viernes, 5 de mayo de 2017

El "Talaverazo" del Colegio Oficial de Arquitectos

Todos los días recibo una gran cantidad de correos, intento contestarlos todos aunque me resulta complicado por el tiempo del que dispongo. Algunos son felicitándome por la pagina del pasado de Sevilla, otros me mandan fotografías, algunos me piden ayuda para algún trabajo o libro y como no, esta la crítica.
Yo la crítica la llevo bastante bien, incluso soy de los que pienso que es constructiva, y nunca entro en polémicas o discusión con nadie, las acepto perfectamente y si entiendo su argumentación pues le pido disculpas sin ningún problema. Ahora bien, esta el arquitecto de turno, urbanista casi el 99% de las veces y que no se dirige a mí para hacerme una crítica sino para faltarme el respeto, pues para estos señores estoy denostando su oficio en cada publicación que realizo, y no se porqué ya que no los suelo nombrar pero ellos solos se dan por aludidos. Esta semana pasada, uno en concreto que trabaja en el Colegio de Arquitectos de Sevilla se sintió especialmente ofendido y me dijo que ellos el 95% de las veces trabajan para un empresa contratante con unas ideas muy predefinidas de antemano y que no les dejan margen de adaptación en el proyecto al entorno, y ya fue cuando me dije a mismo, amigo no eres el primero ni el último con el que hablo y tengo entre mi circulo a algunos de tus compañeros, y yo si se "la verdad del barquero", y no es esa que me estas contando.
Después de una hora intercambiando correos conseguimos llegar a un punto de encuentro, para lo que le puse antes un ejemplo para mí muy claro de, que es Sevilla, y como funcionan los arquitectos en ella, el ejemplo del "Talaverazo"...


¿Qué es lo que estamos viendo y por ende que es el "Talaverazo"?, pues bien, Estamos ante todo un ejemplo del regionalismo sevillano, un edificio diseñado por nuestro querido Juan Talavera y Heredia, construido en torno 1912 como casa-comercio para Don Rafael Lamadrid. Imagino que se estarán preguntando en qué calle está este hermoso edificio, y por supuesto yo les saco de dudas rápidamente, no está pues fue derribado, pero les iré dando una pista para que adivinen donde fue levantado...


¿Ya lo han localizado?, les adelanto que la fotografía nos muestra como se empiezan a levantar los primeros bloques de oficinas en el nuevo ensanche de la Calle Imagen, y si se fijan al fondo de la imagen junto a la Iglesia de San Pedro pues...


¡Pues ahí lo tienen!, estaba situado exactamente donde hoy se levanta el Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla. Bien, ahora querrán saber cómo fue su final, y el porqué de su derribo, solo tienen que seguir conmigo para averiguarlo. Era finales de los años 60, Sevilla estaba en plena revolución urbanística, ensanches a tutiplen, urbanistas tachando casas, palacios y calles en sus planos para crear nuevas avenidas, y como no, todo empezó en esa famosa arteria con la que quería unir el centro de la ciudad con la Ronda Histórica...


Los derribos se comenzaron pero claro, esto era la punta del iceberg, también vendrían los derribos de la Exposición del 29, toda la arquitectura que venía con el tardofranquismo, etc, etc, y esto conllevaba además de mano de obra, un número elevado de arquitectos que trabajan en todo este nuevo maremagnum "piquetero" que se había creado. Hay que organizar todo esto y buscar una sede ya asentada para el nuevo Colegio de Arquitectos y al Ayuntamiento todo lo que le olía a regionalismo no le suponía valor, para ellos era relativamente nuevo y no había alcanzado esa vitola de histórico, por lo que era perfectamente derribable. Es cuando se señala el solar que dejaría el derribo del edificio de Juan Talavera en la esquina de la Plaza del Cristo de Burgos...


La cosa tiene miga porque parecía que ese solar estaba cotizado y para reservar el derecho sobre él, lo derribaron cuando todavía no se había presentado ni siguiera el proyecto, es más, el edificio es derribado a principios de los 70, el proyecto no se presenta hasta el año 1976, pero es que el edificio actual no está totalmente terminado hasta 1986, echen conmigo las cuentas, 86-70=16 años de solar para que al pueblo sevillano se le fuera olvidando el "Talaverazo" que allí se había cometido...


Total, que el mamotreto que tenemos allí a día de hoy, fue el resultado de un primer premio de arquitectura que sirvió para suplir el edificio de Juan Talavera, no se, juzgen ustedes mismos, yo al menos lo tengo muy claro, y el señor arquitecto que estuvo discutiendo conmigo una hora también lo tuvo. A todo esto y como broche, se da la macabra paradoja de que justo el año que se termina de construir el nuevo edificio, 1986, es aprobada la nueva ley de protección que hubiera salvado al edificio de Talavera de la piqueta, cosa que tampoco importa mucho en el siglo que vivimos, pues esa ley fue derogada en 2006 y a día de hoy carecería de toda protección y podría ser derribado mañana mismo...

¡Ay Sevilla, como diría aquel poema, 
te quiero como se quiere lo que no se tiene, 
ni se puede ni se debe...con locura!

Fototeca Municipal de Sevilla
José López Contreras
Julio Moreno Turón

No hay comentarios: