jueves, 11 de mayo de 2017

El doble crimen de la Calle Canalejas

¡Tranquilos!, antes de nada quiero dejarles claro que este articulo no contiene nada morboso o relacionado con sangre, pero si va a describir, como bien dice el titulo del articulo, un doble crimen urbanístico. Antes de empezar les pido que se relajen, que disfruten del desarrollo en su lectura pues es el articulo con el documento gráfico mas abundante de todos los que se han hecho hasta ahora en el pasado de Sevilla.
Para empezar, es bueno que nos situemos, pues no todo el mundo sabe donde se encuentra la Calle Canalejas...


La Calle Canalejas esta justo a continuación de la Calle San Eloy si vamos dirección a Marques de Paradas, perpendicular a la Calle San Pablo y siendo por tanto la que divide la Calle Gravina y la Calle Bailen en dos. Esta calle fue el mejor exponente sevillano del urbanismo regionalista de la generación del 29. En ella levantaron los arquitectos de mas renombre de la época sus mejores edificios y por ende uno de los mejores muestrarios del regionalismo sevillano, del que dicho sea de paso, queda muy poco en pie. Pues bien, había dos inmuebles en dicha calle que eran tan singulares y extremadamente bellos que otorgaban a esta calle el adjetivo de señorial, uno construido por el arquitecto Aníbal González y el otro por el arquitecto Juan Talavera.
Empecemos por el edificio de Aníbal González, pues es del que mas documentación gráfica existe...


El edificio fue construido a comienzos de los años 20 para el Marques de Monteflorido, y estaba conformado por tres fachada dividido en tres plantas y dotado de un patio interior aporticado con columnas de mármol...


El edificio sera bastante conocido para alguno de nuestros lectores, pues fue también Colegio de Opus a partir de los años 40, cuando el Marques vende el inmueble Congregación del Opus Dei, que lo convierte en Residencia de Estudiantes como se conocía entre los sevillanos, "Colegio Mayor Guadaíra"...


Y como todo edificio regionalista, si la fachada era un alarde arquitectónico de buen gusto y proporciones, ya pueden imaginarse como era entonces el interior. Acompáñenme, vamos a conocerlo...

Patio interior
Como pueden observar, el patio interior era un alarde de buen gusto y sin duda invitaba al descanso y la reflexión con todas las comodidades. Apliques cerámicos, columnas de mármol, herrajes, todo es increíblemente hermoso. Ahora pasemos a la planta baja, donde los techos y zócalos son los actores principales de esta increíble obra...

Planta baja
Distribuidor y escalera principal
Distribuidor de la planta superior
Sala de estudios y capilla
Se que ahora mismo están divididos entre una catarsis por la belleza y riqueza al ver lo que escondía en su interior y a su vez en un estado de shock pensando en que ya nada de aquello existe y que fue derribado sin contemplaciones...


En 1964 la congregación había crecido enormemente y su popularidad era un reclamo que cada vez atraía mas estudiantes, lo que provoco que abandonaran el edificio para trasladarse a la Avenida de la Palmera, por lo que este fue vendido e inmediatamente derribado para construir en su lugar un bloque de pisos al mas puro estilo "mamotreto"...


Ver lo que tenemos en la actualidad levantado en el solar que ocupaba este edificio es cuanto menos deprimente, y no encuentro explicación a la motivación que llevo a los sevillanos a permitir tal crimen...


No es solo cuestión de comparar el antes y el después, es que nos sumamos en una profunda reflexión de que ciudad es la que vamos a tener dentro de 20 años de seguir por este camino...


Siento tener que hacerles pasar por un mal momento, pero ahora vamos a continuar con el segundo edificio, y por tanto el segundo crimen urbanístico que se cometió en esta calle, el derribo del edificio construido por el arquitecto Juan Talavera...


No se que estarán pensando ahora mismo, yo estoy pensando que me parece un edificio impresionante y que me parece increíble que no este en pie. Pues bien, este edificio estaba en la misma calle que el anterior de Aníbal González, bueno, es que estaba en realidad justo al lado...


El edificio fue construido en 1925 para Eduardo Benjumea Zayas, y marca sin duda uno de los dos estilos del regionalismo sevillano que coparon la ciudad en aquellos años. Llama poderosamente la atención los detalles y filigranas de los herrajes que formaban el cerramiento de los balcones, ademas de la riqueza en azulejos que mostraba la fachada...

 

El dibujo de su fachada guarda un gran parecido con el Palacio que diseñó Simón Barris para Miguel Sánchez Dalp en la Plaza del Duque, y que por desgracia también fue pasto de la piqueta. Este de Talavera tampoco duró mucho mas y su derribo fue muy prematuro, no llegando a estar en pie apenas 50 años, pues fue construido en 1925 y comenzado a derribarse en 1959 por lo que nos duro unicamente 34 años...


Es increíble como se degradó en menos de 40 años la elegancia y riqueza de una calle a mas puro nivel "mamotretico" con pisos mastodónticos insulsos que ademas de no aportar nada, tan solo sirvieron para enriquecer a unos pocos. Observen esta humilde recreación de como seria el estado de la acera con los dos edificios en pie, y compárenlo con lo que tenemos hoy plantado en su lugar...

Fotocomposición de dos fotografías, una de los años 60 y otra de 1925, para mostrar como sería el aspecto original de la calle con los dos edificios aún en pié
Aquí termina por hoy este doloroso articulo, pero a la vez denuncia de un echo que Sevilla tiene escondía en la memoria, y no lo reprocho, por que es sin duda una autentica vergüenza como ninguno de nuestros mandatarios ha sido y es, capaz de cuidarla, conservarla y evitar que se especule con su historia. Ahora díganme con la mano en el corazón de sevillano que tienen, ¿es o no es esto el doble crimen de la Calle Canalejas?.

Universidad de Sevilla
Fototeca Municipal
Fundación Opus Dei
Julio Temprado Garcia
Juan Lorite Moreno
Ana María Luque Escrivá

No hay comentarios: