Lo que no quieren que veamos

Si hay una imagen que puede avergonzar a un urbanista o arquitecto, es la de un derribo...


Duele, ¿verdad?, es una imagen que representa muchas cosas, indefensión, impotencia, total falta de sensibilidad o incluso carecer de un mínimo nivel cultural.
Muchos ya sabrán que estamos viendo en esta fotografía, pues al fondo vemos el mamotreto del Cabo Persianas, construido sobre los cimientos de unos de los mejores palacios que tuvo sevilla...


Y sí, lo que vemos en primer plano, son las ruinas del derribo de nuestro añorado Hotel Madrid...



Una joya artística que ni Joaquín Romero Murube pudo salvar de la piqueta, y mira que lo intento hasta el último momento, y que era una de las maravillas que componía la Plaza de la Magdalena por su flanco derecho...


Si observamos la imagen con detenimiento, saquen valor para ello, veremos que han arrancado los azulejos antes del derribo, y que lo único que han dejado son las ricas yeserías que componían las arcadas...


Estas, las arcadas que vemos en la fotografía, corresponden al la parte interior del vestíbulo que daba al patio de cristales, y que unía a su vez la planta baja con las hermosas y ricas escaleras que daban acceso a la planta superior...


Hoy en día, Sevilla sigue tropezando con la misma piedra y estamos asistiendo en pleno 2017, al derribo de una de las mejores casas del arquitecto Talavera, en pleno corazón del barrio de Nervión, del que dicho sea de paso, no va a quedar nada.

Antonio Gromi Lopez
Jose Albergó Gracia Tobar