Restaurante-pastelería Pasaje de Oriente

Hoy vamos a recuperar uno de esos lugares con un encanto sin igual, el cual estaba recubierto por un joyero de valor incalculable, les hablo concretamente del restaurante pastelería Pasaje de Oriente...


Este prospero comercio llegó a la Calle Albareda en 1915, pues anteriormente se situaba en la Calle Jovellanos, lo que después pasó a conocerse como Casa Calvillo. Esto ultimo lo trataremos en la próxima entrada, pues nos promete una historia muy interesante.
Como vemos, el establecimiento se ubicaba en un impresionante edificio de una factura nada discutible, diseñado por el arquitecto Francisco Hernández Rubio...


Como ya hemos comentado, el edificio se situaba a principios de la Calle Albareda, esquina con Calle Jaén, para los que peinan canas, es donde antiguamente se ubicaban las oficinas del Correo de Andalucia.
El edificio, de estilo modernista, se levantó en tan solo 3 años y fue muy discutido en aquellos años pues, paradojas de la vida, se consideraba un estilo demasiado atrevido para la ciudad...


Bueno, llegamos a la parte mas amarga de la vida de este edificio, pues como es habitual en esta ciudad, todo lo bueno e importante es derribado.
A finales de los 60 el edificio quedó en desuso, siendo cerrado y tapiado hasta 1970, año en el que se comenzó por desgracia su derribo. Ojo, por que si grande fue la perdida de este edificio, también lo fue la de su edificio colindante, solo hay que observar el trabajo de herrería en sus balcones para hacernos una pequeña idea del tesoro que pudo albergar en su interior...


En la actualidad, se levanta en su lugar un edificio de viviendas y oficinas, albergando en su sótano el garaje de la Plaza Nueva...


Quiero acabar esta entrada realizando una pequeña denuncia desde el dolor de mi corazón, pues a pesar de seguir tropezando una y otra vez sobre la misma piedra, Sevilla no acaba de entender que se esta autodestruyendo ella misma, concretamente en este caso la responsabilidad es del señor Zoido y su equipo de gobierno, pues esta semana sin ir mas lejos, han aprobado la suspensión de la protección del edificio anexo al Templo de la hermandad de la Estrella.
Este edificio, fue comprado por la hermandad para la ampliación de su capilla. ¿Sabían los hermanos que edificio estaba catalogado como Protegido antes de su compra, y aun así siguieron adelante?. Digo esto por que si fue así, es muy grabe que un Alcalde, muy capillita y muy católico, seguro que no mas que yo, haya mediado para que se llevara a cabo esa descatalogación  en pro de la Hermandad y la ampliación de su capilla.
Señor Zoido, Señores Hermanos de la Estrella, de Triana y concretamente de la Calle San Jacinto no nos queda ni una tercera parte de lo que fue allá por el 19 principios del 20, ¿por que no nos dejamos de pamplinas?, y dejamos las cosas como están, que hermandades como la Carretería, Panaderos o Jesús Despojado salen de capillas mas pequeñas y con pasos mas grandes y no tienen ni se les conoce interés por derribar nada en pos de ganar 80 metros cuadrados. Ahora ya no podemos echarle la culpa al Psoe ni a Monteseirin ni seguir utilizando esa coletilla de "es que ya estaba aprobado por el anterior gobierno", de esto son solo y unicamente ustedes los responsable, por favor, dejen tranquilo el patrimonio de esta ciudad y preocúpense tan solo de restaurarlo y conservarlo.

Miguel Luque Canalejas
Siglo XX 

2 comentarios:

antonia gonzalez dijo...

me ha gustado mucho la entrada llena de razón que a poco que nos descuidemos no vamos a reconocer la Sevilla de nuestra infancia, en pro de edificios modernos¡¡pobre Sevilla mia ¿ llegaremos a dejar de ver la Sevilla de nuestros amores? no lo quiero pensar, un abrazo

Maguibej dijo...

Buenas.

Muy interesante. No lo conocía. Sólo me queda la duda de cómo se puede tener una vista tan amplia del edificio como la que se ve en la primera fotografía cuando está situado en la calle Albareda. La calle Jaén tampoco es tan ancha como para que se tomase desde allí.

Muchas gracias y un saludo.