sábado, 19 de enero de 2019

La República de los años 60

Cuanto y como ha cambiado Sevilla en tan poco tiempo, algunos pensamos que para peor, otros "más moernos", dicen que a mejor, yo lo respeto pero no lo comparto.
Sevilla llegó un momento en el que parece ser que a los que mandaban se les quedó pequeña, y fue entonces cuando lanzaron un puente en busca de nuevas tierras hacia la otra orilla, Los Remedios...y allí, pues invadieron Triana...


Yo si me lo cuentan y no veo esta fotografía, no me lo creo, ahí ven a ese señor de pie en plan Avenida de República Argentina, y desde ese mismo lugar veías el campanario de Santa Ana, me dan ganas de llorar...


Esa calle que ven en el centro de la imagen y que se va perdiendo en el fondo de la fotografía, es la Calle Pagés del Corro, una de las calles más salvajemente devastadas por la piqueta de todo el barrio de Triana. Para que se hagan una breve idea, hasta principio de los años 60, Pages del Corro era más o menos como la Calle Castilla, (bueno, lo que va quedando de ella), una calle larga flanqueada de casitas de dos y tres plantas al cual más bonita. Hoy en día ver la torre de Santa Ana desde Republica Argentina es cuanto menos un acto de fe, porque los mamotretos han borrado por completo cualquier posible visión...


Y no quiero cerrar este articulo sin dejar de destacar ese último detalle que me ha destrozado por completo, y que me hace totalmente incapaz de comprender el raciocinio del sevillano, los adoquines...


En estos momentos no se cuando ni quien invento el asfalto de alquitrán, pero que tuvo de tener genes sevillanos, es más que probable. En fin, no pierdo tampoco esta oportunidad de reivindicarnos y decir como siempre que son la piel de Sevilla que tenemos egoístamente escondida bajo el chapapote.

Fototeca Universidad de Sevilla
Antonio Jurado Manselva

1 comentario:

mari carmen garcia franconetti dijo...


Me alegro enormemente de ver activo tu blog y es de agradecer y mucho. Es muy didáctico y sensible para los que amamos a nuestra Sevilla. Es una oportunidad de ver lo que teníamos y no se puede repetir atrocidades semejantes.

Yo tengo ya una edad y recuerdo muchos edificios que eran joyas preciosas y que los derribaron por la intervención de doña Codicia, don Especulación, don Despropósito y doña carencia de Ética. Una necesaria y valiente denuncia que te apoyo absolutamente. Y algún día tocarás, supongo, los edificios derribados del genial D. Aníbal González...

Con algo de retraso, te deseo un feliz año 2019 y que sigas con el blog, la sevillanía te lo agradecemos.

Un abrazo.

Otros artículos interesantes relacionados: