lunes, 29 de mayo de 2017

En Sevilla el sinónimo de restauración es destrucción

En Sevilla se usa mucho, más de lo que se imagina el personal, eso de "virgencita que me quede como estoy", ya que esta bendita ciudad desconoce por completo el significado de restauración y conservación. Aquí se coge algo del siglo 18 y se le mete acero corten, escaleras del cristal y nos quedamos tan panchos, es más, lo presentamos a concursos de arquitectura mundiales donde el 99% de las veces se ríen en nuestra propia cara, valiente panda de ignorantes que no saben ni lo que tienen, es el comentario más repetido.
Ejemplo de todo esto que les he comentado lo tenemos todo concentrado en 1000 metros cuadrados de una zona muy céntrica de nuestra ciudad, la Calle Santo Tomas. Como el burro tropieza no una, sino 400 veces, Sevilla pecó de ignorante en esta zona, repetidas veces y en diferentes periodos de nuestra historia. Empezamos con el ensanche de Santo Tomás, ahí echamos abajo el Convento de Santo Tomás  con nada más y nada menos que Miguel Primo de Rivera subido en todo lo alto de la espadaña dando el pistoletazo de salida al piquetazo. Seguimos posteriormente con la demolición de la antigua Aduana y las Reales Atarazanas, esto ya si que no hay por donde cogerlo, y levantamos en su solar un bloque de hormigón como un demonio para instalar en el las oficinas de Hacienda. Después, como las oficinas de hacienda se quedaron pequeñas, nos fijamos en el edificio de enfrente, El Coliseo, un alarde de regionalismo sevillano por los cuatro costados, y lo vaciamos como si fuera un huevo kinder para hacerlo oficinas todo su interior y ampliar allí la delegación de Hacienda. De remate cogimos la Casa de la Moneda, y como la madre del Pali que vivía en el número 15, dios la tenga en su gloria, había fallecido, dijimos de hacer un hotel en él y plantarle un ático con piscina en todo lo alto, ahí está, paralizado por patrimonio pero la obra ya está echa. Y ya le pusimos la guinda con el retablo cerámico de la Calle Santander...


Esta obra de arte religioso del costumbrismo sevillano era hace menos de 20 años como el San Judas Tadeo de la Iglesia del Silencio, no pasaba una hora sin que una señora o un señor estuviera delante del retablo echando unos rezos a la Virgen del Carmen y dejándole un puñaito de claveles. Fijense en la fotografía porque la veo y veo a mi madre rezando por mí como lo hace cada vez que pasa por por San Ildefonso para ver al Cautivo...


El retablo lo montó en 1925 un señor en la fachada de su casa, ¿de qué señor les hablo?, pues de Don Juan Bautista Calvís y Rives. Su casa estaba adosada a los restos del Postigo del Carbón y a su espalda tenía la Torre de la Plata, esta esta concretamente...


Voy hacer un pequeño inciso para contarles una curiosa anécdota de Don Juan Bautista Calvís. Este hombre era un afamado banquero de Sevilla, venía de una familia Italiana con mucha historia y que sirvió a base de bien a las Cortes Españolas, por lo que ya llevaba una buena herencia en el bolsillo además de lo que juntara con su oficio de banquero. Pues bien, este hombre que representaba a la burguesía de la época, estaba al corriente del ensanche de Santo Tomás, y quiso sacar tajada de aquello por lo que se hizo cargo de varias parcelas en la Calle Santander, y unido al solar que surgiría del derribo de su casa ideó un proyecto para un nuevo edificio bajo el diseño del Arquitecto José Espiau...


Impresionante, como todo lo que diseñaba este señor. El edificio buscaba cerrar el solar que quedaba entre la Casa de la Moneda y la Calle Matienzo, no buscando la profundidad pero si la altura en el alzado del edificio...


Bueno, como vemos hoy en día el edificio no se realizó ya que este entró en un litigio con Marañón por la propiedad y el derecho de construcción en la zona y todo este hermoso proyecto se fué al garete.
Ahora retomamos de nuevo nuestro retablo cerámico de la Virgen del Carmen. Quedamos en que el retablo estaba en un lateral de la fachada de la casa, que a su vez estaba adosado a los restos del Postigo del Carbón, contando en bajo la hornacina con una puerta de acceso para llegar a un pequeño cuartito que hacía las veces de trastero y donde por últimas la Señora Rosalía Moreno, tenía guardada sus habíos con los que de vez en cuando escamondaba el retablo...


Ahora viene la parte dolorosa, llega 1990 y nuestro querido Ayuntamiento acomete una profunda remodelación de la zona, ya que quería poner en valor la Torre de la Plata y los lienzos de muralla que hay junto a ella, y para eso no se le ocurre otra cosa que derribar la casa donde estaba alojada el retablo y plantar el azulejo directamente sobre parte de los restos del Postigo del Carbón...


Como ven en la imagen anterior, si ustedes pasan por allí, lo que hay de aquella remodelación es un trozo de la fachada de la casa derribada a modo de tapia improvisada, un modulo de obra para el pobre boby que se encarga del aparcamiento ridiculo y humillante que nos han plantado junto a la Torre de la Plata y las murallas, algo que cuando el turista llega y ve aquello entra en estado catatónico y no piensa en volver a la ciudad mientras viva. Claramente la reurbanización fue un gasto estúpido que hizo el ayuntamiento para dar acometidas al pedazo de mamotreto que han levantado junto a la Casa de la Moneda, conocido popularmente como "el palomar" y del que me niego a poner una fotografía en esta página. Nos han dejado la Calle Santander hecha literalmente "una mierda", con un edificio protegido destrozado de por vida y paralizado en obra como es el de la Casa de la Moneda, un mamotreto como es el del "Palomar" que termina por destrozar completamente la estética de la zona, y un solar/escombrera para aparcar coches que dejen renegrio de contaminación las murallas que allí yacen y la Torre de la Plata. Como guinda nos echan abajo el retablo cerámico y nos tiran el azulejo sobre un pared, que al menos que seas sevillano o te lo hayan explicado, no sabes qué son los restos de un Postigo por donde durante siglos entró la riqueza más grande que hubo en el mundo proveniente de un lugar llamado Las Indias, por ende los que mandan en el planeta a día de hoy, América. Marca Sevilla, así nos vendemos al mundo y así cuidamos nuestro patrimonio, y mira que me duele en el alma pero aquí estoy yo, denunciando y rezando por que algo cambie hoy, mañana o cuando toque...

ABC
Cerámica de Sevilla
Colegio de Arquitectos
Jose Antonio Murillo Cabrera

sábado, 27 de mayo de 2017

Un millón, GRACIAS

La publicación de hoy y a estas horas, 1:15 de la madrugada, no va relacionada con ninguna fotografía ni ninguna historia sobre nuestra ciudad. Estoy escribiendo este articulo porque antes de acostarme me ha saltado una alerta de google donde me avisa de que la página ha superado el millón de visitas, un millón de entradas no repetidas a la página del pasado de Sevilla...


Como veis en la gráfica, un millón desde que comenzamos a publicar, 46.000 visitas en este mes, 2000 visitas en el día de ayer y 623 visitas en la hora y veinte minutos que llevamos del día de hoy. Sinceramente me siento abrumado por el cariño que estáis mostrando hacia la la página y para mi ver el interés que despierta es una motivación añadida para seguir buscando nuevo material y no dejar de intentar publicar siempre lo mejor para ustedes.
No soy para nada fanático de las estadísticas, es más, uno de los consejos que doy siempre cuando quieren iniciar un blog es olvidarse de las estadísticas, visitas, menciones etc... simplemente hazlo porque te gusta, porque es tu hobby y porque a través de ella puedas ayudar a alguien o algo, y sino fuera por la alerta recibida de google no me habría ni percatado.

Gracias, por vuestro apoyo, por la fidelidad que mostráis en cada publicación, por los correos de ánimo que recibo casi a diario, por el apoyo que me mostráis en las redes sociales, y sobre todo gracias por hacer realidad mi sueño que también es el vuestro, el pasado de Sevilla.

jueves, 25 de mayo de 2017

Una fotografía misteriosa...o no, a partir de hoy

Todos los días se descubren fotografías de Sevilla que son todo un misterio por diferentes y variados motivos pero resumibles en dos, el primero saber que es lo que estamos viendo en la imagen, y el segundo la localización del lugar donde se captó la instantánea. Hoy os traemos un ejemplo muy concreto de esto mismo que les contamos...


La fotografía es maravillosa, tenemos tantos detalles que nos perdemos en ellos, y la nitidez de la misma nos hace ser testigos privilegiados de un momento hoy irrepetible, pero, ¿que es lo que estamos viendo y en que lugar de la ciudad se capto esta imagen?, no se preocupen, para eso estoy yo aquí, para que disfrutemos descubriendo esos pequeños enigmas. Ahora empecemos a analizar la imagen, y lo primero que nos llama la atención es el estado del suelo y la cantidad de escombros que vemos...


Vaya tela como estaba de sucio todo, vemos que esto no es cosa de ahora y que hace siglos que Sevilla padece el mal endémico de "la falta de limpieza". Vemos a un grupo de músicos desfilando, y a unos gastadores cerrando la comitiva, por lo que todo apunta que van tocando detrás de un paso de palio. Bien, ahora vamos a buscar una pista fundamental, la que nos dará la localización donde fue captada la imagen, para eso vamos a observar con mucha atención los edificios que vemos en la fotografía...


Son muchos años analizando fotografías, por lo que les diré que yo, ya he identificado uno de los dos. Les voy a ayudar, primero les diré que el que vemos en la parte izquierda, no es una iglesia, y que lamentablemente ya no existe. El segundo, la casa de vecinos que vemos a la derecha, ha sido reformado recientemente, aunque hemos estado a un suspiro de perderlo pues hubo una solicitud de derribo total, por lo que aun lo tenemos en pie. ¿Han adivinado ya de que lugar de Sevilla estamos hablando?...bien, estamos en la Calle Temprado...


Como les he comentado el edificio de vecinos que aparece en la parte derecha de la imagen, esta aun en pie, y los que tenemos estudiado el lugar nos es muy fácil recordarlo y reconocerlo, pero claro el edificio que vemos en la parte izquierda tiene un doble hándicap, y es que ademas de haber sido derribado por formar parte de las Aduanas y atarazanas donde posteriormente se construyó el edificio de Hacienda, pues le sumamos de que no existe documento gráfico del mismo, o al menos eso pensábamos hasta el día de hoy...


Ha sido muy complicado encontrar esta maravillosa fotografía, pues todas las que conocemos son imágenes parciales de la puerta de entrada a Aduanas, o imágenes cenitales que no nos dejaban ver esta esquina de la fachada que estaba en la Calle Temprado...


Ahora ya podemos comparar las dos fotografías y realizar una comparación que nos confirmar perfectamente la localización exacta...


Es por tanto que podemos asegurar con casi toda seguridad, que lo que estamos viendo en la primera fotografía es el terminar del discurrir de la Hermandad de las Cigarreras por la Calle Temprado, concretamente a los músicos que van tras el palio cerrando el cortejo, la Banda de la Guardia Real de Alfonso XIII. Lamentablemente todo el complejo que conformaba el edificio de la Aduana y esa puerta que vemos en la imagen, fue vilmente derribada siendo este acto uno de los atropellos urbanísticos e histórico mas lamentable de los vividos en esta bendita ciudad...


Mientras tanto tenemos lo poco que nos queda de las Reales Atarazanas, recuerden que es una edificación medieval, hundidos en albero y barro esperando a que un grupo inversor, una banco, un ente divino se digne a rescatar del olvido tal joya y actuar sobre ellas con una adecuada conservación como podemos ver en la Atarazanas de Barcelona, primas hermanas de las sevillanas...


En Sevilla, el Ayuntamiento que es muy listo, se gasta 140 millones en "Las Setas" de la Encarnación, porque "dicen ellos" que es un revulsivo turístico para la ciudad. La realidad es que no sabemos que como vamos a conseguir dinero para mantener tal edificio y que ademas de estar fuera de un entorno adecuado para la obra, nos ha vaciado las arcas de manera critica para los próximos 20 años. Mientras tanto, en Barcelona invierten 17 millones, ojo, una octava parte de lo que costaron "Las Setas", y obtienen a cambio uno de los cuatro lugares mas visitados de la capital siendo el tercero que mas ingresos aporta a las arcas como lugar de interés visitable. En fin, que cada uno saque sus conclusiones, yo espero al menos haberos ayudado a ello.

Don Nicolás Salas
Náutica Catalana 
Nuria Moreno Valdense

martes, 23 de mayo de 2017

Venta de los Gatos, relato gráfico de la desidia de una ciudad

Sevilla, que hago contigo Sevilla, que a tantas historias me transportan tus calles, que tanto disgustos me dan tus heridas, que tanto sueño me quita pensar en tu futuro. Eso mismo, "pensar", pensar que cuando viajas a otras ciudades de Europa, cualquier casa, cualquier rincón que haya sido nombrado por un escritor medianamente relevante, está conservado como oro en paño y reutilizado para contar la vida y obra de dicho escritor me causa una envidia malsana que lo digo como lo siento, me llevan los demonios.
En esta bendita ciudad tuvimos uno de esos escritores que marcan la historia de la humanidad, estudiado y leído en cualquier rincón del planeta y que puso en nombre de Sevilla en lo más alto de la literatura hispana, Gustavo Adolfo Bécquer. Uno de sus relatos más célebres y conocidos empieza en un ventorrillo a las afueras de Sevilla, La Venta de los Gatos...


Como os he marcado en el mapa, la Venta de los Gatos está situada, porque milagrosamente y por ahora está aún en pie, en el núcleo residencial de Las Golondrinas, en la Avenida Sanchez Pizjuan. Este edificio lleva soportado a sus espaldas más de 150 años, pero "años sevillanos", que son diferentes a los del resto del planeta, los sevillanos llevan el extra de guerra civil y piqueta urbanística por lo que el mérito de supervivencia es doble. El edificio como tal, ha sido utilizado para el desempeño de diferentes labores, siendo venta hasta principios del siglo pasado...


El ambiente flamenco era el principal reclamo. Podías encontrar un interior modesto pero acogedor y que reflejaba fielmente lo que podía ser una tasca de principios del siglo pasado...


Posteriormente el edificio cayó en total desuso y abandono, fue sin duda una de las etapas más duras por las que pasó el inmueble, llegandose incluso a producirse algún derrumbe en el postiguillo trasero. Todo esto hacía que apuntase a su inminente desaparición hasta que en 1928 se decide construir el nuevo núcleo residencial Las Golondrinas, es a su vez como homenaje y aniversario a la memoria de Gustavo Adolfo Bécquer, restaurada la venta y se coloca una placa modelada por el escultor Antonio Illanes, para recuerdo y distinción del lugar...



A mí al menos, ver el estado actual de la placa me causa cuanto menos una enorme vergüenza, y como no, una tremenda indignación antes el pasotismo de los estamentos municipales y de la cultura y el arte.Posteriormente, en 1935, Lorca estuvo en Sevilla en la Venta de los Gatos, pero en el Real de la Feria donde se hallaba una caseta con dicho nombre. El que estaba en realidad ese dia pero en la verdadera Venta de los Gatos era mi admirado Joaquín Romero Murube, quien luchó lo indecible por Sevilla y por lugares tan importantes como el desaparecido Hotel Madrid. Se reunió en la Venta junto con algunos intelectuales de la época para leer un manifiesto en defensa del edificio a la vez que de la memoria de Bécquer...


Posteriormente fue taller de marmolista, donde vivió su última etapa digamos "dorada" como inmueble, y donde su conservación estructural fue más o menos correcta...


El edificio cambió de nuevo de dueño,y fue ocupado por una familia que creaba un pequeño rebaño de cabras, algunos abuelos que nos estén leyendo en estos momentos recordarán como sus madres les mandaba a comprarles leche cántara en mano...


Posteriormente el edificio entró en un estado total de abandono, produciéndose el expolio total de todo su interior, rejas, etc y siendo además un foco de infección y núcleo neurálgico donde los drogadictos se administraban sus dosis ajenos a miradas indiscretas...


Hoy en día el estado del edificio es lamentable, y no podemos contar a ningún sevillano o turista su historia porque su estado de conservación y la imagen que presenta es una auténtica vergüenza...


Podría estar preparado como centro de visitas o centro de interpretación e incluirse en una ruta turístico cultural, pero claro, entonces hablaríamos de invertir dinero en cultura, restauración y conservación y eso en Sevilla esta tabú, por lo que dejaremos el articulo de hoy como un recuerdo gráfico antes su más que posible futuro derribo, lamentable, pero es así.

ABC
Fototeca municipal de Sevilla
Universidad de Huelva
Maria Antonia Garrido Segura

sábado, 20 de mayo de 2017

Derribado... ¿para qué?

En Sevilla cualquier derribo que afecte a nuestro patrimonio es lamentable, lo es porque a ninguno le encuentro una justificación que lo respalde. Unos los justifican con ensanches necesarios, otros en pos del progreso, y otros no saben ni lo que van a decir por tal de no quedar como ignorantes ante la opinión pública. Este caso que vamos a ver, creo que corresponde con todo lo descrito...


Años 20 del pasado siglo, tenemos a la Señá Santa Ana, patrona de Triana, haciendo procesión de forma extraordinaria en el Corpus de Sevilla, hasta ahí todo correcto. Aún no aparece el azulejo del Cristo del Amor en el lateral de la fachada de la Colegiata, pues no se hizo hasta 1930, pero si vemos algo muy interesante que nos llama la atención...


Es un hermoso caserio que se pierde escorado hacia la derecha al comienzo de la Calle Villegas. Corresponde con los arquetipos sevillanos de finales del 17 principios del 18, con esa parte superior de ventanas pequeñas, soberao utilizado habitualmente como secadero y almacén de cereal.
Este edificio fue derribado en torno 1945, y se cataloga como "derribo de lo absurdo", pues su solar es ocupado por 4 naranjos y un kiosco de prensa...


Para los que amamos Sevilla, estos atentados urbanísticos nos resultan incomprensibles e injustificables, y aún así, en pleno siglo XXI seguimos por el mismo camino, pues estamos arrasando con el regionalismo que queda en pie en Nervión. Yo al menos, seguiré desde mi humilde atalaya, intentando remover alguna conciencia, pues tal vez aún podamos salvar algo para los que vendrán a esta bendita ciudad en un futuro.


Terminamos el articulo avisando de que esteis atentos, porque habrá una segunda parte mas interesante si cabe, asi que nos vemos pronto, un abrazo.


Julia Moreno Beta
Jose Luis Seca Romera

Mirando a Roma

Hoy le voy a dedicar esta publicación a un buen amigo de la infancia, Manuel Martinez Lopez, o como yo le llamaba, "Manolito el del callejón". Hace unos días publicó una foto de las columnas de la Calle Mármoles, muy cerquita de la mi querida Hermandad de la Candelaria, y comentamos la belleza de algo tan sobrio y misterioso como son tres columnas de mármol embutidas en el corazón de Sevilla...


Hablar de la historia de esta columnas es hablar de la historia de Sevilla. Las columnas fueron descubiertas en 1574 y eran seis en origen. La primera se hizo añicos en la Calle Mateos Gago cuando era trasladada a Alcázar por orden de Pedro I de Castilla, un antojo personal que nos salió caro a todos los sevillanos. Otras dos sostienen al hijo de Zeus en la Alameda que lleva su nombre, la de Hércules. Las tres restantes se están literalmente "desintegrando" en la Calle Mármoles, junto a un lujoso edificio de apartamentos que tienen el privilegio de poseer ventanas "mirando a Roma", o como es lo mismo, mirando a las columnas...


Las columnas muestran la cota original de la calle en tiempos de la vieja Hispalis, cinco metros por debajo del actual nivel de la calle, y nos da una idea muy aproximada de cuánto ha cambiado Sevilla, y de cuando quedan aún por descubrir debajo de ella.
Hasta 1885 las columnas no estaban visibles, pues estaban embutidas en el patio interior de una vivienda, que fue derribada en 1886 para dejarlas a la vista...


Estos son los restos "supuestamente", del pórtico que conformaba uno de los templos del centro neurálgico de la villa, aunque otras teorías se inclinan por que son más bien de otro tipo de edificio, que estuvo en una localización diferente a la actual, siendo estas columnas parte de un expolio y colocadas ex profeso en la Calle Mármoles para la cimentación de antiguas casas...


A mediados de los 80 las columnas presentaban peligro de colapso, ya que estaban sustentadas sobre una cimentación muy debilitada por el paso de los siglos y por los movimientos de tierra que se habían producido a su alrededor, siendo entonces cuando se practicó una reparación de urgencia mediante un relleno de hormigón en su base, y refuerzos lineales entre las columnas...


Actualmente el estado de las mismas es lamentable, tanto por la falta de limpieza de vegetación intrusiva, como por localización o falta de dípticos que definan perfectamente lo que se está contemplando y el estado estructural que presentan de por sí las tres columnas. En Sevilla se están debatiendo dos vertientes de pensamiento sobre el futuro de estas columnas, aunque ambas tratan el mismo fin, que es la restauración urgente de las mismas. Una de las posturas habla de conservarlas en el emplazamiento actual, la Calle Marmoles, y la otra de su reubicación en otra zona de la ciudad que esté más adecuada y adecentada para su exposición y conservación, ya que estos últimos refuerzan su postura con la teoría de que incluso hoy en día no están en su emplazamiento original.
Fuera como fuere, el estado actual de las columnas y el entorno que las rodea es lamentable, y son las grandes olvidadas de Sevilla, afirmando incluso que muchos sevillanos las conocen pero no saben ni el lugar concreto donde se encuentran. Espero que este humilde articulo llegue a oídos de alguien que sí pueda hacer algo por ellas y gaste un poco de la vergüenza torera que se ha perdido con nuestro pasado y nuestra historia,

Fototeca de Sevilla
Marisa Pedrero Lopez
Julio Garcia Comar

miércoles, 17 de mayo de 2017

Fernando Marquensen Winson y la dura realidad de 1906

Hoy vamos a tratar un tema duro, muy duro, vamos a sumergirnos en el pasado con nuestra particular máquina del tiempo para conocer la historia de una persona normal y corriente, que sufrió las consecuencias de sentirse distinto y no ser entendido por la sociedad que lo rodeaba principios del siglo 20, amig@s esta es la historia de Fernando Marquensen Winson...


Déjenme primero que les cuente de dónde viene Fernando para entender cómo de dura fue su vida desde su nacimiento. Este señor nació en 1836 en la ciudad de París, siendo un joven de 16 años sirvió como soldado en la marinería francesa, donde se licenció con honores a temprana edad. La vida le trajo hasta Sevilla a la edad de 31 años donde consiguió empleo como Guarda de Vigilancia.
Bien, hasta aquí la historia normal de una persona que nació a finales del siglo 19 y que se hizo por méritos propios sevillano de adopción y de corazón. El problema vino a la edad de 60 años, cuando sufrió un grave accidente laboral, lo cual hizo que fuese ingresado en hospital donde tuvo que ser reconocido para ver el alcance de sus lesiones. Fue en aquel momento donde los médicos certificaron que Fernando Marquesen era físicamente una mujer, es decir un transexual...


Esto que hoy en día es fácilmente entendible por gran parte de nuestra sociedad, fue en 1906 un revuelo mediático a nivel nacional, siendo difundido por ABC de la "particular" manera que continuación comprobaremos...



La publicación se hace el 5 de Noviembre de 1906 en el Diario ABC "Madrid" con una fotografía de Fernando aún convaleciente del accidente y apoyado sobre una muleta en la puerta del hospital. El diario que consta de 16 páginas, ya le hace mención con una fotografía que ocupa más de media en una de sus páginas interiores, relatando "la historia" en la página siguiente...


Como entiendo que cuesta leer el articulo debido a la calidad de la edición, les hago una breve transcripción para que vean la mentalidad de la época, y como se trata el tema de Fernando a nivel mediático...

"El guardia mujer.
Sevilla, para aliviar la triste jornada de
la ejecución de reos de Peñaflor, ha tenido
el regocijante espectáculo de ver que un vete-
rano guardia de vigilancia de aquella capital, 
es pura y simplemente una veterana, en la cual
ha de hallar un poderoso argumento en pro de
su causa el moderno feminismo.
La historia es ya conocida.
Desde hace treinta años venía prestando sus
servicios como individuo del cuerpo de vigi-
lancia una persona llamada "Fernando Mar-
quensen  Winson", que contaba en la actualidad
sesenta años de edad.
Una caída que sufrió hizo necesario un re-
conocimiento facultativo, y el médico, al con-
vencerse del cambio de sexo, puso el hecho en
conocimiento del gobernador civil, que mandó
instruir el oportuno expediente.
El tipo de "Fernandito" era popularísimo, 
Había nacido en París en 1836, y su vida es
una verdadera novela.
Desde edad de nueve años vistió por prime-
vez los pantalones, que no ha vuelto á cam-
biar por el traje de su sexo, habiendo servido
como soldado en la marinería francesa.
La pícara casualidad ha echado por tierra la
la tranquila existencia de este policía apócrifo.

Es un articulo es muy duro duro y si no entendemos en el contexto en el que se realizó, 1906 y la mentalidad de aquella sociedad, pues es muy complicado de digerir. Como leemos en el relato, una vez descubierto el sexo de Fernando, se informó inmediatamente al gobernador civil por lo que la suerte de esta persona no tuvo que ser muy buena, dado el trato que recibían los tranxesuales y homosexuales en aquellas fechas. Termino el articulo dejando claro que Fernando Marquensen Winson también forma parte del pasado de Sevilla, fue por suerte o más bien por desgracia un personaje de esta bendita ciudad, y como tal, parte de su historia. Sirva también como reflexión que la libertad de identidad de las personas es un derecho y que no respetarlo puede causar un daño irreparable hacia ellas, por lo que si comprendemos esto, lograremos una sociedad más justa para todos.

ABC
Joaquín Soto Enjebar

domingo, 14 de mayo de 2017

La desaparecida Calle Sacra Familia

Llevamos ya algunos años con este apasionante proyecto del pasado de Sevilla y cada día que pasa estoy más entusiasmado con él. Un nuevo articulo, una nueva fotografía es una caja de sorpresas por abrir, y cuando lo hacemos conseguimos sumergirnos en ese pasado como si de una máquina del tiempo de tratase, pienso que es algo fabuloso, o al menos a mí, que soy un enamorado de Sevilla así me lo parece.
Hoy nos vamos hasta Trina y nos despertaremos en una bonita mañana de Viernes Santo para contemplar los últimos pasos del Cristo de la Tres Caídas antes de su entrada...


Increíble la multitud de detalles que nos llaman la atención a primera vista. Empecemos por el paso, el antiguo canasto que tuviera la hermandad, siendo el primero paso neobarroco que procesionaria en Sevilla. Fue remodelado y ampliado varias veces hasta que en 1971 fue vendido a la Hermandad de la Vera Cruz de Utrera donde se conserva actualmente. Otro detalle, este para mi el más importante, es la calle por donde está transitando la Hermandad, la Calle Sacra Familia...


No la busquen en Google Maps, porque ya no existen ni el nombre, ni la calle como tal, pues ahora es Plazuela, concretamente Plazuela de Santa Ana...


Y se preguntaran que como lo sé, duda que yo les respondo inmediatamente. Lo primero es buscar un objeto de referencia, una farola, una ventana, un balcón....esperen, ahí lo tenemos, los balcones...


Da la casualidad, y es extraño siendo Sevilla, que la casa que aparece detrás del paso de misterio, está todavía en pie, y hace que la singularidad del herraje de los balcones, y las ménsulas de hierro que lo soportan lo identifiquen y sea fácilmente reconocible lo que nos permite encajar perfectamente la fotografía en el espacio tiempo actual...


Terminamos el articulo destacando la ultima singularidad o detalle de la imagen, y es el ver el transcurrir de la cofradía por mitad de lo que hoy es Plazuela de Santa Ana, sin dar el rodeo actual por Pagés del Corro. Imagino que esto sería por que entraría de recogida por el Altozano, bajaría por la calle Pureza o San Jacinto y giraría por Rodrigo de Triana para entrar en la Calle Sacra Familia y encarar con la Puerta de Santa Ana para hacer el saludo, después bajaría hasta Pagés del Corro para recogerse por aquel entonces en San Jacinto, pues es desde donde hacía estación de penitencia...


Ojo, esto último es una suposición, desconozco si el orden de la calles en ese recorrido de vuelta era ese exactamente o cambiara en algunas calles, esperemos por tanto que algún hermano de la cofradía nos saque dudas. Espero que hayan disfrutado con el articulo de hoy y les emplazo al siguiente que prometo sea igual o mejor.

Cofradías de Sevilla
Maria Carmona Roch

jueves, 11 de mayo de 2017

El doble crimen de la Calle Canalejas

¡Tranquilos!, antes de nada quiero dejarles claro que este articulo no contiene nada morboso o relacionado con sangre, pero si va a describir, como bien dice el titulo del articulo, un doble crimen urbanístico. Antes de empezar les pido que se relajen, que disfruten del desarrollo en su lectura pues es el articulo con el documento gráfico mas abundante de todos los que se han hecho hasta ahora en el pasado de Sevilla.
Para empezar, es bueno que nos situemos, pues no todo el mundo sabe donde se encuentra la Calle Canalejas...


La Calle Canalejas esta justo a continuación de la Calle San Eloy si vamos dirección a Marques de Paradas, perpendicular a la Calle San Pablo y siendo por tanto la que divide la Calle Gravina y la Calle Bailen en dos. Esta calle fue el mejor exponente sevillano del urbanismo regionalista de la generación del 29. En ella levantaron los arquitectos de mas renombre de la época sus mejores edificios y por ende uno de los mejores muestrarios del regionalismo sevillano, del que dicho sea de paso, queda muy poco en pie. Pues bien, había dos inmuebles en dicha calle que eran tan singulares y extremadamente bellos que otorgaban a esta calle el adjetivo de señorial, uno construido por el arquitecto Aníbal González y el otro por el arquitecto Juan Talavera.
Empecemos por el edificio de Aníbal González, pues es del que mas documentación gráfica existe...


El edificio fue construido a comienzos de los años 20 para el Marques de Monteflorido, y estaba conformado por tres fachada dividido en tres plantas y dotado de un patio interior aporticado con columnas de mármol...


El edificio sera bastante conocido para alguno de nuestros lectores, pues fue también Colegio de Opus a partir de los años 40, cuando el Marques vende el inmueble Congregación del Opus Dei, que lo convierte en Residencia de Estudiantes como se conocía entre los sevillanos, "Colegio Mayor Guadaíra"...


Y como todo edificio regionalista, si la fachada era un alarde arquitectónico de buen gusto y proporciones, ya pueden imaginarse como era entonces el interior. Acompáñenme, vamos a conocerlo...

Patio interior
Como pueden observar, el patio interior era un alarde de buen gusto y sin duda invitaba al descanso y la reflexión con todas las comodidades. Apliques cerámicos, columnas de mármol, herrajes, todo es increíblemente hermoso. Ahora pasemos a la planta baja, donde los techos y zócalos son los actores principales de esta increíble obra...

Planta baja
Distribuidor y escalera principal
Distribuidor de la planta superior
Sala de estudios y capilla
Se que ahora mismo están divididos entre una catarsis por la belleza y riqueza al ver lo que escondía en su interior y a su vez en un estado de shock pensando en que ya nada de aquello existe y que fue derribado sin contemplaciones...


En 1964 la congregación había crecido enormemente y su popularidad era un reclamo que cada vez atraía mas estudiantes, lo que provoco que abandonaran el edificio para trasladarse a la Avenida de la Palmera, por lo que este fue vendido e inmediatamente derribado para construir en su lugar un bloque de pisos al mas puro estilo "mamotreto"...


Ver lo que tenemos en la actualidad levantado en el solar que ocupaba este edificio es cuanto menos deprimente, y no encuentro explicación a la motivación que llevo a los sevillanos a permitir tal crimen...


No es solo cuestión de comparar el antes y el después, es que nos sumamos en una profunda reflexión de que ciudad es la que vamos a tener dentro de 20 años de seguir por este camino...


Siento tener que hacerles pasar por un mal momento, pero ahora vamos a continuar con el segundo edificio, y por tanto el segundo crimen urbanístico que se cometió en esta calle, el derribo del edificio construido por el arquitecto Juan Talavera...


No se que estarán pensando ahora mismo, yo estoy pensando que me parece un edificio impresionante y que me parece increíble que no este en pie. Pues bien, este edificio estaba en la misma calle que el anterior de Aníbal González, bueno, es que estaba en realidad justo al lado...


El edificio fue construido en 1925 para Eduardo Benjumea Zayas, y marca sin duda uno de los dos estilos del regionalismo sevillano que coparon la ciudad en aquellos años. Llama poderosamente la atención los detalles y filigranas de los herrajes que formaban el cerramiento de los balcones, ademas de la riqueza en azulejos que mostraba la fachada...

 

El dibujo de su fachada guarda un gran parecido con el Palacio que diseñó Simón Barris para Miguel Sánchez Dalp en la Plaza del Duque, y que por desgracia también fue pasto de la piqueta. Este de Talavera tampoco duró mucho mas y su derribo fue muy prematuro, no llegando a estar en pie apenas 50 años, pues fue construido en 1925 y comenzado a derribarse en 1959 por lo que nos duro unicamente 34 años...


Es increíble como se degradó en menos de 40 años la elegancia y riqueza de una calle a mas puro nivel "mamotretico" con pisos mastodónticos insulsos que ademas de no aportar nada, tan solo sirvieron para enriquecer a unos pocos. Observen esta humilde recreación de como seria el estado de la acera con los dos edificios en pie, y compárenlo con lo que tenemos hoy plantado en su lugar...

Fotocomposición de dos fotografías, una de los años 60 y otra de 1925, para mostrar como sería el aspecto original de la calle con los dos edificios aún en pié
Aquí termina por hoy este doloroso articulo, pero a la vez denuncia de un echo que Sevilla tiene escondía en la memoria, y no lo reprocho, por que es sin duda una autentica vergüenza como ninguno de nuestros mandatarios ha sido y es, capaz de cuidarla, conservarla y evitar que se especule con su historia. Ahora díganme con la mano en el corazón de sevillano que tienen, ¿es o no es esto el doble crimen de la Calle Canalejas?.

Universidad de Sevilla
Fototeca Municipal
Fundación Opus Dei
Julio Temprado Garcia
Juan Lorite Moreno
Ana María Luque Escrivá

Otros artículos interesantes relacionados: