Hubiera sido bonito...

En esta vorágine informática de comunicación y redes sociales, hace normal el hecho de que una vez cada seis meses aparezca una imagen única o desconocida que haga que todos los que somos apasionados de Sevilla y su pasado, se nos erice la piel de una forma increíble. Este mes ha sido el afortunado, dándonos a los que amamos Sevilla esta hermosa fotografía en forma de regalo...


Pues bien, aquí vemos tantísimos detalles y de tanto valor histórico que tenemos que ir por partes y poco a poco. Empezamos por situar la imagen, entendiendo que la fotografía esta tomada en la Plaza Nueva, pero ojo, una Plaza Nueva aún inconclusa, pues si afinamos la vista, todavía quedan en pie parte del Convento Casa Grande de San Francisco...


Este detalle es muy importante, pues la única fotografía que conocíamos del Convento Casa Grande de San Francisco era por desgracia también de su derribo pero sin que las obras de la Plaza Nueva hubiesen comenzado. Observen la siguiente comparativa y comprenderán mejor lo que les explico...


La fotografía nos muestra lo que quedó al derribar el claustro mayor, que estaba en la parte izquierda de la Plaza, y la zona central de la Iglesia, que estaba en la zona derecha de la Plaza Nueva, dejando tan solo el pie algunas capillas y la cabecera de la Iglesia...


También observamos perfectamente las cubiertas que cubrían dichas capillas, y que eran las mas altas y visibles desde la Plaza de San Francisco...


Otro ultimo detalle a reseñar es lo que vemos en la zona ya urbanizada de la Plaza Nueva, sus famosos y polémicos bancos de piedra...


Si amig@s, ya a finales de 1800 fueron polémicos, pero hoy podemos decir que eran auténticos y hermosos, y que crearon un sello que se fue repitiendo a lo largo de las décadas posteriores por todas las plazas de los pueblos de la provincia. Hoy en día, también hay gente que están totalmente en contra de ellos, pues soy muy parecidos a los recuperados en la Plaza de la Pescadería y del Pan, y son calificados por algunos periodistas como el señor Colon como de "bancos de pueblo", increíble.
Terminamos con una reflexión importante, pues juntando las piezas del puzle, sabemos que la historia podía haber sido muy diferente. Llega la desamortización a Sevilla, el gobierno de la nación ve insostenible el mantenimiento de unos Conventos vacíos de vocación, todo ello unido a la tremenda crisis económica y social que asfixiaba a Sevilla por lo que el ultimo recurso era el de una política populista, vamos igual que hoy en día, por lo que a este Ayuntamiento no se le ocurre otra cosa que la de darle trabajo a esa masa enfurecida a base de obras y derribos, ojo, derribos de Puertas, Murallas, Conventos, Palacios, Iglesias...tremendo.
Como ultimo suspiro de ética y remordimiento, el consistorio derriba tres cuartas partes del Convento, y urbaniza la Plaza con celeridad, poco mas de tres años, e intenta demorar la documentación que daba paso al derribo de la ultima parte del Convento para intentar conservarlo...


Al final las presiones sociales y políticas son increíbles y se termina por derribar lo que quedaba para la ampliación del Ayuntamiento, dejándonos tan solo para el recuerdo la pequeña Capilla de San Onofre.

Facebook
Juan Dominguez Lomar
Archivo municipal de la ciudad de Londres

A la mañana siguiente

Durante este periodo de descanso he recibo cantidad de correos, algunos positivos y otros negativos, yo lo divido en dos para que todo el mundo nos entendamos, los que quieren o no les importa seguir conociendo el Pasado de Sevilla a través de imágenes relacionadas directamente o indirectamente con nuestra Semana Santa, y los que por el contrario piensan que se esta desvirtúa el espíritu de este blog con tanta fotografía de Semana Santa.
Responderé de forma general y para que cada cual tome nota de lo que mas le interese. Este blog nace de forma espontanea, sin ningún animo de lucro o merito y con el único fin de dejar algún tipo de legado a mi hijo, a nuestros hijos, de lo que tanto amo y quiero, que es Sevilla y como es consecuente su Pasado. Para mi Sevilla y Semana Santa están unidas y relacionadas pues la historia de ambas han ido cogidas de la mano desde hace mas de 500 años, que ya son años oiga, y desde luego no soy yo nadie para separarlas y mucho menos para discriminar una en favor de otra. El blog seguirá como es costumbre y solo decir que espero que aquellos que son mas reticentes no nos abandonen por que con ellos y con todos los demas es posible que este blog tome vida en cada lectura de cada nueva entrada.
Nada pido por realizarlo y nada exijo por ofrecerlo, sigamos todos juntos descubriendo nuestra Sevilla y que cada uno tome los matices que mas le guste de cada fotografía.

Volvemos y seguimos con este apasionante paseo por la Sevilla desaparecida y a veces desconocida, volvemos a sumergirnos en el Pasado de Sevilla, esta vez con una fotografía que nos lleva al pasado de una Sevilla costumbrista y de barrio, hoy nos vamos a la Macarena de los callejones...


Que maravilla de imagen, las señoras ya tocadas de riguroso luto, los niños subidos a los postes de la luz para ver en toda su grandeza ese portentoso y ya desaparecido misterio de la Sentencia.
Estamos en justo en la esquina de Perafàn de Rivera con Don Fabrique, y un poco a lo lejos tenemos la vista del imponente Hospital de la Cinco Llagas...


En esa pequeña ampliación vemos detalles importantes, el primero son ese pequeño grupo de casas bajas adosadas al final de la fachada del Hospital, casas que debieran ser derribadas para la terminación del mismo con ese gran torreón que lo caracteriza en cada una de sus cuatro esquinas, y también vemos el señor que lleva el canasto posiblemente cargado de almendras fritas y cartuchitos de papel. Una pena que se perdiera la costumbre de esos vendedores ambulantes siendo el ultimo de ellos Vicente el del Canasto, que boquita tenia el joio como le pillaras en un mal día. Hoy en día me alegra enormemente ver de nuevo esta figura en las tardes del Jueves Santo por la Calle Feria a la salida de Montesion, esperemos que se vaya cuajando en el tiempo y no quede solo en anécdota.
Por otro lado, tenemos que reseñar otro detalle bastante bonito y que este ultimo año, no se si por las ganas que teníamos de ver de nuevo cofradías después de tanta lluvia se ha vuelto a poner de manifiesto en muchas calles de sevilla, y es el de los balcones llenos de gente...


Vemos también la antigua disposición del misterio de la Sentencia, con el Cristo vuelto de espaldas, como así lo ideara en su momento Juan Manuel Rodríguez Ojeda.
Todo el entorno de los Callejones, incluso la misma Don Fabrique ha cambiado muchísimo por desgracia, y digo por desgracia por que ha ido a peor, y es que yo soy un enamora de esa Macarena de casitas bajas con tejas de barro...


Miguel Talaron Suárez