domingo, 10 de marzo de 2019

...Yo me bajo en el Prado

"Yo me bajo en el Prado", estoy seguro de que esta frase la ha comentado al menos una vez en su vida el 80% de los sevillanos. Hoy en día es una frase natural para el sevillano que viaja en autobús, metro centro o metro, pero antaño era la respuesta del que lo hacía en tranvía...


Uff, que recuerdos, ¿verdad?...hoy en día sigue resultando icónica la imagen de aquellos tranvías sevillanos que dieron vida al transporte público y que fueron lugares de anécdotas e historias que han marcado el pasado de nuestros familiares.
Estamos en 1940, y podemos observar al tranvía 131 en ruta frente al hermoso Hotel American Palace, construido para la Exposición Iberoamericana del 29...


El Hotel fue todo un alarde del mejor regionalismo sevillano, hoy en día dividido internamente en diferentes departamentos, podemos decir que conserva el 90% de la estructura interna original, algo muy raro hoy en día en un edificio regionalista de aquella época, pues como sabemos, esta ciudad tiene una inquina muy especial con todo lo relacionado con el regionalismo sevillano, y lo que no acaba por completo bajo la piqueta, es al menos totalmente derribado en su interior...


En la actualidad esta vista que nos muestra la fotografía es totalmente imposible, pues además de los grandes plataneros, los Juzgados que se construyeron en el solar aledaño nos tapan por completo esta hermosa vista...


Terminamos este articulo con una reflexión un tanto apocalíptica de lo que es el razonamiento sevillano. Hoy en día nos encontramos en la tesitura de no saber de donde se van a obtener fondos para extender la línea de metro centro y metro, cuando hace menos de 60 años desmantelamos una red de tranvías eléctricos que cubrían el 90 % de la ciudad, tranvías que dicho sea de paso fueron malvendidos a los ayuntamientos de la ciudad de Vigo y Lisboa, y que siguen funcionando tal cual y en perfectas condiciones en la actualidad, siendo por ende un reclamo turístico excelente para estas dos grandes ciudades, y paro aquí porque me he puesto a llorar y las lágrimas no me dejan escribir más...

Archivos Tussan
Marisa Carballo Lorente

sábado, 2 de marzo de 2019

...La Castilla desaparecida

En esta bendita ciudad somos capaces de borrar de un piquetazo 400 años de historia y quedarnos tan pancho, sin pedir explicaciones ni responsabilidades a nadie. Echamos abajo monumentos, edificios, calles, lo que haga falta en pos de perder nuestra identidad e intentar parecernos a otras ciudades que carecen totalmente de historia, y lo peor es que ni esto ultimo conseguimos.
Vayamos hoy a Triana, donde apenas quedan cuatro calles mal contadas. Una de ellas la estamos desmembrando a casa por año...


¡Que maravilla de fotografía!, estamos en el ultimo tramo de la Calle Castilla, y ante nosotros tenemos a la Hermandad del Rocio de Triana que se nos marcha de romería. De telón de fondo tenemos la primitiva, coqueta y maravillosa iglesia del Cachorro...


Este ultimo tramo de la Calle Castilla, era la que antaño nos despedía de Sevilla de camino a Huelva, pues por la actual autovía lo único que había en aquel entonces eran los campos y chabolas de la Vega baja y las vías del tren que venia desde Huelva...


Los que peinan canas, tal vez reconozcan mas esta otra imagen, algo mas contemporánea, pues hasta finales de los 80 era el aspecto que lucia...


De lo que vemos en la imagen, no que prácticamente nada, pues si nos fijamos en la parte derecha, toda esa hacera de casas ha desaparecido...


Todo ha sido sustituido por un bloque de viviendas totalmente carente de alma o riqueza artística. En la parte izquierda de la calle vemos la nueva iglesia del Cachorro, hoy Basílica, aun inconclusa, y parte del caserío que también fue derribado para la posterior construcción del asilo...


Ha sido tal el cambio de este tramo de la Calle Castilla, que hay gente se se pregunta incluso si forma parte del resto que continua hasta la Calle San Jorge...duda, que como hemos dicho al comienzo de este articulo ira desapareciendo con el paso de los años, como también lo esta haciendo el caserío que va quedando de la Calle Castilla, el cual nos sorprende con un derribo por año sin que nadie ponga remedio a esto, y para ser sustituido en su lugar por un mamotreto que rompe completamente con el entorno, o con un solar tapiado como sucede frente a la Iglesia de la O...


Lo que se hizo en Triana, años atrás, con los derribos de los patios de vecinos, no tiene perdón y es digno de estudio, pero lo que se esta haciendo esta ultima década con las cuatro calles que le quedan, es como mínimo digno de denuncia, y eso es lo que hacemos desde esta humilde pagina, un grito alto y claro...paremos la piqueta de una maldita vez, y dejemos de derribar historia para levantar mamotretos que sirvan para engordar el ego, "casi siempre", tres ricos incultos, que solo van a usar esas casas como "ciudad dormitorio" y que da la casualidad que son los que siempre protestan por que les molesta la bulla de un Viernes Santo, el radio de un ensayo de costaleros, los traslados a Santa Ana, las carretas del Rocio,  etc, etc, etc,...

Antonio Maroto Cabrera
Julia Lopez Barrera

domingo, 24 de febrero de 2019

El decorado de la Clinica Santa Isabel

Amig@s si hay algo que llevo francamente mal, es cuando me topo con un edificio, que suele ser  regionalista en el 99,9% de las veces, al cual se le ha derribado todo el interior y solo se ha conservado la fachada. Pero cuando ya me llevan los demonios y sangra la vista, es cuando me topo con una hibridación absurda de fachada regionalista con mamotreto barato de primero de arquitectura, y les pongo como ejemplo este, la Clínica de Santa Isabel...


Este hermoso edificio fue construido en 1929, estando atribuido su diseño al arquitecto Arévalo Carrasco. El edificio surge como ampliación de una clínica anterior abierta en Marques de Paradas, y como vamos a comprobar en las siguientes imágenes,  sus instalaciones fueron las mas punteras de la época, con salas de rayos X, paritorios, habitaciones-pensión, patio ajardinado de paseo, etc..

Habitación compartida y baño
Quirófano y sala de esterilización
Salas de espera y comedor
Como también hemos comentado, contaba con un patio ajardinado para los enfermos tuvieran una recuperación mas confortable. El patio era un claro ejemplo regionalista con bancos alicatados y una hermosa fuente de estilo mudéjar...


Pero todo esto desaparecería bajo la piqueta claro esta, todo menos la fachada de la clínica. En 1974 la Clínica es adquirida por un grupo de inversión, que decide adaptar y ampliar la instalaciones por lo que en 1980 derriban todo en interior del edificio incluyendo el patio y los jardines, como podemos comprobar en esta vista panorámica...


Y reconstruyen todo el interior del edificio, perdiéndose los artesonados interiores, alicatados, escaleras, lo que antes era un obra de arquitectura sobresaliente ahora es ahora un decorado de teatro de mal gusto, fachada de esta guisa...


No entiendo muy bien que es lo que están buscando con estas actuaciones, y si esto se podría consentir en otra ciudad del mundo, desde luego todo lo destruido y reconstruido en Europa por la segunda guerra mundial se hizo con un rigor exquisito y una profesionalidad que aquí no tenemos. En Sevilla lo que no se llevó por delante la Guerra Civil, se lo encargamos a Derribos Pavón para después montar los puzzles anacrónicos como este.

Jesús Manuel García Martos
Junta de Andalucía

domingo, 17 de febrero de 2019

Metrocentro, un sucedáneo del pasado

No reconocer los errores, tropezar contra la misma piedra, derribar para volver a construir...eso, eso es mu de Sevilla, y sino miren...


Hace menos de 50 años, la Avenida de la Construcción tenía adoquines de Gerena colocados con una tirantez y un tranvía con un tramo de comunicación que llegaba hasta Coria. En 10 años tapamos los adoquines con alquitrán, los tranvías eléctricos los mandamos a Lugo y Portugal, donde aún funcionan y son un atractivo turístico, siendo sustituidos por autobuses de combustión y de nuevo en el año 2000 arrancamos el alquitrán, pusimos losas inmensas de granito y traímos de vuelta el tranvía (metrocentro), ¿alquilen me puede explicar que demonios pasa en esta ciudad?. No quiero ni pensar lo que hicieron con el guardia urbano que vemos en la imagen...


Me despido con una frase a lo Humphrey Bogart, "siempre nos quedará el magnolio de la Catedral...


Rubén Darío Martínez
Alicia Moreno García

domingo, 10 de febrero de 2019

Soportales trianeros

Que poquito, ¡pero que poquito!, nos queda de aquella Triana de la cava...


El expolio al que se ha sometido década tras década a este barrio, nos ha dejado con dos calles y media, estando también esa media en proceso de extinción.
Esta hermosa imagen nos muestra las carriolas de vuelta del Rocío a su paso por San Jacinto, concretamente frente al callejón de Valladares...


Como vemos en la imagen, ya se ha producido la primera fase del derribo de los soportales que antaño flanqueaban todo San Jacinto, quedando todavía algunos en pié, como podemos ver en la parte inferior derecha de la fotografía...


De ellos, de las maderas de aquellos soportales, sabemos que salieron los actuales caballos de la Hermandad de la Exaltación, los cuales procesionan hoy en día.
Tomamos una de las casas que apreciamos en la fotografía para sacar el encuadre perfecto y así poder superponer la imagen con una captura del estado actual de la calle...


Es lamentable ver el estado actual de Triana, ojo, tomando por mi parte el ser todo un acierto la peatonalización de San Jacinto...


Pero zonas como, Pajes del Corro, último tramo de la Calle Castilla, Calle Fortaleza o San Jacinto, han sufrido el peso de la piqueta de una manera atroz y sin miramiento por su historia, perdiendo con ello el 97% de los corrales de vecinos que construían Triana...


No quiero cerrar este paseo de hoy sin puntualizar un detalle muy importante sobre el ideario de esta página, el pasado de sevilla, y el que la publica, un servidor:


No intenten buscar en mis letras ningún ideario político pues si algo ha caracterizado a esta humilde pagina, es su total neutralidad a la hora de juzgar el hacer, o mejor el desatino de los que han gobernado esta ciudad al no velar nunca ni por su patrimonio, ni por su historia.
Nunca, y cuando digo nunca es, en la vida, el pasado de sevilla ha sido, ni lo ha pretendido ser, el azote de la modernidad o el avance, pero sí estamos totalmente en contra de que, para que esa modernidad prosiga, tenga que derribarse un solo ladrillo de nuestra ciudad y su historia. 

Por favor, sigan disfrutando como lo han hecho hasta ahora, de esta humilde pagina, y que lo que aquí se muestre sirva para que busquemos la unión y el acuerdo por el bien de una ciudad, que no es ni más ni menos, Sevilla.

ABC
Joaquin Lorite Contreras


sábado, 2 de febrero de 2019

Una calle con deshonores

Si más de uno levantara la cabeza y viera el estado de la calle, a la que en su día pusieron su nombre para rendirle homenaje, seguramente que mandaría un escrito a urbanismo para declinar aparecer en el callejero sevillano. Valga como ejemplo de todo esto que hemos mencionado, la calle que hoy vamos a tratar en nuestro rincón del tiempo, que es nada ni nada menos la Calle Méndez Núñez...


Vaya sitio con mas solera para que te dediquen una calle en Sevilla. Pero antes de nada, ¿quien era este señor, el tal Méndez Núñez?. Pues este hombre era un marinero español, del ejercito de la Real Armada Española, nacido en 1824, y que según cuenta la historia de nuestro país, luchó y defendió las colonias Españolas con gran coraje y fortuna, tanto es así, que se le dedicaron calles en las principales ciudades del país como homenaje a su hazaña.
Pues bien, retomando el hilo de nuestro callejero, vemos que en Sevilla se le dedicó una de las calles con mas soleras de la ciudad, ya que fíjense en los siguientes detalles. Este señor, nació en 1824, momento en el que todavía se hallaba en pie el Convento de Casa Grande de San Francisco, hoy Plaza nueva, justo donde desemboca por uno de sus extremos su calle. Ademas por el extremo contrario, el que vemos en la fotografía, íbamos a parar a una de las mejores Plazas que tuviera Sevilla, la Plaza de la Magdalena, lugar por aquel entonces donde se concentraban mas casas señoriales y palacios por metro cuadrado.
No debemos olvidar tampoco, que en dicha calle, se encontraba formando esquina, el maravilloso Hotel Madrid, como vemos en la imagen...


Hoy en día, por desgracia, esta calle no desemboca a la plaza del paraíso del romanticismo, (Plaza de la Magdalena),  y si a lo que podemos denominar como, "caricatura viva del urbanismo sevillano"...


El otro extremo de la calle, era antes una prolongación de la Calle Carlos Cañal, "aprovecho con esto para saludar a unos buenos amigos de mi madre, familiares de este insigne abogado y arqueólogo sevillano", que posteriormente con el derribo del Convento de San Francisco, se le daría salida para desembocar a la Plaza Nueva...


La fotografía cuanto menos impone, tenemos ante nosotros a un piquete de artillería y tras ellos vemos nazarenos de la Hermandad de la Carretería. A la izquierda tenemos lo que entonces era el Hotel Cecil, y de fondo a la derecha el inolvidable Hotel Inglaterra...


Aquí hablar del derribo del Convento Casa Grande, como que parece inútil, pero si podemos denunciar el reto de derribos que a posteriori se han ido sucediendo en todo el entorno de la Plaza Nueva, como por ejemplo el Hotel Inglaterra, todos los edificios que cerraban el perímetro de la Plaza excepto el edificio de Hotel Cecil y parte del edificio de la Capilla de san Onofre, toda la bancada que rodeaba la plaza, realizada en mármol y forja, y un largo etcétera...


Por ultimo, si hablamos de la calle en sí, podemos decir que el 95% del caserío de Méndez Núñez ha desaparecido en menos de 50 años, hablamos desde 1960 al 2000, siendo sustituido sucesivamente con edificaciones de dudosa calidad arquitectónica y nula calidad artística.
Hace más de un siglo, rendimos honores a este insigne marinero, por su sacrificio y entrega, y 110 años después hemos relegado su recuerdo y su imagen al desastre urbanístico mas completo del que se nutre la ciudad de Sevilla, y aunque parezca increíble, esto se repite incesantemente a lo largo de todo nuestro callejero, donde vamos derribando caseríos del 17, 18 y 19 para levantar edificios desnudos de alma y que rompen completamente con la historia de esta ciudad.

ABC
Carlos Bocanegra Bustelo

domingo, 27 de enero de 2019

¿Calle Rioja?, no me suena en Sevilla

Hay calles en Sevilla que a base de piqueta, literalmente...han desaparecido. Sus caseríos han sido derribados, se han ensanchado, e incluso si hubiese un templo en ella que no fuese quemado o derribado, son los propios monjes del convento los que han ido a llamar al albañil para pegarle un piquetazo. ¿Exagerado?, pues compruebenlo por ustedes mismos...


De la mano de este simpático señor, nos hemos plantado como quien no quiere la cosa en pleno corazón de la ciudad, en la Calle Rioja, pero no la Calle que nos han legado en este siglo que vivimos, sino la adoquinada y burguesa Calle Rioja de la cual no queda absolutamente nada pues tanto los edificios de la calle como la fachada del Convento del Santo Ángel han sido derribados o transformados en un 99% ...


Ya hicimos un análisis allá por el año 2014,  del despropósito piquetero que se llevó a cabo en esta calle con el articulo titulado "Calle Rioja", y con la fotografía de aquel articulo vamos a comparar y ver lo que ya no existe...


Es increible, impactante y doloroso, tan sólo el edificio que ocupa la esquina de la Calle Rioja, y que está regentado por la marca Massimo Dutti, se mantiene en pie, aunque seriamente desvirtuado por la eliminación de elementos en su fachada y la cantidad enorme de cartelería que la copa. Todo lo demás ha sido vilmente derribado para levantar mamotretos absurdos que para nada supera en diseño o riqueza artística a lo anterior. Por otro lado vemos como el Convento de Santo Ángel también fue lamentablemente reformado, eliminando la portada que daba entrada a su compás, para quera un atrio abierto que es lo que más o menos vemos hoy...


Sinceramente, ¿en qué demonios estaban pensando cuando derribaron toda la calle?, esto no hay por donde cogerlo, y más si nos miramos en ciudades como Cádiz, a una hora y media de distancia con Sevilla, y poseyendo uno de los mejores centros históricos de Europa, ¿que pasó con Sevilla y que demonios esta pasando?, cuando a dia de hoy seguimos derribando casas del siglo 18 como la de la Calle Castelar, derribando casas regionalistas del 29 en Nervión, destrozando la margen de un río como se ha hecho con la obra desastrosa del Muelle de Marqués de Contadero, o reformando edificios y zonas industriales de un valor incalculable como el de Pasaje Mallol con proyectos aterradores como el que se ha presentado para dicho Pasaje. Si alguien tiene una respuesta coherente para todo este desastre, que por favor nos la deje en los comentarios y la argumente, lo mismo es que estoy trastornado y no soy persona para este siglo ni esta ciudad.

Facebook Fotos antiguas de Sevilla
Abc
Marisa Corredera Moreno

sábado, 19 de enero de 2019

La República de los años 60

Cuanto y como ha cambiado Sevilla en tan poco tiempo, algunos pensamos que para peor, otros "más moernos", dicen que a mejor, yo lo respeto pero no lo comparto.
Sevilla llegó un momento en el que parece ser que a los que mandaban se les quedó pequeña, y fue entonces cuando lanzaron un puente en busca de nuevas tierras hacia la otra orilla, Los Remedios...y allí, pues invadieron Triana...


Yo si me lo cuentan y no veo esta fotografía, no me lo creo, ahí ven a ese señor de pie en plan Avenida de República Argentina, y desde ese mismo lugar veías el campanario de Santa Ana, me dan ganas de llorar...


Esa calle que ven en el centro de la imagen y que se va perdiendo en el fondo de la fotografía, es la Calle Pagés del Corro, una de las calles más salvajemente devastadas por la piqueta de todo el barrio de Triana. Para que se hagan una breve idea, hasta principio de los años 60, Pages del Corro era más o menos como la Calle Castilla, (bueno, lo que va quedando de ella), una calle larga flanqueada de casitas de dos y tres plantas al cual más bonita. Hoy en día ver la torre de Santa Ana desde Republica Argentina es cuanto menos un acto de fe, porque los mamotretos han borrado por completo cualquier posible visión...


Y no quiero cerrar este articulo sin dejar de destacar ese último detalle que me ha destrozado por completo, y que me hace totalmente incapaz de comprender el raciocinio del sevillano, los adoquines...


En estos momentos no se cuando ni quien invento el asfalto de alquitrán, pero que tuvo de tener genes sevillanos, es más que probable. En fin, no pierdo tampoco esta oportunidad de reivindicarnos y decir como siempre que son la piel de Sevilla que tenemos egoístamente escondida bajo el chapapote.

Fototeca Universidad de Sevilla
Antonio Jurado Manselva

sábado, 12 de enero de 2019

El desaparecido Cine Miraflores

Hay un barrio o mejor dicho, una zona de Sevilla por la que siento verdadera debilidad, ese maravilloso triángulo de Miraflores, Pío XII y la Avenida de Pino Montano. Tantas historias, tantas vivencias y recuerdos que cuando uno vuelve de vez en cuando recarga en su interior esos recuerdos de su niñez...


¿Reconocen la fotografía?, Acabamos de bajar por la Avenida Miraflores y entramos en la Avenida de Pino Montano...


Allí tuvimos durante los años 70 y principios de los 80 el maravilloso Cine de verano Miraflores. Esto no era una rareza, pues lo normal de cada barrio era el tener un cine, como también lo tuvo Pío XII...


Lamentablemente desapareció como lo hicieron todos los demás, aunque la zona se conserva relativamente igual que en aquel entonces...


Ahora en su lugar se levanta el nuevo Polvero El Valle y algún que otro bloque de vecinos. El barrio en cambio ha ido perdiendo su esencia vecinal casi por completo, pues fue uno de los tantos lugares donde los inmigrantes buscaron su vivienda durante la burbuja inmobiliaria.

Domingo Caro Martínez

Otros artículos interesantes relacionados: