recientes realizados por la Universidad de Granada, un gran tanto por ciento que procediera de la familia Colom catalana, también oí algo de esto en Girona-Gerona donde dicen comienza el mar ligur, pero lo que más me gustó de una conferencia en la Asociación de la Marina Mercante, como dudar del origen de Cristóbal-Cristoforo-Cristo de la mar y de la ribera, de un marino, procedía de la mar... más poética que científica.Y como el Pacto Briant-Kellogs, la pescadilla que se muerde la cola,en Derecho Internacional para la resolución pacífica de ilícitos internacionales, tengo 57 años conocí de vista el bar, porque no bebo, y en frente, la c/León XIII era un huerta a la que también llamaban la de los Baturones.

Galle dijo...

Magnífica entrada! Muchas gracias por la información. Tengo una duda: la última calle no derruida que se ve en las imágenes delante de la iglesia de San Luis, ¿es la calle Morera?
Tengo entendido que en esta calle había una fábrica que por su parte trasera daba a la calle Sorda. ¿Dónde puedo obtener más información de esta zona? Muchas gracias de antemano!

Virginia LABAT SECO dijo...

Hola,yo soy bisnieta de los fundadores....y en realidad se llamaba Baturones es el apellido familiar.Me encanta que aún haya recuerdos de algo que yo no viví pero que me hacen ver lo importante y significativo fue ese lugar para todos los sevillanos.

Juan José Arias dijo...

Yo era muy pequeño pero recuerdo una celosía de madera separando algo y no sé, pero se me viene a la memoria pintado de verde clarito.

De la Ronda dijo...

Nací en 1952 en la Ronda de Capuchinos nº 1 triplicado (La casa de la cancela del Monte de Piedad) frente por frente a BATURONES, así que conocí este establecimiento desde mis primeros recuerdos. Desde que tengo uso de razón recuerdo haber ido a el y seguí yendo hasta que lo derribaron, por tanto algo conozco sobre aquella "institución".
El apellido de los dueños era Labat Baturones (no Baturone como he leído del apellido del Almirante).
En una de las fotos aparece una de mis hermanas, otros familiares y vecinas del "Monte". La foto en que se ve la Iglesia de San Luis está hecha por mi cuñado desde el balcón de mi casa.
Jamás he tenido conocimiento que frente a Baturones hubiera habido nunca una fabrica de harinas, y tampoco recuerdo los gúateques que hace referencia, es mas no identifico que la foto del gúateque esté hecha dentro de Baturones.
De niño he jugado entre los barriles de cerveza, primero los de madera, y después otros que hubo de aluminio.
Me encantaba bajar al sótano que había bajo el bar de la terraza de verano,dónde estaba la cámara de los barriles y recuerdo el olor concentrado característico de la cerveza.
También recuerdo y pongo cara y nombre a casi todos los dependientes y camareros, entre ellos a Rafael Cano, encargado; Juan, Tomás, Rios, Pablo, Pepito, Rafalito, Acevedo, etc. dependientes y camareros. Auténticos profesionales que corrían por la terraza con las bandejas llenas de tanques y macetas de cerveza. La señora que vendía las patatas fritas se llamaba Concha.
Me alegro muchísimo que este blog haya traído este recuerdo de nuestra historia, muchísimas gracias y un saludo.

Clemente Leon dijo...

Recuerdo con cierta nostalgia otros varios corralones, hoy todos ellos desaparecidos, que había por la zona y que suponían un agradable descanso tomando un poco de fresco en las siempre calurosas noches de nuestro verano. A modo de simple recordatorio, cito algunos de ellos: La Bolera en la calle Parra, el corral de casa Mayorga, justo casi detrás del desaparecido mucho antes, Baturones y otro que había en la calle Enladrillada, frente a la tapia posterior del convento de santa Paula, y que al parecer eran los restos del huerto que el último rey moro tenia detrás de su mansión de la calle Sol, hoy sede de la Fundación Blas Infante y otrora, casa de vecinos y carbonería, junto con el citado corralón en el que se criaban gallos de pelea y ahora hay una extraña asociación alternativa o algo parecido. Mención aparte podrían tener los llamados "ambigús y neverías" de los numerosos cines de verano de la zona. Admiro esta página y suelo entrar en ella con frecuencia para revivir mis muchos recuerdos de mis 70 años, vividos todos ellos en el centro de Sevilla.

rosario ortiz moreno dijo...

tenga sesenta y cuatro año y nací en Sevilla en el barrio el cortijo el maestro escuela. Pero por las circunstancia de la vida que seria muy largo de contar he tenido que vivir fuera de mi tierra.de mis gente.y de todas mis costumbre. Voy todo las veces que puedo. Ya no queda nada de esos año.y cuando paseo por mi barro. Al que solo le queda el nombre de de las calles me siento triste por no saber que fue de todas mis amigas y donde anido a parar he sentido durante toda mi vida muchísima añoranza y la necesidad de recordad toda esa época de mi vida.Pero no encuentro nada ni fotos. Parece que solo escita en mi mente. Hoy al encontrar esta pagina me he alegrado mucho pues yo estuve muchas veces con mi padre en ese Baturone. A ver si un dia en estas pejinas en cu entre algo o alguien para recordad viejos tiempos Saludo y un fuerte abraso para todos los Sevillanos especial mente para esos que a tenido que vivir fuera de ella como yo







Juampa dijo...

Yo conocí a los dueños de la cervecería Baturones; eran dos hermanos, uno de ellos padecía una especie de enfermedad que alteran los movimientos:"ataxia", pero era muy trabajador. Aquella cerveza era "Cruz del Campo", pero sabía a gloria; no como la de ahora. ¡Qué Bar aquel! ¿Cuántos recuerdos tengo de él?. Pero un "derribo decretado por una mano de hierro" acabó con él y con todo el Polígono de San Julián en el año 1.963. Se llevó mi casa "derribo a delante y la de mis familiares", mandándonos a vivir casi fuera de la ciudad, donde ni Cristo habría puesto voluntariamente un pie. Así acabó el magnífico Bar cervecero "Baturones", como la mayor parte de la histórica barriada de San Julián.

carmencitass dijo...

Qué alegría he tenido de leer estos comentarios ,me han devuelto a mi niñez,vivía en la calle feria donde mi abuela tenía una tiende cita de de quincalla muy cerca del horno de san Bruno ,era doña Carmen para los vecinos de la calle,todos los domingos nos invitaba a cenar pes airó en baturone esos veranos fueron muy felices ,vivíamos en granada y veníamos a ver a los abuelos en agosto y baturone era cita obligada,al paso del tiempo volví de jovencita y aún hoy cuando pasó por el sitio que ocupa e lo recuerdo.

Fran dijo...

Hola buenas noche este mensaje va dirigido a Carlos que vivía en la calle corinto junto a dos almacenes de madera yo soy paco vivía en la calle corinto número 11 creo que te conosco tu tienes dos hermanos que se llaman aurelin y kike me gustaría saber de vosotros un saludo

monika dijo...

Hola, estoy interesada en hablar con usted de este tema. Es de un trabajo de investigación. Mi correo es: monikatorrescarrasco@gmail.com.con es urgente. Gracias